Público
Público

ENTREVISTA | FRANCISCO TOSCANO, PORTAVOZ DE LOS SANCHISTAS

“Si Sánchez no se presenta habrá una desbandada de militantes”

Francisco Toscano, regidor del municipio de Dos Hermanas, se ha puesto al frente del sanchismo en España para resucitar la candidatura de Pedro Sánchez en las primarias, y para reclamar un modelo de partido más horizontal, más plural, más abierto.

Publicidad
Media: 4.18
Votos: 11
Comentarios:

El alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, en la rueda de prensa tras la cumbre 'sanchista'. /EFE

SEVILLA.- Francisco Toscano (Sevilla, 1949) es probablemente el alcalde socialista más veterano de España, regidor del municipio de Dos Hermanas (más de 130.000 habitantes) desde 1983. Ha gobernado de forma ininterrumpida durante 33 años, tras ganar nueve elecciones, casi todas por mayoría absoluta. Muchos dirían que es de la vieja guardia del PSOE -empezó como abogado en el despacho de Felipe González-, y muchos otros le consideran el verso suelto más longevo del partido. Precisamente ahora, cuando parecía estar de retirada, se ha puesto al frente del sanchismo en España para que no se apague, para resucitar la candidatura de Pedro Sánchez en las primarias, y para reclamar un modelo de partido más horizontal, más plural, más abierto. En definitiva, lo menos parecido al PSOE en el que él mismo se ha criado y de cuyo aparato ha formado y forma parte fundamental.

Durante muchos años, el velódromo de Dos Hermanas se convirtió en un espacio simbólico para el PSOE, un amuleto para expresidentes del Gobierno como González y José Luis Rodríguez Zapatero, que ofrecieron allí los últimos o más importantes mítines de campaña. El velódromo tiene capacidad para 18.000 personas y los socialistas, con Toscano a la cabeza, sabían cómo llenarlo, cómo mostrar a sus adversarios y al resto de federaciones socialistas de España una demostración de fuerza del PSOE sevillano y andaluz. Ahora es difícil de imaginar esa imagen, porque el partido atraviesa una crisis interna y de credibilidad dura, y porque Toscano se ha rebelado como un claro oponente de la presidenta andaluza y posible candidata a la secretaría general, Susana Díaz. Fue Toscano quien propuso el nombre de Díaz para la secretaría de Organización del PSOE-A hace casi 15 años, cuando ella tenía 28, y ahora está al frente de un ejército de cargos intermedios del partido, enfrentado a la dirección federal, para evitar que ella “y lo que representa” se haga con los mandos del PSOE.

¿Con qué sensación ha salido de la cumbre de socialistas críticos de ayer en Madrid?

Estoy muy satisfecho. Ha habido compañeros de todas las comunidades autónomas, incluso de Ceuta. Era la oportunidad de ver lo que pensaban en cada zona del país, recabar el sentir de todos y tener una idea clara de cuál es el sentimiento de la militancia. Los cargos intermedios del partido que han venido (alcaldes, líderes provinciales y municipales) son los que más están en contacto con la gente. El manifiesto que reclama ya la celebración de primarias, que reclama un modelo de partido menos jerárquico, más abierto y, sobre todo, que pide a Pedro Sánchez que se ponga al frente y sea candidato en las primarias viene de la calle.

¿Y dónde está Pedro Sánchez?

(Risas) Supongo que estará en su casa. En política hay que tener un poco de astucia, porque todo no es transparente y claro, y a veces e necesario medir bien los tiempos. Lo que queríamos es hacer llegar un mensaje nítido, que él supiera y que los militantes sepan que un grupo representativo de personas manifiestan el sentir de muchos, y pensamos que el PSOE tiene que cambiar. Pero hay que entenderlo a él, Pedro tiene que sopesarlo, calcular bien sus posibilidades, pero tener muy en cuenta que a estas alturas aún no hay otro que haya mostrado su decisión de presentarse. Pensamos que la compañera andaluza [Susana Díaz] se va a presentar, pero no lo ha dicho aún. Pensamos que hay quien trabaja en una tercera vía, pero por ahora tampoco existe.

Bueno, es que oficialmente aún no existe ninguna vía, ningún candidato a liderar el PSOE

Eso es. Lo ha dicho un compañero en la reunión. Ni tenemos primera vía ni segunda ni tercera. No hay candidatos, parece lógico que Pedro se tome un tiempo para ver si su pensamiento de cómo debe ser el partido lo comparte una mayoría de militantes o no. Las veces que he hablado con él me ha transmitido optimismo, y que está midiendo muy bien los tiempos.

¿Cuándo fue la última que habló con Pedro Sánchez? ¿Qué le dijo?

Hablé con él hace más de una semana, antes de las fiestas de Navidad. Lo vi con ánimo, no noté ninguna decepción por parte su parte, aunque sí mostró cierta preocupación por el sentir general de la militancia ante su ausencia, su distanciamiento.

Usted habla de la astucia en política. Ayer le pidieron a Sánchez que anuncie ya su candidatura a las primarias. ¿Es astuto ser el primero en enseñar las cartas, cuando ni siquiera está convocado el Congreso federal?

Yo no lo sé, su situación es muy excepcional dentro del partido. Eso lo tiene que valorar. Él debe decidir si lo hace y cuando. Hoy [por ayer] recordaba cuando arropamos a Zapatero, provincia a provincia, y aun teniendo ya recogidos los avales necesarios para ser candidato, retrasó el anuncio formal de su candidatura hasta que no se confirmó la fecha del Congreso.

¿Este silencio prolongad no puede estar apagando sus posibilidades, desmovilizando a la tropa?

Pedro Sánchez no se está apagando. Por un lado coincide su conducta tajante, clara y nítida para la gente. Poca gente en política muestra desapego al cargo y lo entrega en función de sus ideas, y él lo ha hecho doblemente, como secretario general del PSOE y también dejando su escaño en el Congreso antes que tener que votar en contra de lo que creía. Eso lo sabe la militancia y eso no se olvida fácilmente, por mucho que retrasen el Congreso federal. En cuanto se anuncie todos estaremos en campaña, pero el mensaje de Pedro Sánchez ya lo conocen todos los militantes.

¿Y si Sánchez no se decide?

Yo creo que le hemos dado razones y ánimos para que dé el paso. La estrategia de otros es darlo por muerto, pero incluso con todos sus errores, ahora es el candidato alternativo mejor posicionado, con una legitimidad absoluta ante las bases. Depende de él. Nosotros lo que le hemos dicho es que no está solo. Y si al final no se decide, yo creo que habrá una desbandada de militantes que no irá a votar a las primarias. Y puede que eso sea lo que buscan algunas.

Uno de los objetivos de la cumbre era aclarar si existe una posición unánime. Ustedes buscaban un debate entre sanchistas y exsanchistas, esos militantes que persiguen una tercera vía distinta a Sánchez y a Díaz. Pero ese debate no tuvo lugar, porque el segundo grupo no apareció.

Exacto. Nosotros, los que estuvimos, sí hemos clarificado que sería un error plantear una tercera vía a estas alturas. ¿Dónde está el mirlo blanco que tenga la integridad y el respaldo de la militancia que tiene Pedro? ¿Quién tiene más credibilidad ante las bases que él? Nadie aquí ve la opción de una tercera vía. Además de pedir primarias y congreso, queríamos que los compañeros que discrepan con la Gestora se posicionasen. O nos unificábamos en torno a Sánchez o nos volcábamos con una tercera opción. Aquí todos estamos con Pedro.

¿Patxi López es la tercera vía?

Eso es un runrún. Es una estrategia muy vieja en el partido que también ocurrió hace tres años, con las anteriores primarias. Se filtra su nombre para que Pedro afloje en su decisión de tirar hacia adelante, y si de todas maneras, Pedro decide dar el paso, se plantea la opción de López para dividir al electorado crítico. Patxi López no encarna la legitimidad de un PSOE nuevo.

¿Está convencido de que Susana Díaz será candidata en las primarias?

Yo creo que sí va a ser candidata. Ella ya ha llegado a un compromiso con compañeros en otras federaciones, ahora es presa de su comportamiento, esta vez no puede dar marcha atrás. Ella lideró el asalto a Sánchez en el Comité federal del 1 de octubre, lo hizo por primera vez a campo abierto para darse credibilidad ante otros barones que le pedían una implicación mayor. Ya no tiene más remedio que dar un paso adelante. Ellos creen que es la representante del PSOE tradicional, un modelo de partido jerárquico y de toma de decisiones minoritarias que afectan a la mayoría. Si eso es lo que quieren, ella y su apego por el poder lo representan a la perfección.

Usted conoce a Díaz desde hace muchos años. ¿Cómo le explica a alguien de Galicia o La Rioja las diferencias entre ella y Pedro Sánchez?

Hombre, es sencillo: ella es el ordeno y mando, representa un modelo que se ejercita en los partidos en general y en el PSOE en particular. Así ha funcionado muchos años, coincidiendo con liderazgos fuertes a nivel nacional, y eso no se discutía. El de Sánchez es un modelo distinto, más próximo a la sociedad actual, que está más preparada. La juventud tiene desapego a la política y al PSOE, y es difícil recuperar su confianza con ese sistema del ordeno y mando. Hay que dejar opinar. Pedro siempre anunció que consultaría con las bases las decisiones importantes, e incluso él se ha dado cuenta de que se quedó corto.

Bueno, Susana Díaz reunió a más de 3.000 militantes y simpatizantes hace dos semanas en Jaén, en un mitin multitudinario con Zapatero.

Ya. Yo no voy a entrar a valorar cómo reunió a todas aquellas personas. Pero eso es precisamente lo que queremos evitar, ese estilo de liderar y de comandar un partido de autobuses fletados.