Publicado: 26.11.2015 19:36 |Actualizado: 28.11.2015 16:17

La lucha contra el cambio climático desde el ámbito local

Nace en Barcelona el Movimiento por la Justicia Climática para promover la marcha mundial del clima. Una nueva plataforma que reúne a cerca de 60 organizaciones y quiere plantear alternativas “radicales” al actual modelo socioeconómico que permitan reducir las emisiones

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Primer foro celebrado por el Movimiento de Justicia Climática en Barcelona el pasado 21 de noviembre. PEPA VIVES

Primer foro celebrado por el Movimiento de Justicia Climática en Barcelona el pasado 21 de noviembre. PEPA VIVES

BARCELONA. -La lucha contra el calentamiento del planeta tiene una cita ineludible a partir del día 30 en París. La Cumbre del Clima de Naciones Unidas, que se alargará durante casi dos semanas, se plantea como la última oportunidad para lograr un acuerdo global y vinculante para la reducción de emisiones de dióxido de carbono, pero grupos ecologistas ya han lamentado que sus objetivos son claramente insuficientes. Y sea cuál sea el resultado final, la batalla para hacer frente al cambio climático también se desarrollará a escala local. Con esta última pretensión, hace pocas semanas se constituyó el Movimiento por la Justicia Climática en Catalunya, que agrupa ya a cerca de 60 movimientos sociales, ecologistas, partidos políticos y sindicatos, además de personas a título individual.

El movimiento se presenta como una red ciudadana que tiene como objetivos plantear alternativas viables al actual modelo socioeconómico y presionar a los gobiernos para que
adopten medidas “radicales y necesarias” para afrontar el cambio climático. Su portavoz,
Anna Pérez, afirma a Público que la plataforma se convertirá en un movimiento estable, para ir más allá de lo que se decida en la Cumbre de París.

“De lo que se trata es de plantear alternativas que si se impulsaran servirían para avanzar
hacia un mundo con menos emisiones. Hablamos de cuestiones como el autoconsumo o
la autogeneración energética
, por ejemplo. La clave es relocalizar la economía e ir hacia
un cambio en los modelos de producción y consumo actuales”, añade Pérez. La plataforma está convencida que la cumbre de las Naciones Unidas no evitará que el planeta siga “amenazado”.

Partidos como Barcelona en Comú, la CUP e ICV, sindicatos como CCOO y movimientos y organizaciones ecologistas como Aigua és Vida, Ecologistes en Acció, Depana o Greenpeace se integran en una red que se estrenó en sociedad el pasado sábado día 21, con la celebración de un foro en Barcelona sobre alternativas socioeconómicas enmarcadas en el territorio catalán que sirvan para frenar el cambio climático. A la jornada asistieron unas 100 personas y se plantearon cuestiones de energía, soberanía alimentaria, agricultura movilidad sostenible o urbanismo.

La siguiente cita de la plataforma será este domingo, con la Marcha Mundial por el Clima, que se desarrollará en multitud de ciudades de todo el planeta y que por segundo año consecutivo llegará a la capital catalana. Pérez está convencida que la movilización superará las 2.000 personas del año pasado, básicamente por la mayor coordinación de las personas y colectivos implicados tras la creación del Movimiento por la Justicia Climática y por el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, que promueve el acontecimiento.



Suprimir el comercio de emisiones

La red catalana se inscribe en el movimiento global contra el cambio climático y en su manifiesto fundacional plantea cinco reivindicaciones fundamentales: que exista un compromiso firme de los países para una reducción drástica y ambiciosa de las emisiones de gases con efecto invernadero, añadiendo que la solución pasa por un mundo basado “al 100% en fuentes de energía renovables”; que la distribución de emisiones esté regida por el principio de equidad, con el reconocimiento de la responsabilidad histórica de ciertos países en la situación actual; la supresión del comercio de emisiones, ya que es un mecanismo financiero que permite pagar para emitir más de lo establecido; garantizar el derecho de todas las personas a un medio ambiente sano y a la soberanía de los pueblos sobre el acceso sostenible a los recursos naturales; y, finalmente, fijar “sanciones severas” en caso de incumplimiento de las políticas y acuerdos sobre el cambio climático.

Una de las prioridades de la plataforma es presionar a las administraciones públicas para que adopten medidas concretas y urgentes y, de momento, la red se ha reunido con representantes del Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Catalunya y la Diputación de Barcelona, básicamente para presentarse y exponer sus puntos de vista.

De entre estas instituciones, ha sido el consistorio presidido por Ada Colau el que se ha sumado más rápidamente a las reivindicaciones y ha ofrecido apoyo logístico y de difusión a la Marcha Mundial por el Clima del domingo, de la que se podido ver banderolas de promoción en la ciudad.