Publicado: 13.11.2016 09:34 |Actualizado: 13.11.2016 09:34

El PSOE tiene un "problema" con Fernández Díaz: dejar, o no, que presida la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso

Su nombramiento depende de la mayoría de los diputados que la componen: PP y Ciudadanos, a favor; Podemos y ERC, en contra; socialistas y PNV dudan. Los grupos de la oposición pueden optar por una alternativa que derrotaría al exministro.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5
Comentarios:
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su escaño del Congreso, en una imagen de archivo. REUTERS

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su escaño del Congreso, en una imagen de archivo. REUTERS

MADRID.— La elección del ex ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, como nuevo presidente de la comisión de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Congreso de los Diputados va a ser motivo de enfrentamiento entre los grupos parlamentarios. De hecho, pese a que no ha trascendido todavía, la polémica ya está servida, de momento de forma soterrada.

¿Se va a permitir que el polémico exministro se convierta en el presidente de una de las comisiones parlamentarias más prestigiosas de la Cámara baja? Hay una gran división de opiniones ante la decisión de Rajoy de buscarle ese puesto como "retiro" dorado a uno los pocos ministros salientes del nuevo Gobierno que, además, es amigo personal.



En principio, está previsto que Fernández Díaz, diputado por Barcelona, ocupe la vacante que dejará su compañero de bancada Jesús Posada, que pasará a ocupar la vacante que ha dejado otro correligionario, José Ignacio Zoido, nuevo ministro del Interior, en la presidencia de la comisión Constitucional.

Las presidencias de estas dos comisiones parlamentarias del Congreso de los Diputados, Asuntos Exteriores y Constitucional, corresponden al grupo popular según el pacto alcanzado entre los grupos parlamentarios al inicio de la legislatura. De hecho, en las votaciones realizadas en la constitución de las diferentes comisiones hubo apoyos cruzados entre los diferentes grupos para cumplir con el arreglo generalizado.

Ese pacto lleva implícito que ningún grupo veta a los candidatos a ocupar las presidencias o las Mesas que presentan los otros grupos; todos suscriben que es una práctica que responde a decisiones internas de cada grupo parlamentario. Se pacta el reparto de puestos, no los nombres de quienes los van a ocupar.

El grupo popular y el de Ciudadanos se escudan en este argumento para justificar la validez de la propuesta de Jorge Fernández Díaz: sencillamente un miembro del grupo popular es sustituido por uno de sus compañeros de bancada. No hay más que decir.

Sin embargo, Podemos y de ERC no entienden la ecuación con ese planteamiento. Sostienen con la misma contundencia que no es "decente" elegir al ex ministro del Interior para sustituir a Jesús Posada. Entre otros argumentos se esgrime que la Cámara, por una gran mayoría, reprobó recientemente su gestión como ministro, una decisión sin precedentes.

Es más, tanto estos grupos como otros, entre ellos el socialista y el PNV, han solicitado en no pocas ocasiones que dimitiese o que fuera destituido por Rajoy. Por si fuera poco, el pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado la creación de una comisión de investigación sobre sus actuaciones, presuntamente delictivas, al frente del ministerio del Interior contra ciudadanos y cargos políticos que respaldan el proceso soberanista en Catalunya que se pusieron de manifiesto en las grabaciones reveladas por Público a finales del pasado mes de junio.

Por estas razones fuentes del grupo parlamentario socialista admiten a Público que "tenemos un problema con Jorge Fernández Díaz. Por una parte nadie quiere votar a una persona que hemos reprobado y cuya gestión que nos repele a todos los socialistas; por otra, es verdad que el pacto de reparto de comisiones implica que nadie se entromete con los nombres que proponen otros grupos. Pero este no es un caso normal", insisten.

Desde el grupo del PNV se argumentan razones similares. "Hemos pedido muchas veces su dimisión, ciertamente" afirma un portavoz, al tiempo que se escuda en que no conocen "todavía" una propuesta formal por parte del PP. En el grupo Mixto hay división de opiniones, pero mayoritariamente se rechaza el nombre de Fernández Díaz.

Para este lunes se ha convocado una reunión de la Mesa y de la Junta de Portavoces de la comisión con el fin de formalizar la renuncia de su presidente, Jesús Posada, y convocar una reunión de la comisión para elegir a su sustituto. Jorge Fernández Díaz podría ser elegido únicamente con los votos de populares y Ciudadanos. La elección es mediante papeleta en urna en la que se escribe el nombre de un candidato.

En consecuencia, si Fernández Díaz es el único candidato solo caben dos posibilidades: o votarle o depositar una papeleta en blanco; de esta forma saldría elegido con los votos de PP y de Ciudadanos. La otra posibilidad es presentar una candidatura alternativa al ex ministro: en ese caso, muy probablemente, la apuesta de Rajoy saldría derrotada. Y es en esta opción donde el papel del grupo socialista se revela como decisorio.

Pero tanto una opción como la otra haría saltar por lo aires el pacto que todos los grupos suscribieron para conformar las comisiones parlamentarias al inicio de la legislatura. Y eso traería consigo nuevos inconvenientes a una legislatura que ya de por sí se presenta como la más complicada desde 1979.