Publicado: 07.02.2016 19:53 |Actualizado: 08.02.2016 07:04

OBSERVATORIO CONTINUO DE JM&A PARA LAS ELECCIONES GENERALES

En unas nuevas elecciones, Podemos superaría al PSOE en votos pero seguiría en tercer lugar en escaños

Unos comicios generales anticipados no variarían sustancialmente las posibilidades de formar Gobierno porque los dos bloques quedarían prácticamente con la misma suma de diputados: los seis que perdería el Partido Socialista se los llevarían la formación de Iglesias, y Ciudadanos ganaría cinco de los seis que perdería el PP. El otro iría a DiL.

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 29
Comentarios:
Proyección de escaños en el Congreso de los Diputados tras unas nuevas elecciones generales en 2016, según estimación de JM&A para 'Público'.

Proyección de escaños en el Congreso de los Diputados tras unas nuevas elecciones generales en 2016, según estimación de JM&A para 'Público'.

Muchos dirán que unas nuevas elecciones generales en 2016 serían un ejercicio inútil, puesto que los dos grandes bloques ideológicos (PP+C's y PSOE+Podemos) sumarían prácticamente los mismos diputados que ahora en el Congreso y la formación de un Gobierno estable seguiría siendo encaje de bolillos. Pero también se produciría un sorpasso en votos –que no en escaños– del partido de Pedro Sánchez por la formación de Pablo Iglesias, y eso quizá hiciera ya inevitable un Ejecutivo de coalición entre los dos.

Según las estimaciones del gabinete demoscópico Jaime Miquel y Asociados, elaboradas para Público mediante un desk research que pondera los resultados de las siete principales encuestas realizadas tras el 20-N (incluido el último barómetro del CIS), el PP volvería a ser castigado en las urnas si no se consiguiera aprobar una investidura antes de los dos meses de plazo límite tras el encargo inicial del rey a Sánchez para que intente formar Gobierno. Algo que el CIS no contemplaba porque su trabajo de campo data de primeros de enero, antes de que se constituyeran las Cortes y, sobre todo, cuando aún no se había producido la Operación Taula que ha imputado por corrupción a la práctica totalidad de los dirigentes del PP en la provincia de Valencia.

Sin embargo, el PSOE también perdería mucho apoyo en una nueva cita con las urnas, hasta quedarse con poco más del 20% de los votos válidos para ser superado por Podemos en casi un punto porcentual, como se puede ver en la siguiente tabla comparativa:



Tabla de estimación generales 2016 comparativa con generales 2015, según JM&A para 'Público'.

Se abstendrían casi un millón de electores más que el 20-D

Del estudio de esas cifras queda patente, ante todo, que casi todos los votantes perdidos por los dos grandes partidos en unas generales-2016 irían a parar al saco de la abstención, ya que la participación electoral se reduciría en torno a un millón de personas. El PP sufriría una nueva sangría cercana al medio millón de votos, y el PSOE se quedaría sin otros 600.000 sufragios, confirmándose el vertiginoso derrumbe del sistema bipartidista en España.

Aun así, y pese al abrupto repunte de la abstención, el nuevo veredicto electoral volvería a beneficiar a los dos partidos emergentes: a Ciudadanos porque –sin casi subir en número de votos (sólo unos 117.000)– se apropiaría de 4 de los 5 escaños que perdería el PP; a Podemos porque –incluso bajando en 54.000 votos– le arrebataría 6 diputados al PSOE, situándose casi a la par con él en el Congreso (84 a 75) y superándole en apoyo de los votantes, con 200.000 sufragios más en vez de los 340.000 menos de ahora.

En consecuencia, los resultados transformarían profundamente el panorama político, a pesar de parecer tan similares a los del 20-D.

Por una parte, Mariano Rajoy quedaría ya en evidencia con su discurso de "la lista más votada", puesto que sus 6,7 millones no llegarían ya ni a la quinta parte del censo electoral y superarían por muy poco la cuarta parte de los votos válidos. Más aún, uno de sus cinco escaños perdidos iría a parar, precisamente, a su archienemigo independentista catalán: Democràcia i Llibertat, heredera del CDC de Artur Mas.

Por la otra, Podemos confirmaría su crecimiento incesante a costa de los socialistas y podría imponer condiciones para un "Gobierno de progreso", en el que Iglesias podría aspirar no sólo a la vicepresidencia sino incluso a una especie de copresidencia. Además, al quedarse con nueve escaños menos que el PSOE pese a haber obtenido más votos que éste, se confirmaría la necesidad de reformar un sistema electoral tan poco proporcional que roza la inconstitucionalidad.

En cualquier caso, el sorpasso de Podemos sería innegable: le remontaría 537.000 votos al PSOE pese a registrarse una participación electoral muy inferior, situándose a sólo 6,6 puntos porcentuales del PP.

Sólo quedaría, quizá, la posibilidad de una gran coalición PP-PSOE –tras los hundimientos de Rajoy y Sánchez– con la que postergar el ocaso del bipartidismo. Alianza probablemente condenada a la extinción de esos dinosaurios tras la siguiente cita electoral, que podría ser cataclísmica para ambos.

Podemos sigue reforzándose en las nacionalidades y grandes urbes

Como se aprecia en el gráfico interactivo superior (hay que deslizar el ratón por encima para ver los números de escaños obtenidos por cada formación), Podemos crecería gracias a nuevas victorias en las nacionalidades: repetirá como primero en votos en Catalunya y Euskadi; se confirmaría segundo en Madrid (aumentando de 3 a 5 puntos su distancia sobre los socialistas), Galicia (ampliando a 6 puntos su ventaja sobre el PSOE) y el País Valencià (donde quedará a poco más de 4 puntos del PP); y continuaría su lento pero inexorable ascenso en Andalucía (+0,7), Aragón (+0,6) y Canarias (+0,7).

Es decir, la formación de Iglesias y sus aliados territoriales romperían definitivamente las murallas del bipartidismo en las nacionalidades y las grandes urbes, sólo viéndose limitados por un sistema electoral que prima a los conservadores en las provincias y ciudades menos pobladas. Su escalada hacia la cúspide también se ve lastrada por los 900.000 votos de izquierdas que siguen yendo hacia una federación en crisis para quedar infravalorados en sólo un par de escaños.

En cuanto a los dos grandes partidos –que diseñaron el sistema electoral para blindar su hegemonía–, seguirían en caída libre en todos sus bastiones. El PP pierde un punto porcentual (o casi) en Madrid, Valencia, Murcia, Galicia, Canarias, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Navarra... El PSOE cae incluso más en Andalucía (-1,9), Aragón (-1,6), Extremadura (-1,9), Galicia (-1,5), Valencia (-1,4)... al tiempo que se queda en poco más de un testimonial 10% de los votos tanto en Catalunya como en Euskadi.

Ciudadanos, la gran esperanza blanca del Ibex-35, quedaría definitivamente fuera de juego en este round, al no alcanzar ni el 15% de los votos válidos y ser incapaz de apuntalar, con sus 44 escaños, a un debilitadísimo PP (118 diputados).

Aunque quizá la lección principal de todo ello para la derecha es que ya no se podrá volver a apoyar en los conservadores nacionalistas –como hiciera en el pasado– porque ha quemado todos los puentes con ellos en su desmedido afán por atrapar el voto españolista.