Publicado: 23.05.2014 23:01 |Actualizado: 23.05.2014 23:01

Willy Meyer: "Si no los derrotamos atacarán con más fuerza"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la ribera del Manzanares, con el aliento de unas 800 personas y al grito de "No pasarán", recordando a los antifascistas "que resistieron en este pueblo de Madrid hasta el 39", ha cerrado el candidato de la Izquierda Plural, Willy Meyer, la campaña para las elecciones al Parlamento Europeo, advirtiendo de que si no se frena al PP en las urnas "atacarán con más fuerza". Pero recordando también que si pierden las elecciones "el lunes les exigiremos que disuelvan las Cortes Generales para que sea el pueblo el que decida".

La última jornada de campaña ha sido, a grandes rasgos, una jornada de orgullo. Orgullo contra el bipartidismo que encarnan el PP y el PSOE, que "han convertido estas elecciones en un plebiscito", pero también contra los "proyectos personales" -en clara alusión a Podemos y a Pablo Iglesias-, porque "tenemos detrás de nosotros una fuerza acumulada que no tienen otros". "Una fuerza anticapitalista" que, en palabras de Meyer, "no se improvisa" y tiene que "tener raíces" como las de "Dolores Ibarruri".

Modificando un poco lo que ha venido siendo su guión durante toda la campaña y con un brío especial, el número uno de la Izquierda Plural no cargó directamente contra la gran coalición que "están preparando Felipe González: las empresas del IBEX-35, el Grupo Prisa y la Casa Real", sino que fue poco a poco señalando los peligros que una victoria del PP o del PSOE representarían para la sociedad, según él.

"Si ganan recortarán con mas energía, acumularán mas riqueza en muy pocas manos y el paro, la juventud sin futuro, se acentuará", dijo. "Atacarán las pensiones, nos harán pagar la deuda que no es nuestra a costa de los servicios públicos. Hay que derrotarles el domingo", gritó Meyer sobre el PP, que "tardó en decir que su candidato era Cañete y lo ha mantenido escondido durante gran parte de la campaña".

Porque "es un tiempo de cambio, de poner las cosas que están del revés al derecho", y porque "cuando un país mantiene un 25% de paro sostenido es un país en quiebra", Meyer llamó a "los trabajadores, a los jóvenes y a los pensionistas" a "derrotarles para iniciar un nuevo tiempo que dé paso al proceso constituyente" en el que los ciudadanos digan "monarquía no, república federal y solidaria ya". "Es el tiempo de darle la vuelta con el poder de la gente. Somos la izquierda, Izquierda Unida, la dignidad y el corazón de la gente. Y la gente tiene que votar con la memoria y el corazón", exclamó.

Sobre el PSOE, el discurso de Meyer se centró en una pregunta a la candidata Elena Valenciano: "¿Cuándo le vas a decir a la gente que vais a gobernar en Europa con los amigos de Cañete?". La cuestión, que encaja con las denuncias de IU de que socialistas y conservadores no sólo votan el 73% de las leyes juntos en el Parlamento Europeo, también saca a la luz la realidad de los mecanismos de elección del Gobierno de la UE, que es la Comisión.

Y tras recordar por enésima vez que la socialista representa a la socialdemocracia del SPD que pacta con Angela Merkel en Alemania, que forma gobiernos de concentración "en Italia y Grecia y en otros 11 países", Meyer advirtió que en IU nunca se va a "poner de rodillas".

Antes de Meyer intervino Javier Couso, número 7 en la lista y quizá uno de los favoritos de la militancia de Izquierda Unida. Candidato que, si se tienen en cuenta las encuestas, tiene difícil llegar a Estrasburgo, pero que no por ello ha dejado de pelear "pueblo por pueblo, casa por casa" por la candidatura de La Izquierda Plural. "Vamos a llenar las urnas de rebeldía para parar a la Troika y los hombres de negro -dijo- para recuperar lo robado y recuperar el país para la gente. Juntos podemos porque sólo el pueblo salva al pueblo. Vamos a dar una lección que no olvidarán porque la izquierda se ha levantado y vamos a acabar con los recortadores".

Couso: "Vamos a dar una lección que no olvidarán porque la izquierda se ha levantado y vamos a acabar con los recortadores"

Otra de las protagonistas de la campaña, Marina Albiol, también tiró de orgullo porque "a militancia no nos gana nadie" y de nuevo lanzó otro recadito a Iglesias y, ya de paso, a los indecisos: "IU no es un proyecto personal ni personalista. Hace muchos años que decimos que ni en dioses, ni reyes, ni tribunos está el supremo salvador".

La diputada de Les Corts dedicó unas palabras al "señor Botín, Felipe González, Florentino Pérez y el rey", a quienes dijo que "si quieren, pueden votar al bipartidismo. Tanto monta, monta tanto, porque ellos sí les defienden, defienden a los ricos, a los suyos, a los poderosos". A todos ellos les hizo una advertencia: "Que vayan con cuidado, porque cuando IU gane las elecciones se les acabará el chollo. Todos los recursos para los trabajadores y para los pensionistas van a salir del BBVA, de Telefónica y de Iberdrola".

A Albiol le siguió Paloma López, número dos y sindicalista de CCOO, repasó las diferentes luchas de los trabajadores de Coca-Cola, Airbus y Panrico, y reclamó el derecho de las mujeres a decidir por sí mismas, exigiendo una verdadera "política de género", que no se quede "en una cuestión para echarse las cosas en cara", como ha sucedido tras el patinazo machista del candidato del PP.

Cayo Lara, que cerró el acto reivindicando la Europa de la "igualdad, fraternidad y libertad", cargó contra la "herencia de unos y la herencia de otros" y auguró que La Izquierda Plural va a crecer "porque como dijo el subcomandante Marcos, querían enterrarnos y no sabían que éramos semilla".