Publicado: 20.11.2016 20:05 |Actualizado: 20.11.2016 23:36

Socialistas andaluces urgen a Sánchez a "tensionar" a la militancia de Díaz

El sector crítico del PSOE-A teme que sus opciones se enfríen y proponen a Pedro Sánchez organizarle dos actos con las bases antes de fin de año: barajan Sevilla capital y Dos Hermanas.

Publicidad
Media: 4.11
Votos: 9
Comentarios:
Susana y Pedro en un desayuno informativo días antes de las elecciones del 26-J. / REUTERS

Susana y Pedro en un desayuno informativo días antes de las elecciones del 26-J. / REUTERS

SEVILLA.- Los críticos en el PSOE andaluz, la federación que lidera Susana Díaz, temen que el silencio en el que está sumido el exlíder del partido, Pedro Sánchez, enfríe sus opciones de ser reelegido secretario general en las primarias socialistas. Sánchez no ha revelado aún una hoja de ruta clara para “recorrer España con su coche y escuchar a la militancia”, como anunció tras entregar su acta de diputado.

De eso hace ya mes y medio, y en ese tiempo, el círculo sanchista enclavado en “territorio comanche" -como llaman a la federación andaluza de Díaz- siente que ellos se han movilizado más que su propio referente. “Ni fueron buenas las prisas para aparecer en el programa Salvados, un día después de dimitir, ni tampoco lo es este parón”, explica un reconocido sanchista.

“Para mantener la tensión, las ganas de cambio y sus propias opciones si va a plantar cara a Susana Díaz en las primarias, Pedro tiene que empezar ya a dejarse ver rodeado de militantes"

El grupo de socialistas que dirige la corriente crítica a Díaz en Andalucía lo conforman exmiembros de la ejecutiva, algunos cargos orgánicos intermedios y unos pocos diputados, ninguno ostenta hoy peso específico dentro del PSOE-A, más allá de algún alcalde insigne, como el histórico regidor de Dos Hermanas, Francisco Toscano, o agrupaciones históricamente críticas, como en Cádiz. Pero algunos mantienen una fuerte influencia dentro del partido y han ganado capacidad de movilizar a las agrupaciones más críticas desde que Susana Díaz ejecutó la operación para descabalgar a Pedro Sánchez de la secretaría general.

Prueba de ello es la recogida de firmas de militantes o la reciente creación de varias plataformas de socialistas críticos con Díaz en la provincia de Sevilla, Córdoba, Málaga y Granada, que se han organizado para exigir la convocatoria urgente del Congreso extraordinario y la celebración de primarias para la elección de un nuevo líder “que haga volver ideológicamente al PSOE a sus principios fundacionales”.



El problema es que esta agitación de las bases “puede apagarse” si el referente del sanchismo “no da señales de vida pronto”. Algunas agrupaciones socialistas han telefoneado a las personas más próximas al exlíder en Andalucía para mostrar su inquietud por el silencio de Sánchez, y se preguntan si está barajando la posibilidad de renunciar a presentarse a las primarias. “Anímicamente no está bien. Ha pasado de ser el futuro presidente del Gobierno de España a estar en su casa ocioso”, explica una persona cercana al exsecretario general. Por todo ello, el sector crítico del PSOE andaluz ha apremiado a Pedro Sánchez para que reaparezca ante la militancia socialista andaluza “antes de diciembre”, y este mismo fin de semana le harán llegar una propuesta de actos públicos con asambleas del PSOE de Sevilla.

Díaz mantiene al partido unido y cohesionado en torno a su figura, y por primera vez en muchos años los críticos están al margen del aparato orgánico, no dentro

Según varias fuentes consultadas, están barajando encuentros del exlíder socialista con militantes en Sevilla capital, epicentro del poder susanista, o en Dos Hermanas, el municipio más grande de Sevilla, gobernado por un señalado crítico como Francisco Toscano. “Para mantener la tensión, las ganas de cambio y sus propias opciones si va a plantar cara a Susana Díaz en las primarias, Pedro tiene que empezar ya a dejarse ver rodeado de militantes. Está bien que reaparezca en redes sociales defendiendo su discurso, como lo ha hecho al criticar que facilitaramos la presidencia de la comisión de Exteriores a Fernández Díaz, pero Twitter es una burbuja. Tiene que salir a la calle, y tiene que venir a Andalucía antes de que acabe el año”, aseguran estas fuentes.

Los sanchistas están convencidos de que en los próximos dos meses, con independencia de los pasos que esté dando la gestora del PSOE para preparar el futuro congreso federal, Pedro Sánchez debería protagonizar “dos o tres actos contundentes con la militancia”. Otras fuentes admiten que el exsecretario general tiene “recelos” a empezar su andadura por Andalucía, porque se interpretaría de nuevo como un “duelo al sol” con Susana Díaz, y afirman que estaría barajando celebrar sus primera apariciones con la militancia en territorios menos hostiles, como Valencia o País Vasco.

Movilización de las bases

Entretanto, las bases se han movilizado en diversos frentes andaluces a espera de que Sánchez reaparezca. El excandidato a la secretaría general del PSOE, José Antonio Pérez Tapias, encabeza una plataforma de militantes críticos con la gestora similar a la que se ha erigido recientemente en Sevilla capital. En Málaga y Córdoba se han constituido los movimientos Militantes por el Cambio, que aglutinan a 300 y 200 afiliados respectivamente, según sus organizadores. Cádiz es la provincia, quizá, más tensionada, más contestataria con la ejecutiva regional (históricamente siempre lo ha sido), mientras la movilización es menor en las provincias más orientales, como Almería y Jaén (con la salvedad del alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas).

Pese a todo, la movilización de las bases críticas no dejan de ocupar un escenario reducido en el contexto del PSOE andaluz. Díaz mantiene al partido unido y cohesionado en torno a su figura, y por primera vez en muchos años los críticos están al margen del aparato orgánico, no dentro.

No hay ningún secretario provincial que discuta en público la hoja de ruta de la presidenta andaluza, y mucho menos que haya abierto la puerta a Pedro Sánchez o que vaya a facilitarle una mínima plataforma para acercarse a sus militantes y plantar cara a Díaz. La ejecutiva regional del PSOE no parece mostrar especial preocupación por el nacimiento de estas corrientes críticas de base, entiende que son “minoritarias” y que tienen “más presencia en las redes sociales que en la calle”.

Con la gestora en sus manos, la presidenta de Andalucía tiene el control de los tiempos internos del partido, y continuará dilatando el calendario para la convocatoria del congreso federal hasta la primavera del año que viene. Algunos en el círculo de Díaz habían barajado incluso la opción de retrasar el cónclave socialista hasta después del verano, para pegarlo lo máximo posible a la negociación de los próximos Presupuestos Generales, e ir preparando el terreno a una oposición más dura contra Mariano Rajoy.

Esa posibilidad se ha esfumado desde el momento en que el expresidente del Gobierno, Felipe González, afeó el pasado miércoles en Sevilla a Díaz que esté retrasando el congreso del PSOE “hasta que la breva esté madura”. González fijó un plazo de “tres a cinco meses”, con lo que las primarias serían a más tardar en el mes de mayo.