Publicado: 23.11.2015 21:27 |Actualizado: 24.11.2015 12:04

España lastra los objetivos de reducción de emisiones de la UE

Nuestro país, uno de los seis más contaminantes de la Unión Europea, es de los pocos que siguen incrementando sus emisiones de gases de efecto invernadero. Entre 1990 y 2014, aumentó sus emisiones un 12%, mientras que el conjunto de Los 28 las redujo un 24,4%

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5
Comentarios:
Boina de contaminación sobre Madrid. EFE (Archivo)

Boina de contaminación sobre Madrid. EFE (Archivo)

MADRID. -En una tendencia europea de reducción de emisiones y a escasos días de que comience en París la cumbre mundial que debe acordar un pacto para frenar el cambio climático, España se ha convertido en un lastre. Según un informe publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente, nuestro país es, de lejos, el que más está dificultando la meta de reducción de emisiones de la Unión Europea, que se ha marcado como objetivo una rebaja de sus gases de efecto invernadero del 40% para el año 2030.

Aunque los últimos datos oficiales que existen sobre emisiones corresponden a 2012, el estudio hace un cálculo aproximado de las que se produjeron en 2014 recogiendo las propias estimaciones elaboradas por cada Estado miembro y remitidas a la Comisión Europea a finales de julio de este año.

Mientras que el conjunto de la UE consiguió el año pasado reducir sus emisiones contaminantes (principalmente dióxido de carbono, metano y óxido nitroso) un 24,4% desde 1990 (año de referencia para el Protocolo de Kioto), España no sólo no contribuyó al esfuerzo general, sino que aumentó las suyas en un 12%.

No es el único país que incrementó sus gases contaminantes. Portugal, Irlanda, Chipre y Malta también lo hicieron, estos dos últimos en un porcentaje bastante superior al de España (59,1% y 37,1%, respectivamente) pero su repercusión sobre el total europeo no tiene comparación. Para hacerse una idea, en términos absolutos, entre todos no llegan ni a la tercera parte del incremento que se ha producido en en nuestro país.

España, junto a Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Polonia, es uno de los Estados europeos que más contamina. Sólo estos seis países son responsables del 70% del total de emisiones de la UE, así que su peso es considerable. Pero la tendencia que sigue nuestro país está en las antípodas del resto de sus compañeros de grupo: aunque los citados son los países europeos que más contribuyen a la acumulación de gases en la atomófera, al menos todos ellos encabezan también la lista de los que más han conseguido reducir sus emisiones, algunos de manera muy notable, como Reino Unido, que lo hizo en un 34,9%, o Alemania, en un 27,1%. Todos menos España, a la cola de Los 28, que computó un aumento de 34,8 millones de toneladas equivalentes de CO2.

"Los datos son la demostración palpable de que las políticas contrarias a las energías renovables llevadas a cabo por nuestro país producen un resultado tangible de retroceso en la lucha climática. Estos datos son un aval nefasto para el Gobierno español de cara a la COP21 de París", señala Ecologistas en Acción en un comunicado.



Incremento de uso del carbón

El informe de la Agencia europea, que cifra en un 1,1% el aumento de las emisiones españolas con respecto a un año antes, refleja que el principal motivo del aumento viene dado por un cambio en la mezcla de combustibles para la generación energética, sobre todo por el mayor uso del carbón y del gas natural, a pesar de que la demanda de electricidad bajó en estos años.

El estudio también refleja un aumento generalizado en el uso de energías renovables en toda Europa. En este sentido, nuestro país se encuentra entre los siete países europeos en los que la eólica supone más del 10% del total de energía generada en el país. Sin embargo, el consumo en España de energías limpias se deteriora. Mientras la demanda de las renovables ha subido en la mayoría de los Estados miembros, España forma parte de un reducido listado, junto a Hungría, Holanda y Eslovaquia, donde el consumo ha bajado, concretamente un 1% en 2014. Para 2020, España deberá cubrir al menos un 20% de su demanda energética con renovables si quiere cumplir con la directiva europea establecida.

Ecologistas en Acción, no obstante, advierte de que la contabilidad oficial de emisiones excluye las generadas por el tráfico aéreo y marítimo internacional, así como las derivadas del comercio internacional. "Si se contabilizaran las emisiones debidas a los productos importados y consumidos en su territorio, la llamada 'huella de carbono' es posible que la Unión Europea aumentara sus emisiones en lugar de reducirlas", señalan.