Público
Público

LAS CLOACAS DE INTERIOR Prácticas 'propias de una dictadura', realizadas desde Interior, llegan a la pantalla

Un estreno con gran éxito de convocatoria. Más de mil personas llenaron este miércoles el cine Aribau de Barcelona para asistir a la primera proyección de 'Las Cloacas de Interior', el documental que pone de manifiesto la utilización del aparato del Estado contra adversarios políticos del Gobierno español. El próximo 5 de julio se estrenará en Madrid.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 12
Comentarios:

Sala del cine Aribau de Barcelona, llena a rebosar, para la proyección de las Cloacas de Interior

"Parecen prácticas de una dictadura y no de una democracia". Esta fue una de las expresiones recurrentes en la 'première' del documental Las cloacas de Interior sobre la trama del Ministerio de Interior para suministrar a los medios informes apócrifos para acusar a rivales políticos de delitos de corrupción, revelada por Público el año pasado. Un estreno con gran éxito de convocatoria, 1.100 personas, que llenó este miércoles al atardecer el cine Aribau de Barcelona, tanto de público en general como de personalidades. Especialmente, de políticos de los partidos damnificados por las malas prácticas del ministerio de Interior, y con la ausencia -esperada- de representantes de otros partidos.

"Los que hemos sufrido las consecuencias desde el comienzo sabíamos que existían todos estos montajes", explicaba, acabada la proyección, el expresidente de la Generalitat Artur Mas, una de las primeras víctimas de los montajes de Interior, que en 2014 -justo después de realizar su giro hacia el independentismo, y en plena campaña de las elecciones al Parlament- fue acusado por algunos medios de tener dinero en paraísos fiscales, a partir de un dosier apócrifo elaborado desde Interior, según se explica en el documental. Unas acusaciones que surgieron efecto, tal y como lamenta el propio Mas. "En algún momento tuvimos la sensación de estar absolutamente solos porque la gente se lo creía. Como había políticos implicados, se pensaban que éramos culpables de entrada, y ahora se ve hasta qué punto este montaje asqueroso estaba hecho para sacarnos de escena, de manera, además, ilegal", decía el expresidente.

Del GAL a la "Operación Cataluña"

El documental repasa las malas prácticas del Ministerio en la época que lo dirigía el 'popular' Jorge Fernández Díaz -con algunas digresiones sobre otros capítulos oscuros de la guerra sucia policial del Estado, como por ejemplo el GAL-, con el hilo conductor de las conversaciones entre el propio exministro y el ex director de la Oficina Antifrau de Catalunya Daniel de Alfonso, cuando los dos planeaban cómo involucrar a rivales políticos del PP, especialmente, dirigentes soberanistas catalanes. Una grabación difundida por los periodistas de Público Carlos Enrique Bayo y Patricia López, presente en la última fila de la sala, y muy aplaudida y reconocida, antes y después de la proyección, por todo el equipo del film, como artífice de la investigación que ha revelado la trama.

"Es una estructura paralela a nivel de los aparatos policiales y judiciales que se dedica a hacer 'investigaciones prospectivas': buscas si quién te quieres cargar tiene algún muerto en el armario, y si no lo tiene, te lo inventas", dijo antes de la proyección, el productor y director del documental, Jaume Roures, que apuntó que firma como director porque, con 'Las cloacas de Interior', "nos teníamos que mojar algo más, y puestos a mojarse, ya me mojo yo".

En su presentación -conjunta con el periodista Jordi Évole, que optó básicamente por hacer preguntas-, Roures cargó especialmente contra Fernández Díaz, de quién dijo que "en un país normal no habría durado mucho en su cargo". Tanto por las malas prácticas que muestra la película como por el hecho incontrovertible de que "no sabía controlar las grabaciones en su despacho". Roures ironizó igualmente sobre las posibilidades de que el documental se emita a través de alguna televisión de ámbito estatal, que veía lejanas: "lo tendré que empaquetar con algún partido de fútbol", exclamó. Y llamó a la implicación ciudadana para parar este tipo de malas prácticas. "Al final, todo depende de nosotros", señaló.

El comisario Barrado, el más aplaudido

El film, además de recordar el ya célebre "esto la Fiscalía te lo afina", cuenta con el testimonio directo de cuatro policías, que han denunciado internamente estas malas prácticas, como por ejemplo el comisario Jaime Barrado -extensamente aplaudido cada vez que salía en pantalla, y citado por Roures como el más creíble de los testigos que aparecen en el documental-, así como de políticos falsamente acusados a partir de los dosieres apócrifos, como por ejemplo el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, o el exalcalde de Barcelona, Xavier Trias.

"Esto no tendría que pasar en una democracia", se quejaba el propio Trias en el estreno. Un Trias que, desde la pantalla, ya había definido el leitmotiv del film, cuando exclama que "esto no pasa ni en las dictaduras más fuertes... bueno, de hecho sí que pasa en las dictaduras". Y que considera "inadmisible" que los dirigentes del PP mencionados en el documental como artífices de la trama "continúen en sus cargos". Y que lamenta muy particularmente el efecto de las falsas acusaciones a políticos en la opinión pública. "Lo que queda es que todo está podrido, y esto es un drama".

"Parecen prácticas de una dictadura y no de una democracia, es cómo si estuviésemos todavía en una dictadura", coincidía la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en declaraciones a Públic. "Esto es la punta del iceberg, aquí hay mucho más", añadió. "Sería un buen ejercicio de democracia que el documental se pudiera ver en la televisión en abierto", aseveró.

Escepticismo sobre la emisión en canales estatales

"Si este documental no se emite en ninguna parte, sería un escándalo, porque esto cuestiona la esencia democrática del Estado español, 40 años después de haber muerto Franco", incidió Mas. "Si esto no interesa a ningún medio español, ya no es sólo un problema de la policía o de periodistas, el problema es un poco más general", concluyó.

"Estoy convencido de que todavía queda mucho para que se pueda emitir en la televisión pública española", opinó el diputado de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que sí creía que el documental se podrá ver "en según qué cadenas autonómicas o alguna televisión privada valiente". Rufián también deseó que el documental impida "que PP y Ciudadanos maten la comisión de investigación" del Congreso sobre la 'Operación Cataluña'. "Salgo de aquí como si saliera de ver una película de miedo, pero todavía con más miedo porque todo es real", añadió Rufián, para quien el documental "refleja el funcionamiento de un Estado absolutamente putrefacto", que "usa la guerra sucia contra la disidencia política".

"Da miedo, da mucho miedo", exclamó también el líder de Podemos Catalunya, Albano-Dante Fachín. "Esto lo tendría que ver todo el mundo", afirmó igualmente, explicando que, "por muchas comisiones de investigación que hacemos, lo único que puede cambiar las cosas es que la sociedad se dé cuenta de lo que está pasando".

"Nosotros hace tiempo que lo sabemos"

"No creo que se llegue a emitir en ninguna televisión generalista porque este poder existe", opinaba igualmente el cantautor y diputado de JxSí Lluís Llach, que cree que "los españoles merecen saber" lo que explica el documental. "Nosotros hace tiempo que lo sabemos, y por eso estamos intentando hacer una República nueva", apuntó Llach, que mostró un especial interés en felicitar personalmente a la periodista Patricia López, hecho que ésta explicaba después, contenta por el gesto.

Más breve -pero más explícito- se mostró el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, que había invitado a un amplio grupo al estreno: "Acojonante, acojonante", decía al finalizar la proyección.