Público
Público

Rey de España El rey Felipe VI acusa a los independentistas catalanes de "deslealtad inadmisible"

Con gesto grave y serio, el monarca dice que hay que asegurar "el orden constitucional" y evita cualquier referencia a las cargas policiales del pasado domingo. 

Publicidad
Media: 2.54
Votos: 24
Comentarios:

El rey Felipe VI durante su intervención.

En un mensaje muy esperado y cargado de expectativas que no cumplió, el rey Felipe VI, con gesto serio y palabras muy medidas, cargó contra los independentistas catalanes e hizo una defensa de la Constitución y de la "permanencia de España". "Estamos viviendo momentos muy graves , todos hemos sido testigos de los hechos que se han producido en Catalunya con la pretensión de que sea declarada ilegalmente la independencia", dijo el monarca, quien no hizo ni una sola referencia a las cargas policiales del pasado domingo o a un diálogo directo entre las dos partes. 

"Las autoridades catalanes vienen incumpliendo su estaut de autonomía que protege sus instituciones históricas y su autogobierno [...] y demuestran su deslealtad inadmisible a los poderes del Estado", añadió el rey. Felipe VI acusó a las actuales autoridades del Estado de "quebrantar" el Estado de derecho, de "romper la armonía" y de dividir a la sociedad catalana

Todo el discurso estuvo cargado de reproches a los soberanistas catalanes pero no hubo ni una sola mención a la violencia del pasado domingo: el rey acusó al Govern de "conducta irresponsable que puede poner en riesgo la estabilidad económica y social de Catalunya". Según Felipe VI, el incumplimiento del ordenamiento jurídico se ha hecho de una manera "reiterada, consciente y deliberada" y "todos los españoles han sido testigos" de los hechos que se han ido desarrollando en Catalunya, "con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada ilegalmente la independencia de Catalunya".

"Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada", lamentó el jefe del Estado en su mensaje institucional extraordinario. En esta situación división, el monarca quiso lanzar un mensaje a "todos los catalanes", aunque en realidad se dirigió a aquellos que no apoyan la independencia: "No estáis solos".  Ni una sola palabra para los más de dos millones de catalanes que sí apoyan la independencia. 

El monarca quiso lanzar un mensaje a "todos los catalanes", aunque en realidad se dirigió a aquellos que no apoyan la independencia: "No estáis solos"

"Al conjunto de los españoles" el rey quiso trasladarles un mensaje de "tranquilidad, serenidad y esperanza". "Son momentos difíciles, pero los superaremos. Son momentos muy complejos, pero saldremos adelante. Porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos", proclamó. 

El rey se mostró seguro de que "España superará esta situación porque sus principios democráticos son fuertes, son sólidos, basados en el deseo de millones y millones de españoles de convivir en paz y en libertad".

Es más, señaló que así se ha ido "construyendo la España de las últimas décadas" y así se debe seguir "con serenidad y con determinación". "En ese camino, en esa España mejor que todos deseamos, estará también Catalunya", afirmó.

El rey terminó sus palabras subrayando "una vez más el firme compromiso de la Corona con la Constitución y con la democracia", además de su "entrega al entendimiento y la concordia entre españoles", y su "compromiso como rey con la unidad y la permanencia de España". No apeló al diálogo entre las distintas fuerzas políticas como vía de salida a este callejón sin aparente salida.