Público
Público

"Me llamaban 'puta' continuamente y me tenían aterrorizada"

Una joven denuncia que sufrió acoso sexual de un educador en el centro de menores Hogar San José de Vigo, investigado ya por malos tratos.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6
Comentarios:

Imagen de la fachada del Hogar de San José de las Hermanas de la Caridad de Vigo. /GOOGLE

Una joven de 19 años que estuvo interna en el Hogar San José de Vigo, un centro de acogida de menores en riesgo de exclusión concertado con la Xunta de Galicia y sobre el la Fiscalía de Menores ha abierto una investigación por presuntos malos tratos a los niños, ha acusado a las monjas y cuidadores de hechos similares y, en concreto, de haber sufrido acoso de carácter sexual por parte de uno de los monitores.

María Jesús V.A. ingresó en el Hogar San José en enero del 2014, con 14 años de edad, y permaneció allí en régimen interno durante seis meses. En una carta manuscrita a la que ha tenido acceso este diario, asegura haber “sufrido amenazas por parte de la directora” por recriminarle su actitud por pegar y arrastrar por el suelo a un niña de siete años, y por “pegarle un bofetón” y “arrastrar por los pies” hasta su habitación a otro pequeño.

“Presencié en ese tiempo abusos como atar a los niños y niñas a las patas de las sillas”, así como “insultos, amenazas y faltas de respeto”, explica en la carta. “Me trataban continuamente con la palabra ‘Puta’, y delante de mí a una de las niñas (...) le decían que era una puta por su forma de vestirse”, añade. “A una de las niñas le dijeron un día: ‘Vas a ser una puta como tu madre”.

María Jesús acusa directamente a uno de los cuidadores de entrar habitualmente en su habitación sin llamar a la puerta, “pillándome en una oportunidad en ropa interior”, e incluso tratar de entrar en el baño obligándola “a cerrar la puerta por dentro”. “Me miraba de pies a cabeza de una forma muy rara que me tenía atemorizada y amenazada desde el punto de vista sexual”, denuncia. Ese mismo educador, en la versión de la denunciante, obligó a otra adolescente “a desnudarse delante de él”.

La directora solía amenazarme con enviar partes negativos  al departamento de menores

“Recuerdo también que Sor María Ángeles Oviedo solía amenazarme con enviar partes falsos negativos al departamento de Menores de la Xunta de Galicia (...) Me dijo que me quedara allí hasta los 18 años porque después me darían una paga y a ella un dinero por tenerme tantos años allí”. Oviedo es la directora del centro, y ante las llamadas de Público para contrastar las informaciones relacionadas con el Hogar San José, derivó a los servicios de comunicación de la Consellería de Política Social de la Xunta cualquier explicación al respecto.

Las denuncias de María Jesús, cuyo abogado interpuso hoy la denuncia en el juzgado de guardia de Vigo con copia a la Fiscalía General del Estado, se suma a la de varios adolescentes usuarios del centro que denunciaron el año pasado malos tratos y vejaciones verbales similares en un vídeo grabado por un psicólogo forense. Ese vídeo obra desde hace meses en poder de la Fiscalía y de la Consellería, que dirige el ex alcalde de Ferrol José Manuel Rey Varela, junto a un informe pericial que otorga veracidad a lo expresado por los chicos y chicas que participaron en la sesión.

A raíz de que Público informara sobre la existencia de esa grabación, varias personas han corroborado los hechos. Primero, un trabajador social que realizó prácticas en el Hogar de San José en el año 2006, que aseguró que en su día puso en conocimiento de sus superiores que había sido testigo de numerosas situaciones de maltrato físico y psicológico por parte de monjas y educadores: desde patear a los críos y elaborar las comidas con alimentos caducados y en mal estado, hasta aterrorizar y golpear a un pequeño de cinco años que padecía incontinencia urinaria. Ese trabajador citó el nombre del educador que menciona María Jesús V.A. como su acusador sexual como “el más temido” por los internos que estaban a su cargo.

Además, en noviembre pasado, Manuel V.C, quien estuvo interno los fines de semana en el centro entre 1995 y 1998, de los 10 a los 13 años, confirmó en declaraciones a Público haber sufrido palizas y vejaciones junto a sus dos hermanos pequeños.

Tanto el citado trabajador social como Manuel V.C. y sus hermanos han declarado voluntariamente ante el fiscal de Menores de Vigo, que todavía, pese al tiempo transcurrido, no ha concluido su instrucción.

El caso ha adquirido relevancia internacional 

Existen denuncias por maltrato en el Hogar San José ante la policía y los juzgados y partes médicos de niños heridos que las corroboran desde el año 2013. El caso también ha tenido trascendencia internacional, dado que varios de los menores tienen doble nacionalidad uruguaya y española, lo que ha provocado que el consulado de Uruguay en Vigo exigiera explicaciones a la Xunta.

Desde que Público se hizo eco de la situación, varios menores que la denunciaron han sido represaliados por la Xunta, trasladados a centros de otras ciudades distintas a aquellas en las que residen sus padres, viendo reducidos los horarios de visita a sus familias o amenazados con que nunca volverán a verlas.

El Hogar San José funciona en régimen concertado con la Xunta. No se trata de un centro de reinserción de menores que hayan cometido delitos, sino de una casa de acogida para niños y niñas cuyas familias no pueden mantenerlos o atenderlos adecuadamente por falta de recursos económicos. La Xunta tutela en la actualidad a unos 1.500 menores, la mayoría de los cuales residen en régimen interno, de fin de semana o de día en centros privados concertados o en centros públicos gestionados por empresas o fundaciones. El Gobierno autonómico abona a cada centro entre 1.500 y 3.000 euros mensuales por menor, en función del régimen de acogida al que esté sujeto.