Público
Público

Corrupción en Murcia El PP ya no se moja con Pedro Antonio Sánchez: "Vamos a ir paso a paso"

Casado evita respaldar al presidente de Murcia tras conocerse la petición del juez de la Púnica para imputarle por otros tres delitos y elude responder sobre si pedirán su cabeza en caso de que la moción de censura del PSOE prospere en la Región.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vicesecretario general del Partido Popular, Pablo Casado, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo nacional del partido consevador. | BALLESTEROS (EFE)

"Vamos a ir paso a paso". Esa fue la escueta respuesta con la que el secretario de Comunicación del PP ha dado este lunes con respecto a la crisis en Murcia. Tras conocerse la petición del juez Velasco para imputar a Pedro Antonio Sánchez en otros tres delitos, en este caso, de la operación Púnica, Pablo Casado eligió no mojarse más con el presidente de la Comunidad.

Así, aunque constató que "su situación procesal no ha cambiado" —sigue "investigado" por el caso Auditorio, pero no lo estará por Púnica hasta que el Tribunal Superior de Justicia determine si acepta la petición de Velasco—, eludió responder sobre su continuidad en caso de que prospere la moción de censura presentada por el PSOE.

"Vamos a ir paso a paso. Y nuestros pasos no dependen siquiera de nosotros mismos, sino de las negociaciones del resto de partidos", se justificó. Y se limitó a recordar que los Estatutos del partido prevén la expulsión de militancia (y la petición de dimisión de su cargo) sólo con la apertura del juicio oral.

"Si [Pedro Antonio Sánchez] pasa a ser encausado, hablaremos. Pero hoy por hoy no ha cambiado su situación procesal", insistió. Sin embargo, no quiso responder sobre si la dirección nacional del PP sigue respaldando al presidente de Murcia o sobre si Génova vería bien que fuera él mismo quien dé un paso atrás antes de dejar caer un Gobierno autonómico que sigue en manos de los conservadores gracias al apoyo de Ciudadanos.

La pregunta se le planteó —sin respuesta directa— hasta en tres ocasiones en la rueda de prensa posterior al primer Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PP, en el que se estrenaron los nuevos barones de la formación. Una reunión presidida por Mariano Rajoy y a la que, precisamente, no acudió Sánchez.

La cúpula del PP le dio su apoyo para que resultara elegido presidente del PP de Murcia. Pero Rajoy, que quiso evitar la foto con imputados, no acudió a respaldarle. Hoy, Pedro Antonio Sánchez tampoco estaba sentado en la mesa del nuevo CEN.

(Habrá ampliación)

El presidente del PP y del Gobierno, de hecho, que sí salió a defender la presunción de inocencia de Pedro Antonio Sánchez en cuanto fue imputado en el caso Auditorio, hoy no hizo alusión a la crisis de Murcia durante al reunión de la cúpula nacional. Sí habló, en cambio, del "golpe de Estado" en Venezuela, de Catalunya, de ETA, del Bréxit, de Escocia, de Gibraltar, de los Presupuestos Generales el Estado (PGE) y de la "unidad" en el PP.

Con la vista puesta en las elecciones autonómicas y municipales de 2019, Rajoy pidió "integración" en el partido y justificó su imposición de la "unidad" (casi todos los nuevos barones eran los favoritos de Génova) con la "fuerza conjunta" que les beneficiará para ganar dichos comicios.

Asimismo, presumió de crecimiento económico y de las últimas cifras de Eurostat que, según Casado, ponen de manifiesto que "más de la mitad de los empleos creados en la UE se han creado en España". Y, aunque Rajoy no se mostró preocupado por los PGE, sí reconoció que aún tiene que cerrar un acuerdo firme con PNV y Nueva Canarias para que, con Ciudadanos y Coalición Canaria, el PP pueda sumar los escaños suficientes para sacar adelante las cuentas de Montoro.