Público
Público

Cómo el 15-M te cambió la vida (aunque no te lo parezca)

El movimiento de los indignados cumple seis años y su discurso y los problemas a los que apuntaba han seguido marcando la agenda de los medios y los partidos.

Publicidad
Media: 4.21
Votos: 24
Comentarios:

Puerta del Sol de Madrid durante el 15-M en una imagen de archivo. REUTERS/ Paul Hanna

Puede que no te lo parezca, porque en realidad, ninguna de las demandas que enumeró el movimiento 15-M ha sido satisfecha. Pero el aquel movimiento ciudadano espontáneo que hoy cumple seis años consiguió instalar un discurso y señalar unos problemas que han guiado la vida política del país desde entonces.

“No somos mercancías en manos de políticos y banqueros” fue el lema con el que miles de personas salieron a las calles para reclamar más democracia a todos los niveles. Lo cierto es que la crisis económica y su gestión por los gobiernos nacionales, la Unión Europea y autoridades económicas han dejado claro que lo seguimos siendo. Hoy, si cabe, más que en 2011.

Aquella idea coreada en las plazas fue recogida, en parte, por un nuevo movimiento político que hoy es la tercera fuerza parlamentaria del país. Podemos creció tan rápido desde su nacimiento gracias, entre otros factores, al clima instalado años antes por los llamados indignados y su lema “no nos representan”.

Fin del bipartidismo

Seis años después, el turnismo político entre PSOE y PP en el que se había instalado España desde la Transición está más en riesgo que nunca. “Cinco años después, estamos listos para gobernar”, aseguró el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, hace un año, cuando escenificó en la Puerta del Sol junto a Pablo Iglesias, el acuerdo para concurrir juntos a las últimas elecciones generales bajo la marca Unidos Podemos. “Sé que unidos podemos”, concluía el manifiesto “Democracia real ya” con el que se convocó la manifestación que dio origen a la posterior acampada en Sol.

Ambos líderes políticos han hecho suyas en numerosas ocasiones las ideas y críticas que se escuchaban y leían en las pancartas de las plazas, aunque la fórmula de la unidad electoral tuvo como resultado un millón de votos de menos. La idea de aquel “unidos podemos” hoy está presente en los escaños del Congreso, en los medios de comunicación y, por ende, insertada en la sociedad.

Ayuntamientos del cambio: de la calle a las instituciones

 

Las elecciones municipales y autonómicas de 2015 fueron un punto de inflexión en la vida política del país. Los ayuntamientos de varias de las grandes ciudades españolas dejaron de estar controlados por los partidos tradicionales, a los que el 15-M unificó bajo las siglas del PPSOE, y fueron ocupados por las llamadas “candidaturas ciudadanas” o de unidad popular, con concejales o, incluso, alcaldes y alcaldesas que participaron del ciclo de movilizaciones sociales que inauguró el 15-M.

“Hace años era inimaginable lo que está pasando en nuestro país. Yo como activista no sólo no lo podía imaginar sino que no pensaba que fuera posible; no concebía dentro de mi activismo que las instituciones pudieran gestionar y trabajar de otra manera", aseguraba el pasado año Rita Maestre, actual portavoz del Ayuntamiento de Madrid y miembro del colectivo Juventud Sin Futuro, una de las organizaciones más activas del movimiento.

Como Maestre, decenas de diputados ─nacionales y regionales─ y concejales en ayuntamientos proceden de aquellos movimientos sociales, como si hubieran tomado en serio las críticas que el PP de entonces hacía a los indignados cuando acamparon en 2011: “Si quieren cambiar las cosas que monten un partido y se presenten a las elecciones”. Eso hicieron.

Participación ciudadana

La de una “democracia real” era otra de las reivindicaciones centrales de los indignados. Querían participar en la vida política y en las decisiones que afectaban a su día a día y a su futuro sin tener que formar parte de ninguna organización política. En algunos de los llamados ayuntamientos del cambio es la propia ciudadanía la que decide, a través de consultas ciudadanas vinculantes, cómo tiene que avanzar la ciudad en la que viven.

Desahucios: los bancos como culpables

Activistas de la PAH durante una de sus protestas

El 15-M fue germen de muchos movimientos ciudadanos e impulsor de otros ya existentes pero invisibilizados. El de la lucha por el derecho a la vivienda fue uno de los temas que puso sobre la mesa y que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) logró colocar como uno de los principales problemas del país. Su portavoz, Ada Colau, llegó a gozar de tanta popularidad que hoy es alcaldesa de Barcelona.

Ideas como la estafa hipotecaria, la dación en pago o la alternativa habitacional fueron poco a poco ganando terreno en el imaginario colectivo. Muchos ciudadanos dejaron de sentirse culpables de no poder pagar la hipoteca y apuntaron a los bancos como los responsables y estafadores. Diferentes sentencias, como la de las clausulas suelo de las hipotecas, han venido a dar la razón al movimiento ciudadano que colocó el drama de los desahucios en España en primera plana de los medios nacionales e internacionales.

El PP tuvo que aprobar su “decreto antidesahucios”, para contrarrestar ILP de la plataforma, que rechazó en el Congreso. Incluso el PSOE, que durante su gobierno aprobó la llamada ley de desahucios exprés, ha cambiado su discurso y pide paralizaciones de desahucios en según qué casos.

Corrupción: “No hay pan para tanto chorizo”

Un manifestante protesta frente a la sede del PP contra la corrupción.- JAIRO VARGAS

“Estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros… Por la indefensión del ciudadano de a pie”, decía el manifiesto de los indignados. La corrupción entró ese año en el ranking del CIS como uno de los principales problemas. Desde entonces no ha dejado de escalar hasta colocarse, en abril de este año, como la segunda mayor preocupación de los españoles, citada por casi el 45% de los encuestados.

“El no hay pan para tanto chorizo” que clamaban las pancartas se ha confirmado durante estos seis años con cada nueva trama corrupta hasta el punto de que el PP se ha convertido en el primer partido político imputado de la historia. Mariano Rajoy tendrá que comparecer como testigo por la trama Gürtel y el expresidente de la Comunidad de Madrid está en la cárcel como cabecilla de una supuesta organización criminal cuyos tentáculos llegan hasta las grandes empresas constructoras de España. Exactamente lo que denunciaba el 15-M. Pero según el CIS, el PP volvería a ganar las elecciones.

Vigilancia ciudadana

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, y su sucesor y luego presidente de Bankia, Rodrigo Rato, en el banquillo de los acusados durante el juicio por las tarjetas black. REUTERS/Chema Moya

Pero no se trataba sólo de señalar a los culpables, sino también de eprseguirlos. Del 15-M nacieron iniciativas decididas a emprender procedimientos judiciales contra los corruptos. Es el caso de 15MpaRato, una plataforma ciudadana que se financió mediante crowdfunding para interponer una querella contra Rodrigo Rato por el fraude de la salida a bolsa de Bankia, la entidad financiera que tuvo que ser rescatada con dinero público. La querella fue admitida y forma parte del conocido como caso Bankia.

También fue parte activa en el escándalo de los correos de Blesa y en el de las tarjetas black de Caja Madrid. Esta entidad quebrada y rescatada fue durante años nido de escándalos y fuente de saqueo por parte de políticos de todos los colores políticos. por Por eso también fue el objetivo del Tribunal Ciudadano de Justicia, que presentó la mayor querella contra los gestores y consejeros, aunque no prosperó.

El feminismo también tomó las plazas

Una manifestación en  Madrid durante el Día de la Mujer. EFE/Luca Piergiovanni

Otro de los grandes caballos de batalla de aquella mítica movilización fue el feminismo. Con tasas récord de asesinatos machistas en nuestro país, la causa feminista no podía quedar al margen de unas jornadas llamadas a sacudirlo todo.

Las reivindicaciones históricas del movimiento feminista también resonaron en las plazas al grito de la "la revolución será feminista o no será". En cada acampada había una comisión de feminismos en las que se incorporaban al debate público conceptos que apenas había sido tenidos o directamente ignorados. El trabajo doméstico, reproductivo y de cuidados; los vínculos entre capitalismo y patriarcado y la denuncia de los micromachismos tuvieron un lugar central en la protesta y cristalizó también el ciclo movilizador posterior, llegando a los más profundo de la llamada nueva política y, sobre todo, a los medios de comunicación.