Público
Público

Cambio de rumbo de los socialistas Sánchez enmienda a la Gestora: el PSOE no apoyará el CETA

Cambiará el voto a favor que dio el martes en la Comisión de Exteriores por la abstención o el ‘no’ cuando el acuerdo de libre comercio entre Canadá y Bruselas llegue a pleno en el Congreso de los Diputados, la semana que viene. Hasta ahora el PSOE se había mantenido en el ‘sí’ al polémico tratado, como PP y Ciudadanos.

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 8

Varios manifestantes bloquean el acceso al Parlamento Europeo, en Estrasburgo (Francia) mientras protestan contra el tratado de libre comercio e inversión de la Unión Europea con Canadá (CETA). EFE

Este martes, al mismo tiempo que Pedro Sánchez estaba hablando a sus diputados en la reunión interna del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, sus parlamentarios en la Comisión de Exteriores se sumaban al Partido Popular y a Ciudadanos, y votaban favorablemente al tratado de libre comercio entre la UE y Canadá, CETA (por sus siglas en inglés).

Como informó Público, algunos diputados mostraron en privado su disconformidad con este voto afirmativo, pero acataron la disciplina de voto impuesta por la anterior dirección del grupo socialista y votaron a favor.

Según fuentes consultadas, dicho malestar también llegó al secretario general, a quien le recordaron que en las resoluciones del reciente 39º Congreso Federal del PSOE el partido no se posicionó a favor de apoyar este tratado, sino más bien lo contrario.

Durante la etapa de la Gestora, e incluso en el primer periodo de Sánchez al frente del partido, el PSOE siempre mantuvo su apoyo al polémico CETA

Por ello, sólo unas horas después de que el partido volviera a votar con PP y Ciudadanos en Exteriores, la propia presidenta de PSOE, Cristina Narbona, vía Twitter, desautorizó abiertamente dicha posición y aseguró que los socialistas “no van a apoyar” el CETA, al considerar que “los acuerdos internacionales tienen que redefinirse para no concentrar más poder en las grandes corporaciones a costa de derechos”.

La nueva portavoz del Grupo Socialista, Margarita Robles, confirmó este miércoles el cambio de posicionamiento anunciado por Narbona, y aseguró que los socialistas no apoyarán en la votación del pleno este tratado.

La posición definitiva del PSOE se decidirá en la Permanente del partido. Previsiblemente se abstendrán, pero no descartan el "no"

También el diputado Pere Joan y un miembro de la Ejecutiva Federal indicaron que, antes del pleno de la próxima semana, la posición definitiva que tomará el PSOE en dicha votación se decidirá en la Permanente del partido, que se reunirá el próximo lunes.

Pere Joan apuntó que el PSOE “no está en contra del libre comercio, pero hay cosas muy mejorables del tratado y muchos temas a estudiar y a tener en cuenta que deben ser analizados en profundidad”, dijo.

Además, achacó el voto favorable del PSOE en la Comisión de Exteriores a la situación por la que ha pasado el partido, sin un liderazgo claro durante muchos meses y donde se ha improvisado y no se han estudiado con sosiego muchos temas, dado los cambios y la interinidad en la que estaba tanto el grupo como la dirección socialista.

Hasta hace poco, los portavoces del partido defendían sin fisuras su respaldo al acuerdo. No obstante, es conocido que en el seno de la formación y del grupo parlamentario hay diversas posiciones en torno a este asunto. Durante la etapa de la Gestora, e incluso durante el primer periodo de Sánchez al frente del partido, el PSOE siempre mantuvo su apoyo al polémico CETA.

En principio, lo que es definitivo es que el PSOE se descuelga de apoyar el CETA y, lo más probable, es que opte por la abstención, aunque tampoco se descarta que finalmente vote “no” en el pleno del Congreso.

Este miércoles, este diario desvelaba el enésimo frente abierto al Gobierno en su camino para ratificar el CETA: El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, estudia si debe pronunciarse sobre el criticado acuerdo. 

Presión de ONGs y Unidos Podemos

Además de la presión de Unidos Podemos, grupo contrario al acuerdo, los socialistas han tenido que escuchar durante años las apelaciones de la Campaña estatal no al TTIP (que aglutina a más de 350 organizaciones sociales, laborales y medioambientales) para que se posicionaran en contra de un tratado que consideran nocivo.

Se da la circunstancia de que en la votación del acuerdo por el pleno del Europarlamento, el pasado mes de febrero, en Estrasburgo, casi la mitad del grupo de los Socialdemócratas se abstuvo o votó contra el tratado. Esta división nunca afectó a la delegación del PSOE en la Eurocámara. Sus 14 diputados votaron a favor del acuerdo, lo que granjeó importantes críticas al Partido Socialista por parte de organizaciones civiles y otras fuerzas políticas contrarias al tratado.