Público
Público

La televisión de Feijóo censura el libro que desveló la trama del Pazo de Meirás

Los autores de la investigación en la que se basa la prueba de la ilegalidad de la compra del Pazo y la participación de las élites coruñesas en la operación han ocupado espacios de máxima audiencia en cadenas privadas y públicas como ETB y TV3, pero la TVG obvia su existencia desde hace meses

Publicidad
Media: 4
Votos: 13

Manuel Pérez Lorenzo (i) y Carlos Babío (d), autores de 'Meirás. Un caudillo. Un pazo. Un espolio'

Censura puede ser retirar una obra de arte de una exposición por motivos políticos, ordenar la retirada del mercado de un libro que relaciona a un partido con el narcotráfico y encarcelar a un rapero que hace letras irreverentes. Pero también lo es que un medio autonómico pagado por los ciudadanos oculte a éstos la existencia de noticias de actualidad de su directo interés, más aún cuando el resto de medios de la competencia sí lo hacen.

Les ha pasado, o les está pasando, a Carlos Babío y a Manuel Pérez Lorenzo, autores de Meirás. Un caudillo. Un pazo. Un espolio, el libro que documenta la trama corrupta que permitió a Francisco Franco hacerse con el Pazo de Meirás y sentar las bases de su enriquecimiento posterior.

El libro, escrito en gallego y publicado por la Fundación Galiza Sempre, se presentó en noviembre pasado, y dada la calidad de la investigación y la repercusión de las noticias que llevan produciéndose alrededor de la residencia veraniega del dictador en el último año, sus autores han sido requeridos por varias cadenas públicas y privadas: directos con La Sexta, entrevistas en Euskal Irrati Telebista, invitaciones a participar en tertulias de la TV3... La única cadena que no se ha puesto en contacto con ellos es la Televisión de Galicia (TVG), el canal público de su propia comunidad.

“La TVG es una cadena pública que tiene en el uso del gallego una de sus señas de identidad. Nuestro libro está redactado en gallego y publicado en Galicia, y versa sobre asuntos que la TVG recoge en sus informativos con mayor o menor cobertura porque son de interés para el público gallego. No me sorprende que no nos llamen de La Razón ni de Intereconomía, pero no haber tenido ni una noticia de la TVG me parece escandaloso”.

El trabajo de Babío y Pérez Lorenzo ha servido para fundamentar la recomendación de iniciar la vía judicial contra los Franco anunciada ayer por el grupo de trabajo de la Universidade de A Coruña al que la Diputación Provincial encargó evaluar las posibilidades de recuperar el inmueble para el patrimonio público. En ese grupo de expertos está Pérez Lorenzo, quien figura además como firmante del informe que asegura que la compra del Pazo fue ilegal. La TVG se hizo eco ayer de esa información, pero obvió aclarar de dónde venía.

Portada del libro 'Meirás. Un pazo. Un caudillo. Un expolio' de Manuel Pérez Lorenzo y Carlos Babío Urkidi

El propio Pérez Lorenzo participó hace pocos meses en una tertulia en horario de máxima audiencia en la TV3, cadena que lo invitó a plató para presentar el libro. Él y Babío recibieron hace poco a reporteros de ETB que los entrevistaron. Cadenas como La Sexta los llaman a menudo para participar en directo en programas de debate cuando se producen nuevas noticias sobre el Pazo, como las que llevan sucediéndose desde que la semana pasada se supo que los Franco habían puesto el palacete a la venta en un portal inmobiliario. Hasta los han llamado de El programa de Ana Rosa, de Tele 5. Pero en la TVG, ni mú.

Los directivos y los responsables de informativos de la cadena no pueden alegar desconocimiento, y no sólo porque resultaría difícil aceptar que no sepan que los canales de la competencia se nutren de contenidos producidos en su ámbito informativo más cercano e inmediato. También porque a los autores de Meirás sí los han llamado de la Radio Galega, que pertenece a la misma corporación de la TVG.

Público no ha podido obtener la versión del canal público, sobre el que llueven con frecuencia las acusaciones de censura y manipulación, tanto desde los partidos de la oposición como desde su consejo asesor y desde el comité de empresa.

Los trabajadores hasta crearon una página web en el año 2013 que durante la pasada legislatura de Feijóo al frente de la Xunta denunció las manipulaciones más escandalosas en los que incurrían sus jefes: ocultando informaciones sobre el escándalo de Fernández Díaz y las cloacas del Ministerio del Interior; multiplicando las informaciones sobre Venezuela poco antes de las elecciones generales y relacionándolas torticeramente con Podemos; escondiendo las protestas de los ganaderos gallegos y minimizando el impacto de las noticias sobre la presunta implicación de cargos del PP en casos de corrupción.

“No se trata de hacer publicidad”, asegura Babío, cuya intención al iniciar su investigación hace unos veinte años no era obtener beneficios sino ponerle coto, “desde Galicia y en gallego”, al relato del franquismo que justifica que los herederos del tirano sigan hoy disfrutando de los bienes que expoliaron a miles de gallegos mediante robos, extorsiones, coacciones, chantajes y amenazas. El Pazo de Meirás, las estatuas de la Catedral de Santiago, la Casa Cornide de A Coruña, las obras de arte, las piezas históricas, los recursos humanos y materiales del Estado puestos a disposición del enriquecimiento de Franco y los suyos...

Sede de la CRTVG, en Santiago

Todo está en el libro, que no es un relato periodístico al uso sino una investigación histórica que demuestra cómo se planeó y ejecutó el expolio, y gracias a cuya documentación se ha podido construir la base probatoria de la reclamación legal para que los Franco devuelvan el pazo. “Ayer alguien me comentó, como si me contara una novedad sobre una nueva prueba que podía servir para demostrar la ilegalidad de la compraventa del pazo, que la comisión de expertos había encontrado un telegrama de 1938 enviado por el Gobernador Civil de A Coruña a Ramón Serrano Suñer, el cuñadísimo [era cuñado de la mujer de Franco], anunciándole que el Pazo ya estaba listo para su entrega al Caudillo. Este telegrama está en la página 94 del libro”, recuerda.

Babío insiste en que ni él ni Pérez Lorenzo buscan rédito personal alguno, pero sí que la TVG cumpla con su cometido y ofrezca a sus espectadores las mismas oportunidades de informarse que sí tienen los del resto de cadenas. “Tienen derecho a conocer la verdad, tanto si es a través de nuestro trabajo como de cualquier otro. Porque si seguimos poniendo dificultades para que se desmonte la versión oficial del franquismo, será imposible que la ciudadanía se forme una opinión propia sobre lo que pasó fundada en información veraz”.

La primera edición de Meirás se agotó en menos de dos meses y la segunda va por el mismo camino. La traducción al castellano podría estar lista este verano. Contiene muchas verdades incómodas, tanto para la familia Franco como para algunas familias de las élites políticas y económicas de A Coruña cuyos antepasado los ayudaron a dar apariencia de legalidad al expolio a cambio de asegurarse ventajas económicas, dádivas y, sobre todo, una buena relación con el dictador.

También para algunos medios de comunicación locales de propiedad privada pero que se nutren de cuantiosas ayudas públicas, y cuya línea editorial ha ido variando desde celebrar con fogosas portadas la llegada de Franco a Meirás hasta exigir su devolución sin citar nunca que sus dueños también se lucraron gracias a aquel robo.

Algunas de esas verdades aparecen en un vídeo de poco más de diez minutos que ha producido la Diputación de A Coruña y que seguramente no podrás ver en la TVG, pero sí pinchando en este enlace.