Publicado: 13.09.2016 20:05 |Actualizado: 13.09.2016 23:15

Una revista del CSIC cuestiona la
utilidad del feminismo actual

El último número de la publicación Arbor, sostenida con fondos públicos, tacha de "tópicos reiterados ad nauseam" conceptos como la 'discriminación' o el conocido 'techo de cristal'.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
Portada de la revista Arbor que ha generado la polémica.


MADRID. -La revista Arbor, una publicación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sostenida con fondos públicos, ha levantado las ampollas de la comunidad científica.

Su último número, un monográfico sobre el feminismo, dedica una serie de artículos a cuestionar la utilidad y la necesidad del mismo (citando como referencia textos de la iglesia católica y el Papa) o incluso tildando de “manidos” y "tópicos reiterados ad nauseam" algunos conceptos como la discriminación o el conocido “techo de cristal”.

¿Hay mujeres más allá del feminismo? De la lucha por la igualdad al transhumanismo/posthumanismo, como se titula el monográfico, pone también en entredicho las teorías de otras investigadoras del CSIC o el sentido de que existan agrupaciones como la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas o la Comisión Mujeres y Ciencia del CSIC, de la que, paradójicamente, el propio director de la revista forma parte.



“¿Hay alternativas? ¿Tal vez solo construir un mundo de y para mujeres? ¿Hay mujeres más allá de tantos feminismos? Y ¿qué papel deben jugar los varones en el siglo XXI? La discusión está sobre el tapete… ¿No será que en la sociedad liberal, altamente competitiva, la cuestión debería plantearse de otro modo, en otros parámetros? Ya no tiene sentido, a pesar de su diversidad, enfrentar hombres y mujeres, en una actitud maniquea cada vez más superada”, dice el texto de apertura, escrito por la catedrática en la Universidad de Sevilla María Caballero Wangüemert, coordinadora también del resto de artículos.

La revista Arbor, especializada en el ámbito de las ciencias sociales y humanas, es una de las publicaciones de mayor referencia a nivel nacional e internacional y una de las pocas que están indexadas, lo que quiere decir que se puede consultar a través de prestigiosas webs científicas como Web of Science (Thomson-ISI) y SCOPUS.

Críticas e indignación

Un grupo de investigadoras e investigadores del CSIC ha hecho pública una carta denunciando el caso y pidiendo, a través de la plataforma Change.org, que se retire el número.

“Desde el título escogido hasta el contenido de sus artículos, es una auténtica ofensa para las personas que nos dedicamos a hacer ciencia en este país y pone en entredicho la trayectoria y la calidad científica de Arbor y del CSIC, además de constituir una provocación evidente para las feministas y un insulto para la ciudadanía que paga con sus impuestos las investigaciones, revistas y herramientas de divulgación de la ciencia pública”, señala la misiva.

Este grupo de investigadores denuncia, además, que en el monográfico se ha invitado a colaborar a “autoras escasamente acreditadas y que no cuentan con publicaciones previas en el ámbito de los estudios de género y feministas”. Aseguran que no ha pasado “los sistemas de evaluación por pares” y que “no cumple con los filtros de calidad científica”, incluyendo “errores de citación, expresiones burdas y coloquiales”, además de carecer de “cualquier argumentación sólida”.

“La conclusión más obvia a la que conduce la lectura de este número es que esta es una muestra más de cómo los sectores más reaccionarios de la sociedad, especialmente las alas más conservadoras del Opus Dei, están copando ámbitos de decisión política y científica y, en este caso, empleando instituciones, revistas y recursos públicos para transmitir su mensaje antifeminista y homófobo”, zanjan.

"Libre expresión"

En declaraciones a Público, fuentes del CSIC han defendido la publicación argumentando que el organismo "garantiza la libre expresión, el diálogo y el intercambio de ideas para favorecer el avance continuo del conocimiento", y aclara que cuenta para ello con un consejo de redacción y un consejo asesor que valoran los temas de publicación.

No obstante, el ente científico ha querido distanciarse de la línea del último número de su revista. "Las hipótesis y opiniones de las autoras recogidas en esta publicación no definen en ningún caso la actuación del CSIC en materia de igualdad de género. La difusión que hace la revista no debe entenderse como criterios de un órgano público, sino como la expresión de una opinión o un conjunto de opiniones de sus autores", señala.