Público
Público

Sánchez e Iglesias se unen en el desgaste de Rajoy propuesta a propuesta

El líder de Podemos no presionará al secretario general del PSOE con la moción de censura de momento y aceptará pactos parlamentarios contra las políticas del PP.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. EFE

La reunión este martes entre el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, parece que viene precedida de la necesidad de empezar a crear un clima de confianza entre ambos dirigentes, que evite un nuevo encuentro fallido como fueron los anteriores, que más bien sirvieron para alejar posiciones entre ambas fuerzas políticas.

Por ello, según ha sabido Público, Iglesias acude a la reunión con la intención de no presionar a Sánchez con la presentación de una nueva moción de censura lo antes posible, y acepta explorar posibles pactos parlamentarios contra las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy.

De esta forma, el líder de Podemos ha decidido levantar el pie del acelerador y rebajar las exigencias a Sánchez en lo que a la moción de censura se refiere algo que, por otra parte, tampoco estaba dispuesto a aceptar el líder socialista.

CETA, techo de gasto, pensiones, SMI...

Iglesias se centrará en distintos temas candentes, desplazando el foco de la propuesta de presentar una moción de censura conjunta, y priorizando el trabajo parlamentario

Pablo Iglesias mantiene que echar al PP de Moncloa es el objetivo último de la unión que pretende lograr con el PSOE; entiende que es la única forma de dar la vuelta a sus políticas -por la capacidad de veto presupuestario del Gobierno-, pero de momento quiere respetar los tiempos del PSOE. Por eso se centra en distintos temas candentes, desplazando el foco de la propuesta de presentar una moción de censura conjunta, y priorizando el trabajo parlamentario, como pide Sánchez: El CETA, la negociación del techo de gasto, las pensiones, el salario mínimo interprofesional o la pobreza infantil, entre otros.

Sobre el tratado comercial entre la UE y Canadá, Comprehensive Economic and Trade Agreement (CETA, en inglés), el secretario general de Podemos pide a su homólogo del PSOE que su grupo en el Congreso de los Diputados vote este jueves en contra de la ratificación del polémico acuerdo. Entiende que, más allá de "escenificar" un cambio de rumbo pasando de respaldar el CETA -tanto en tiempos de la Gestora como en la primera etapa de Sánchez como líder del partido- a la abstención, una postura adoptada este lunes, lo lógico sería votar en contra del tratado.

Fuentes cercanas al secretario general morado apuntan que también pide el apoyo del PSOE para su "propuesta de reforma de la negociación colectiva", y hablará del plan de rescate juvenil anunciado por Sánchez.

Además, Iglesias pide al líder del PSOE una reunión entre sus respectivos equipos para abordar temas como la concepción de España como estado plurinacional -compartida por ambos partidos en lo nominal-, que el PSOE aún no ha aterrizado en líneas políticas concretas.

Desde la reelección de Sánchez como secretario general, a finales de mayo, Iglesias y él apenas han conversado por teléfono y han intercambiado mensajes de texto en un par de ocasiones, pero ambos han reconocido los esfuerzos del otro por suavizar las formas y por favorecer el entendimiento.

Intentos de un acuerdo a tres con Ciudadanos

El secretario general de Podemos comparece en rueda de prensa tras su encuentro con Sánchez, que se reunirá también con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, apenas 24 horas después de verse con Iglesias. Hasta la fecha, el secretario general del PSOE ha obviado el veto mutuo entre Podemos y Ciudadanos; Sánchez sigue empeñando en intentar un acercamiento entre su formación, Podemos y C's, o al menos en visibilizar su voluntad de lograrlo.

El líder del PSOE acude a la reunión cauto pero confiando en que se va a encontrar a un Pablo Iglesias en otra disposición

Por su parte, el líder del PSOE acude a la reunión cauto pero confiando en que se va a encontrar a un Pablo Iglesias en otra disposición. De momento quiere marcar la agenda, y su objetivo inicial pasa por empezar a trabajar de forma urgente en medidas concretas para lo que el líder del PSOE denomina el “rescate de los jóvenes”.

Cree que en políticas de empleo juvenil, en medidas para la emancipación de la juventud, en fórmulas para buscar el retorno de los jóvenes, acabar con el llamado “becariado” o en poner coto a los sueldos bajos, hay muchos puntos en común entre los programas de ambas formaciones, y puede ser un buen inicio para empezar a trabajar juntos.

Sánchez quiere, además, abordar estos temas de forma urgente, y que equipos de los dos partidos se pongan a trabajar ya en iniciativas que den la vuelta a las políticas del partido popular en estos temas.

A partir de ahí, Sánchez también quiere diseñar una agenda de otras iniciativas conjuntas que aún no ha desvelado, pero coinciden en parte con las que Iglesias quiere plantear en la reunión y que van desde abordar la negociación colectiva, la pobreza infantil y hasta tumbar la ley mordaza. Además, Sánchez quiere introducir cuanto antes propuestas para la regeneración democrática que también puedan atraer a Ciudadanos. No obstante, sobre la postura en torno al CETA, Sánchez se mantendrá en la abstención; al igual que reiterará a Iglesias su oposición a la celebración del referéndum en Catalunya.

En cuanto a la moción de censura, Sánchez no tiene previsto entrar en este asunto. El líder del PSOE quiere ir poco a poco, medir sus tiempos y, sobre todo, tener plenas garantías de que no volverá a ser una moción fallida. El líder del PSOE, no obstante, ha dicho en más de una ocasión que no descarta nada en un futuro, pero no entra en sus planes abordar en estos momentos tal posibilidad.

Curiosamente, Sánchez no comparecerá ante la prensa tras el encuentro con Pablo Iglesias, y será el secretario de Organización del PSOE, José Ábalos, quien dé cuenta de la reunión. Además, el líder del PSOE, al no ser diputado, no puede dar una conferencia de prensa en el Congreso.