Publicado: 17.10.2015 19:32 |Actualizado: 18.10.2015 17:22

Sindicatos y ciudadanos se manifiestan en Madrid contra el TTIP, la pobreza y la exclusión social

Protestan contra el tratado que negocian la UE y EEUU que, denuncian, "amenaza a los derechos de las personas" y supondrá un torpedo más contra el Estado de Bienestar

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Sindicatos y ciudadanos se manifiestan en Madrid contra el TTIP, la pobreza y la exclusión social. EP

Imagen de la manifestación contra el TTIP que ha tenido lugar este sábado en Madrid. EP

MADRID.- Una multitudinaria manifestación convocada por más de 1.300 organizaciones sociales ha tomado hoy el centro de Madrid, a pesar de la lluvia, en contra de las políticas que generan pobreza y desigualdad.

En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, la marcha, que ha discurrido sin incidentes por el Paseo del Prado desde la Plaza del Emperador Carlos V hasta la Plaza de Cibeles, ha estado presidida por una pancarta con el lema "Las personas y el planeta por encima de las multinacionales".

Esta protesta, en la que han participado más de 1.500 personas, según la Policía, y varios miles, según los organizadores, ha puesto fin a una semana global de movilizaciones contra la pobreza y el Tratado de Libre Comercio e Inversiones entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP, en sus siglas en inglés).

Más de cincuenta ciudades españolas han acogido acciones, concentraciones y manifestaciones para denunciar el actual sistema que "protege a las multinacionales, a los mercados y al capital", mientras "empobrece a las personas, recorta sus derechos y degrada el medio ambiente", de acuerdo con los promotores.

En Madrid, durante el recorrido, se han exhibido carteles en los que se podía leer "El sur saqueado, el norte cerrado", "Lo feroz del sistema está en sus fronteras", "TTIP, tratado antisocial", "Reparar expolios", "Democracia", "Ayer emigrábamos, hoy discriminamos", "Con armas y precios arruinamos al sur" y "Por un mundo sin muros".

Los asistentes, que han estado acompañados por una batucada, han coreado consignas en contra del TTIP como "No es un tratado es una estafa" y han portado un gran caballo de Troya -hecho de papel- con un mensaje de rechazo al tratado.

Pablo Martínez, portavoz de la Alianza Española contra la Pobreza, que aglutina a más de mil organizaciones convocantes, ha reclamado que las políticas públicas garanticen plenamente los derechos humanos, económicos y sociales y que pongan a las personas por encima de los beneficios económicos de las multinacionales.

En España, una de cada cinco personas se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión, mientras que, a nivel mundial, una de cada nueve personas está excluida de cualquier derecho que permita una vida con un mínimo de dignidad, ha apuntado Martínez.

Sol Sánchez, portavoz de la Campaña #NoalTTIP, que agrupa a más de trescientas entidades convocantes, ha explicado que los tratados de libre comercio "comprometen la capacidad legislativa de los Estados, además de herir de muerte a la democracia".

Sánchez ha indicado que estos tratados "acabarían con el Estado de derecho y el derecho de los Estados", al introducir organismos a los que los legisladores deberían dar cuenta antes incluso de discutir las leyes en sus propios Parlamentos.

Los sindicatos mayoritarios, presentes

A la manifestación han acudido los secretarios generales de UGT y CCOO en Madrid, Carmelo Ruiz-De la Hermosa y Jaime Cedrún, respectivamente, que han pedido que la desigualdad se sitúe en el centro del debate en las próximas elecciones y que lo primero que haga el Gobierno que salga elegido sea una ley para corregir la pobreza en este país.

En el manifiesto, que Pablo Martínez y Sol Sánchez han leído al final de la marcha, en la Plaza de Cibeles, han exigido un nuevo modelo económico y social que transforme radicalmente las reglas del juego, poniendo a las personas en primer lugar.

Asimismo, han instado al sector empresarial a "operar con escrupuloso respeto a los derechos humanos" y promover "el trabajo decente" en todos los territorios.

También han reclamado una regulación de los mercados financieros a los que han responsabilizado del aumento de la pobreza y la desigualdad a nivel mundial, así como la adopción de medidas para luchar contra la evasión fiscal.