Publicado: 26.09.2016 14:50 |Actualizado: 26.09.2016 20:00

Rivera confía en que los críticos frenen a Sánchez y le obliguen a abstenerse con Rajoy

"Es el Comité Federal del PSOE quien debe aclarar su postura", sentencia el líder de Ciudadanos, que se niega a pensar todavía en terceras elecciones

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva Nacional de su partido celebrada hoy en Madrid. EFE/Emilio Naranjo

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva Nacional de su partido celebrada hoy en Madrid. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- Tras haber fracasado el 25-S, donde Ciudadanos no obtuvo ningún escaño ni en Galicia ni en Euskadi, Albert Rivera no quiere ni pensar en unas terceras elecciones generales. Es más, todavía confía en que el PSOE se abstenga a un Gobierno en minoría de Mariano Rajoy. 



Por ello, ha instado hoy a los barones críticos encabezados por Susana Díaz a impedir que Pedro Sánchez convoque el Congreso por el que se elegirá al secretario general de la formación y convencer a éste de que cambie su postura del "no es no". 

"Es el Comité Federal quien debe aclarar la postura del PSOE", sentenció Rivera tras reunir a su propia Ejecutiva para analizar los resultados electorales. Con ello, el presidente de C's hacía referencia a la vía alternativa de PSOE-Podemos-Ciudadanos que Sánchez quería intentar, pero también a la posibilidad de abrir o no una batalla interna en estos momentos en los que "queda un mes para solventar la crisis institucional actual".

El 30 de octubre se disuelven las Cortes, por lo que tanto Rajoy como Sánchez deberían presentar sus candidaturas -previa ronda de contactos con el rey Felipe VI- a una investidura antes de la última semana de ese mes para que diera tiempo a convocar el pleno correspondiente. "Todos los partidos deberíamos hacer el esfuerzo de pensar ahora en España y no en convocatorias internas", instó Rivera a ambos a seguir negociando para "desbloquear" la situación. 

Y, aunque pidió a Rajoy que "haga el esfuerzo que no ha hecho en estos meses" para buscar la abstención del PSOE, arremetió especialmente contra el anuncio de Sánchez convocando primarias en su partido para el 23 de octubre. "Que Sánchez anuncie eso para esas fechas nos pone más cerca de un bloqueo que de la solución", lamentó. Pero añadió: "Otra cosa es que el Comité Federal -que se reúne este sábado- acate esa decisión o piense en España", zanjó, sin querer dirigirse "expresamente" a Susana Díaz, pero azuzándola de forma velada a la rebelión. 

"De los debates internos no espero gran cosa, pero sí espero que acierten a la hora de tomar decisiones", espetó Rivera, volviendo a proponer una mesa de negociación de los "partidos constitucionalistas" y recordando las "100 medidas" ya firmadas por PP y PSOE y que "pueden servir de base para un acuerdo". 

Esa es la única vía que contempla Rivera, que descarta que Rajoy busque pactar con el PNV para intentar alcanzar la mayoría absoluta, como la vía alternativa de Sánchez con Unidos Podemos y sus confluencias a la que él mantiene su veto. "Sánchez ni siquiera se ha postulado como candidato. Y tengo que entender que el PSOE debería tener una posición conjunta. Lo que dice el PSOE en Andalucía, en Extremadura o en Aragón... ¿vale de algo o es papel mojado?", se preguntó, recordando las peticiones de dimisión a Sánchez desde sus propias filas, así como las de quienes "quieren desbloquear". 

Él, por su parte, cerró la puerta a que Ciudadanos pueda dar más pasos para evitar las terceras elecciones en las que, dice, a su formación no le iría tan mal como en las gallegas y vascas. "Las encuestas nos dicen que el centro está consolidado, pero si estuviera pensando en encuestas sería un irresponsable. El debate ahora es cómo poner en marcha la legislatura", insistió. Pero Rivera no se abstendrá con Podemos ("Nosotros no queremos una alternativa de 44 partidos que incluya a fuerzas nacionalistas", volvió a zanjar) y seguirá pidiendo que PSOE y PP "dejen de darse la espalda", como hasta ahora. "Hemos hecho más esfuerzos que nadie: ningún partido ha votado sí dos veces", concluyó. 

Responsabilidad sin autocrítica

Respecto a los malos resultados del 25-S, Rivera asumió la parte de responsabilidad de la dirección nacional de C's, pero evitó hacer autocrítica todavía. La Ejecutiva ha pedido un informe exhaustivo a su Comité Electoral para analizar las causas del 0-0 (0 escaños en Galicia; 0, en Euskadi), pero hasta ahora nadie en Ciudadanos quiere hablar de 'fracaso'. 

Tanto el número dos, José Manuel Villegas, como Rivera, hoy, se han limitado a constatar que "no se han cumplido los objetivos" que esperaban, pero también han insistido en que era un resultado esperado, a tenor de las encuestas. "Nos hemos quedado a 500 votos en Euskadi y a un punto en Galicia", se excusó Rivera. "Eran territorios complicados, era un reto y asumimos que el resultado no es el que queríamos", zanjó.