Público
Público

CIBERACOSO Amnistía Internacional presiona a Twitter para evitar abusos machistas y pone en marcha su particular 'Patrulla Troll'

En un esfuerzo por presionar a la compañía para que sea más transparente, la ONG exige saber cuántas denuncias sobre acoso recibe Twitter y qué medidas concretas toma para evitarlo. Según esta organización, la popular red social tiene un serio problema de transparencia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La aplicación Twitter en la pantalla de un teléfono móvil. / REUTERS

Si no se conoce la magnitud real de un problema, es complicado proponer soluciones efectivas. Bajo esa premisa, Amnistía Internacional está lanzando varias iniciativas para tratar de atajar el problema del acoso público en la plataforma Twitter. Un reciente informe de la ONG, publicado justo cuando la compañía cumplía 12 años, denunciaba cómo las mujeres son un blanco preferente de abuso en Twitter.

Amnistía afirma que “el derecho de las mujeres a expresarse libremente es silenciado rutinariamente por el abuso tóxico en la plataforma”, un acoso que, además, “se agrava para las mujeres pertenecientes a minorías raciales, étnicas o religiosas, para las mujeres con discapacidad, o para mujeres lesbianas, trans y bisexuales y, en general, personas que no se ajustan a las normas de género de hombres y mujeres”.

A juicio de esta organización, “Twitter no está haciendo lo suficiente para controlar este abuso”, dado que, para empezar, no informan del número de denuncias de abuso contra las mujeres en su plataforma ni indica cómo responde a esas denuncias.

Por eso, Amnistía ha creado la ‘Patrulla Troll’, un llamamiento a los usuarios para que denuncien abusos y casos de acoso en esta red social bajo el hashtag #ToxicTwitter. Así, la ONG hace un llamamiento a los usuarios en busca de voluntarios “para encontrar y analizar tuits potencialmente abusivos dirigidos a mujeres periodistas, activistas y políticas”, de modo que puedan encontrarse patrones en los tuits tóxicos y crear un algoritmo para detectar automáticamente esos mensajes dañinos.

Decálogo para Jack Dorsey

Asimismo, la ONG ha reaccionado al llamamiento del fundador de la popular red social Twitter, Jack Dorsey, que se comprometía hace poco a “apoyar a las mujeres de todo el mundo para conseguir que se escuchen sus voces” -así como a, y publica una completa lista sobre lo que Twitter debería saber para abordar el problema del acoso en la red social, escrita por la investigadora de la ONG Azmina Dhrodia.

Según esa lista, la ONG alerta a la compañía de que los abusos en Twitter pueden ser “terroríficos” y hacen que las mujeres puedan sentir miedo por su integridad física. Además, muchos de los ataques registrados contra las mujeres se refieren a facetas muy concretas de su identidad, con componentes racistas, LGBTI fóbicos o por causa de una discapacidad.

Otro objetivo preferente de los ataques son aquellas mujeres que pertenecen a la esfera pública –celebridades- o que simplemente “hacen oir su voz” –periodistas, columnistas, escritoras, cineastas, etc-, y dada la magnitud de ciertos ataques existe el riesgo de autocensura. Amnistía Internacional se queja de que “Twitter parece no interpretar de manera coherente de sus normas e incluso llega a no dar ninguna respuesta a los insultos”.

Pese a todo, la ONG valora la fuerza potencialmente organizativa de Twitter. “Las mujeres quieren esta en Twitter”, afirma, y al mismo tiempo pide a la compañía que actúe “ya” y que desarrolle medidas concretas y urgentes para “ser fiel a sus valores”.

El pasado mes de octubre, el propio Dorsey reaccionaba a una campaña de boicot contra la red social bajo la denominación de #WomenBoycottTwitter, cuando algunos usuarios protestaron por la decisión de la compañía de suspender la cuenta de la actriz Rose McGowan, la cual acusaba desde su perfil al productor de cine Harvey Weinstein de haberla agredido sexualmente. La compañía alegó entonces que uno de los tuits de McGrowan era “inapropiado” al incluir un número de teléfono privado. El fundador de Twitter prometía mejorar las herramientas de Twitter contra el acoso. Otra vez.

Twitter se defiende

Desde la compañía aseguran a Público que existen muchas medidas concretas que Twitter ha puesto en marcha, al menos desde el pasado año, para luchar contra el acoso que pueda darse en el seno de su plataforma. Así, destacan sus cambios en las políticas de uso que tuvieron lugar en diciembre para ampliar las medidas de bloqueo o restricción a cuentas en las que se promuevan abusos y comportamientos de odio, que incluyen por ejemplo la suspensión permanente. 

Se trata de una medida que culmina una serie de modificaciones para hacer de esta plataforma un lugar más seguro frente a ataques de terceros. Y recuerdan las modificaciones implementadas para hacer más fácil y efectivo el proceso de denuncia contra una cuenta desde la que se acose o difame, entre otros ataques.

Se trata sólo de algunos ejemplos de la treintena de medidas que Twitter ha puesto en marcha para tratar de frenar los abusos por parte de usuarios en su plataforma. La jefa legal de la compañía, Vijaya Gadde, se mostró contraria a la postura de Amnistía Internacional al considerar que "la afirmación de que Twitter no está conscientemente comprometido con los temas de derechos humanos es una representación injusta no sólo de los hechos, sino también del espíritu de nuestros equipos y la misión central de la empresa".

Tras mostrarse “de acuerdo con muchas de las recomendaciones contenidas en el informe de Amnistía Internacional”, Gadde destacó que "varias de las propuestas representan trabajos ya finalizados o en curso en Twitter". "Esperamos contar con un compromiso constructivo continuo con Amnistía Internacional y otros para encontrar soluciones reales y duraderas para garantizar que las mujeres estén más seguras y se sientan más seguras en línea", concluye, en un comunicado.