Público
Público

Todos los partidos piden al Gobierno que financie un plan para las personas sin hogar

La iniciativa del Congreso, que parte de una Proposición No de Ley del Grupo Socialista, surge tras el "nulo efecto práctico" de la Estrategia Nacional para este colectivo aprobada en 2015 sin dotación económica.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:

Un manifestante sujeta una pancarta donde se lee "TECHO PARA TODOS" en la protesta convocada por la plataforma "Nadie sin Hogar" por el derecho a la vivienda, en el centro de Madrid, España, 26 de noviembre de economía 2015. REUTERS / Paul Hanna

Cuando una persona pierde su trabajo dice que le han echado a la calle. Y cuando una persona pierde su casa dice que se ha quedado en la calle. Lejos de tratarse de una metáfora, estas expresiones empezaron a cobrar sentido literal a raíz de los primeros brotes de la crisis, que han hecho de la calle el hogar de muchos españoles. Las llamadas personas sin hogar o sin techo ya no son ciudadanos de clase baja, sin estudios y sin apoyos familiares, como se podría deducir de la imagen que se tiene de este colectivo. Entre las más de 30.000 personas que viven en las calles de nuestro país, cada vez hay más ancianos, más jóvenes, más universitarios y más ciudadanos que tienen un empleo cualificado. Lo refleja la Estrategia Nacional Integral para las Personas Sin Hogar 2015-2020 (ENI-PSH) aprobada hace dos años, un documento que plantea cinco líneas estratégicas (prevención, sensibilización, seguridad, restauración del proyecto de vida y mejora de la información) para erradicar este problema pero que no está dotada económicamente ni establece medidas concretas.

Es por ello que el Congreso ha pedido este jueves al Gobierno que elabore un Plan de Atención Integral a las personas sin hogar antes de que acabe el año. Un plan que tenga dotación presupuestaria y desarrolle las propuestas de la Estrategia Nacional. La petición, que figura en la enmienda transaccional presentada por todos los grupos parlamentarios a la propuesta no de ley del PSOE, fija una evaluación a 31 de diciembre de 2018 que se presentará ante la Comisión para que determine qué políticas se tienen que desarrollar en el futuro. "El objetivo es que un grupo de trabajo formado por representantes de las comunidades autónomas, entidades locales y del Tercer Sector plantee acciones concretas que se tengan en cuenta en los Presupuestos de 2018", ha explicado a Público la diputada socialista que ha defendido la PNL, Elvira Ramón. Además, como solicitó Ciudadanos, el Gobierno trasladará al Instituto Nacional de Estadística (INE) la necesidad de realizar una nueva encuesta sobre personas sin hogar, que contemple también el muestreo de personas sin hogar que duermen en la vía pública.

La Fundación RAIS, especializada en personas sin hogar, ha trasladado propuestas a todos los grupos y celebra que la primera propuesta específica dirigida a este colectivo haya sido aprobada por unanimidad, pero recuerda que una PNL no obliga al Gobierno a nada. El director general de la entidad, José Manuel Caballol, ha anunciado a Público que la Fundación "seguirá en contacto con todos los grupos para que se incorpore una enmienda a los Presupestos que garantice la dotación económica del plan".

33.000 personas sin hogar en España

La calle es la casa de entre 27.500 y 33.000 personas, según el INE. Aunque si tenemos en cuenta que hay un 10% de personas sin hogar durmiendo en espacios públicos que no son localizadas por los recuentos, como esgrime la ENI-PSH, el intervalo sería de 30.250-36.300 personas sin hogar, con una media, por tanto, de 33.2759 ciudadanos. Aunque los datos del INE son de 2012 —de modo que no reflejan los últimos años de la crisis— ya detectan un aumento de las personas sin hogar mayores de 45 años, que pasaron de suponer el 29% en 2005 al 42,5% en 2012. El número de jóvenes en la calle ha descendido en este tiempo (del 29,5% al 19,3%) pero la ENI-PSH señala que cuando se observan los recuentos nocturnos se detecta un aumento de jóvenes. Es difícil contabilizarlos porque los menores de 29 años no suelen acceder a los recursos disponibles para este colectivo y evitan los albergues pero en Madrid, por ejemplo, suponían el 9,1% del total en 2009 y en 2014 eran ya el 11%.

La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España (EAPN) considera que "la ejecución de medidas nacionales" en este ámbito es complicada porque el Estado no tiene competencias directas sobre vivienda. Por ello, recomienda "complementar las políticas de acceso a un hogar con otras políticas sociales, de empleo y educativas" que garanticen "la inclusión social de los sectores de la ciudadanía más empobrecidos y vulnerables". 

De hecho, casi la mitad de las personas sin hogar vive en la calle a raíz de perder su trabajo pero el 26% lo está porque no ha podido hacer frente al pago de su hipoteca o alquiler. Este colectivo se ha duplicado desde 2005 y es que el fenómeno del "sinhogarismo", como lo llaman los expertos, afecta también a personas que sí tienen empleo. Entre los ciudadanos sin hogar que trabajan, hay más directivos, técnicos o profesionales (eran el 2,1% en 2005 y en 2012 subieron al 7,8%), más administrativos, comerciales o empleados del sector servicios (en 2005 eran el 11,3% de las personas sin hogar que trabajaban y en 2012 el porcentaje se elevó al 43,4%) y más trabajadores cualificados en los sectores agrario o industrial (eran en 2005 el 10% y en 2012 el 30%). Por otra parte, el porcentaje de universitarios viviendo en la calle bajó en el caso de los hombres (de un 14,4% en 2005 a un 12,3% en 2012) pero aumentó en el de las mujeres, que pasaron de ser el 6,6% al 9,9%.

El 'Housing First' consiste en facilitar viviendas accesibles y con carácter permanente a quienes se encuentran en peor situación

Otro de los aspectos que destacan los expertos es la "cronificación" del problema. Las personas que en 2005 llevaban menos de seis meses en la calle eran el 30,1% y en 2012 ese segmento descendió un tercio hasta el 19,9%. En cambio, aumentaron todos los demás intervalos de más de seis meses y los que superan los tres años eran el 37,5% y se incrementaron hasta el 44,5%.

Es decir, cada vez menos gente reconduce su situación aunque no es de extrañar porque, según el INE, el número de personas sin hogar que carecen de cualquier tipo ingreso (ni siquiera prestaciones ni ayudas de ningún tipo) aumentó en más del 97%: eran el 0,6% del total en 2005 y el 19,6% en 2012. En el caso de las mujeres, el crecimiento fue especialmente drástico: si en 2005 había un 23,3% de mujeres sin hogar que ingresaban dinero por su trabajo, en 2012 se redujo casi un tercio, hasta al 8,8%.

Para este grupo de personas sin hogar que no recibe ninguna ayuda, tanto RAIS como EAPN proponen modelos innovadores como el Housing First, que consiste en facilitar viviendas accesibles y con carácter permanente a quienes se encuentran en peor situación. Este plan se puso en marcha en Estados Unidos en 1990 y ha conseguido reducir en un 30% entre 2005 y 2007 el número de personas sin hogar, según la Fundación RAIS, que señala también que la Comisión Europea ha impulsado pruebas piloto de este modelo en Amsterdam, Budapest, Copenhague, Glasgow y Lisboa. Esta asociación sin ánimo de lucro puso en marcha en 2015 un programa de este tipo llamado Hábitat.