Público
Público

La suma Unidos Podemos pierde más de un millón de votos

La coalición obtiene 71 escaños, los mismos que sumaban juntos tras el 20-D, y se queda muy lejos de un ‘sorpasso’ al PSOE que daban por seguro en campaña. “No son unos resultados satisfactorios. Teníamos otras expectativas”, ha dicho Iglesias, que mantiene que la apuesta de la confluencia es el “camino correcto”. “Seguiremos caminando juntos”, ha añadido.

Publicidad
Media: 2.83
Votos: 18
Comentarios:

Pablo Iglesias junto a miembros de Unidos Podemos antes de comparecer ante los medios tras los resultados electorales. REUTERS/Andrea Comas

MADRID.- Ni ‘sorpasso’ en votos ni mucho menos en escaños. La coalición Unidos Podemos, la llamada “suma que multiplicaba” por los dirigentes de Izquierda Unida, Podemos, Equo y las confluencias de Catalunya, Galicia y Valencia, en este caso no ha servido ni para lo uno ni para lo otro. De hecho, ha restado más de 1,2 millones de votos.

Decepción es la sensación con que se resume la noche electoral para la formación encabezada por Pablo Iglesias. La coalición ha obtenido 71 escaños en el Congreso, los mismos que obtuvieron por separado el año pasado la formación morada e Izquierda Unida y mucho más lejos de las encuestas a pie de urna que al principio de la tarde desataron la euforia en el Teatro Goya de Madrid, donde Unidos Podemos había colocado su cuartel general para la noche electoral. Juntos, Podemos, IU y las confluencias no sólo no han sumado, sino que además han perdido un buen número de votos. Si en diciembre de 2015 ambos sumaban más de 6,1 millones de sufragios (el 24,3%), en esta ocasión Unidos Podemos ha superado a duras penas los cinco millones (21,1%).

“Los resultados no son satisfactorios. Teníamos unas expectativas diferentes”, ha resumido un serio Pablo Iglesias que salía al encuentro con la prensa entre fuertes aplausos que venían de una sala vip que ha hecho poco ruido durante el escrutinio. Escoltado por su equipo, con Íñigo Errejón a su izquierda ─mucho más serio que él─ y con el líder de IU, Alberto Garzón a su derecha ─éste algo más sonriente─, Iglesias ha lamentado la “caída de apoyo al bloque progresista”, en referencia a la pérdida de cinco escaños del PSOE, que ha aguantado el tirón pero continúa su declive.

Iglesias sigue manteniendo, ahora más que nunca, su “mano tendida” a los socialistas. De Hecho, ha asegurado que ya ha enviado un mensaje a Pedro Sánchez para comenzar a hablar cuanto antes. No hay tiempo que perder a la vista del buen resultado del PP, que ha logrado cuatro escaños y medio millón de votos más. “Un gobierno de mayoría de izquierdas no es descartable, pero tenemos que sentarnos a analizar con calma esos resultados”, ha apostillado.

Mañana será el tiempo de los análisis. “Toca reflexionar”, decía Iglesias, pero lo que queda claro es que la incorporación de Izquierda Unida al llamado “bloque del cambio” sólo ha servido para apuntalar el resultado de los pasados comicios. No es poco, a juzgar por las encuestas que aparecían antes de que se formalizara el acuerdo con IU, pero se esperaba mucho más de esta fórmula que ha desatado recelos internos en ambas organizaciones.
Quizás por eso Iglesias ha defendido la estrategia de la confluencia. “La confluencia se ha revelado como el camino correcto desde responsabilidad de país. Estamos muy satisfechos con los encuentros que hemos mantenido con todas las fuerzas políticas. Seguiremos caminando juntos”, ha prometido el líder de Podemos.

IU logra ocho escaños dentro de la coalición

A Izquierda Unida no le ha ido mal, porque era muy difícil que le fuera peor que el 20-D. Aunque se queda muy lejos de la horquilla de diputados que barajaba (hasta 14 más que el 20-D). La federación dirigida por Alberto Garzón ha perdido un escaño por Madrid, pero ha metido en el congreso a diputados por Málaga, Sevilla, Guipúzcoa y Valencia, además de mantener los tres integrados en las confluencias de Galicia y Catalunya. Ocho en total. Queda claro que un importante sector de la militancia de IU no ha querido votar a Iglesias como su candidato a la presidencia debido a los insultos y ninguneos de Podemos antes de los comicios del 20-D.

Alberto Garzón no ha valorado los resultados definitivos, aunque estaba previsto que compareciese después de Iglesias. El coordinador federal de IU explicará su postura el lunes, en la sede de su formación, a las 12.30 horas.

Donde sí ha funcionado la suma es en Euskadi, donde la coalición ha superado en votos y escaños al PNV, sumando un diputado a los cinco que obtuvo el 20-D. El Catalunya, En Comú Podem se mantiene como fuerza más votada, pero el resultado también se ha quedado corto a las expectativas. En Galicia, la confluencia En Marea ha perdido un diputado por Ourense.

Las variables que han condicionado este resultado son variadas. Desde el acuerdo con IU hasta el Brexit, pasando por la campaña del miedo de la derecha y por el desgaste acusado por Podemos después de meses de bombardeo mediático en su contra. Esta semana será la de los diagnósticos, pero Iglesias ha advertido que “como siempre, daremos la cara”. “Vamos a trabajar para ser la primera fuerza política en el país. El futuro de España pasa por Unidos Podemos”, ha concluido.