Publicado: 24.08.2015 18:48 |Actualizado: 26.08.2015 16:54

Agreden en Madrid a una pareja de homosexuales tras preguntarles si eran "maricones"

El colectivo Arcópoli pide que haya más seguridad para las personas LGTB en la capital.

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5
Comentarios:

MADRID.- El colectivo Arcópoli ha denunciado este lunes una agresión homófoba que tuvo lugar la madrugada del pasado sábado en el centro de Madrid, cuando dos chicos de 25 años fueron increpados y uno de ellos golpeado al grito de "maricones", según un comunicado de esta asociación.

Los agresores, que también tenían la intención de robar a estos dos jóvenes, fueron disuadidos por un viandante que acudió ante la llamada de auxilio de los agredidos.



Cuando los dos chicos volvían a casa abrazados después de tomar algo por Chueca (el barrio gay de Madrid), en la confluencia de las calles Alcalá y Gran Vía, se les acercaron dos personas que, tras preguntarles si eran "maricones", propinaron un puñetazo a uno de ellos.

El mismo sábado, en cuanto el colectivo Arcópoli tuvo constancia de la agresión, atendió a una de las víctimas y le animó a poner una denuncia, que, según ha explicado, ha interpuesto hoy en el complejo policial de Moratalaz.

Arcópoli ha insistido en la necesidad de un plan de choque con las administraciones local y autonómica para frenar "el incremento en la inseguridad" de personas LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) en el centro de Madrid.

"La mayoría se producen en las inmediaciones de Chueca, cuando las parejas del mismo sexo siguen visibilizándose de forma espontánea, pero sin estar ya en el barrio", ha señalado.

Cabe recordar que el pasado 17 de agosto se produjo otra agresión de este tipo también en la capital, concretamente en Alcalá de Henares. Entonces un grupo de neonazis agredieron e insultaron a varios jóvenes homosexuales dentro de uno de los locales de la ciudad al grito de "maricones". En este caso no hubo denuncia, pues los neonazis fueron expulsados del bar y los jóvenes LGTB, lejos de acobardarse, continuaron bailando.