Publicado: 27.09.2016 07:48 |Actualizado: 27.09.2016 07:48

Villa Chaboya, la casa del cónsul alemán asesinado por Queipo de Llano, ocupada para evitar su ruina

Otto Engelhardt sería fusilado en 1936 por su oposición al régimen de Hitler. Villa Chaboya, la casa en la que vivió en San Juan de Aznalfarache (Sevilla), se encuentra en estado total de abandono. La ocupación de este lugar por parte de varios grupos memorialistas, el pasado domingo, ha retomado su urgente necesidad de protección.

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 12
Comentarios:
Ruinas de Villa Chaboya con la exposición el ADN de la Memoria.- NEIL M. MONTGOMERY

Ruinas de Villa Chaboya con la exposición el ADN de la Memoria.- NEIL M. MONTGOMERY

SEVILLA.- 14 de septiembre de 1936. El que fuera cónsul alemán Otto Engelhardt de 1903 a 1919 es fusilado ante las tapias del cementerio de San Fernando en Sevilla. Nunca aceptaría, desde su residencia en España, el régimen de Adolf Hitler y así lo hizo saber mandando a su tierra todas las condecoraciones recibidas. Dejaría huérfanos a dos hijos, Conrado y Otto en la casa que había construido a principios de siglo en el municipio de San Juan de Aznalfarache, Villa Chaboya. Ochenta años después de su muerte, su residencia va cayendo lentamente ante la dejación de las administraciones.

Ni un sendero permite ya el acceso. Devorada por árboles, un sinfín de rastrojos, apenas con rejas en sus ventanas, la casa de Otto Engelhardt pide auxilio y no sólo buenas palabras de la clase política. La ocupación, llevada a cabo el pasado domingo por parte de cinco asociaciones memorialistas y casi un centenar de personas, resalta la urgente necesidad de luchar por este espacio simbólico para la memoria en Andalucía.



En un estado lamentable

"Mi familia estuvo obligada a vivir con ellos unos días para el disfrute de estos alemanes que venían a reírse a la casa de mi bisabuelo”

Su bisnieta, Ruth Engelhardt, asalta los escalones derruidos de la entrada para acceder a la que un día fue la casa de los suyos. “Mi familia decidió venderla en 1984 y da mucha tristeza pensar en lo que la han convertido”, aclara. Entre los recuerdos más amargos, no olvida la desagradable ocupación que hicieron de la vivienda un grupo de aviadores de la Legión Cóndor tras el asesinato de Otto. “Llegaron hasta Villa Chaboya y mi familia estuvo obligada a vivir con ellos unos días para el disfrute de estos alemanes que venían a reírse a la casa de mi bisabuelo”.

Perseguido por la Gestapo

Los encendidos artículos en el Liberal de Sevilla fueron el detonante final para que Otto se convirtiera en enemigo del nuevo régimen militar. Tras haber dejado el cargo de cónsul, decidió escribir en 1932 su obra 'Adiós Deutschland', lo que obligó a la Gestapo a elaborar informes sobre las rutinas diarias de Engelhardt. “Hay mucha documentación de la policía alemana sobre Otto y quedaría ya señalado para que fuera fusilado en Sevilla”, afirma Ruth.

En el manifiesto, leído en la ocupación de las ruinas de su antigua casa, Ruth insistiría en que Villa Chaboya “se encuentra catalogada en un nivel de protección total y sólo es posible realizar obras de consolidación y embellecimiento según Cédula Urbanística emitida por el propio ayuntamiento de San Juan pero actualmente se encuentra en un estado de abandono lamentable”. La compra en el año 2007 por parte de la empresa Hijos de Terrats Construcciones no le ha obligado, en ningún momento, a cumplir con los parámetros fijados para este tipo de inmuebles. “Sólo quieren que la casa se caiga a pedazos que pase el tiempo y que la única solución sea su demolición”, apunta Ruth.

Salvaguardar la vivienda haciendo turnos

Raúl Sánchez, miembro de la Plataforma para la Recuperación de la Memoria Histórica de San Juan, declara sin tapujos “estar dispuesto a crear pequeñas brigadas para la vigilancia de este importante espacio”. A través de la organización de turnos frenarían el deterioro de esta vivienda que podría ser declarada Lugar de la Memoria en poco tiempo. “El ayuntamiento ya prometió a Ruth en el año 2014 que se haría una expropiación forzosa pero ya han pasado más de dos años”, aclara. La catalogación como Bien de Interés Cultural sería una de las medidas imprescindibles para salvaguardar el inmueble. “Si el ayuntamiento no actúa de oficio, tendremos otro espacio perdido y no vamos a permitirlo”, sentencia Sánchez.

Ruth Engelhardt y Raul Sanchez en la lectura del manifiesto.- NEIL M. MONTGOMERY

Ruth Engelhardt y Raul Sanchez en la lectura del manifiesto.- NEIL M. MONTGOMERY

Ante la respuesta del ayuntamiento, Ruth destaca que la “relación siempre ha sido abierta y fluida” pero apenas sin resultados desde la inauguración en 2012 de una plaza en el barrio del monumento de San Juan con el nombre de su bisabuelo. La otra placa que recuerda la labor de Otto se encuentra en trámite para su colocación en una sala del Parlamento Andaluz.

La posición de las administraciones

En conversaciones con Público, el ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache, gobernado por el PSOE, ha señalado que “el expediente de expropiación forzosa se encuentra en proceso desde hace tiempo pero tenemos la dificultad de dar con el dueño actual del inmueble”. Según este consistorio, la “falta de documentación sobre el propietario en el registro no permite realizar este trámite y el proceso de deterioro de la villa acarrearía además un coste muy elevado para este pequeño ayuntamiento”.

Por su parte la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Memoria Democrática, registró una petición de la asociación memorialista Manuel Jiménez Barrio para que fuera declarada Lugar de la Memoria. Desde el ayuntamiento han afirmado recibir respuesta de que “la petición está en proceso de expediente por parte del Consejo de Gobierno” pero no saben cuándo podrá resolverse.

Estado de deterioro de Villa Chaboya.- NEIL M. MONTGOMERY

Estado de deterioro de Villa Chaboya.- NEIL M. MONTGOMERY

¿Aguantará Villa Chaboya la compleja burocracia? Vecinos de San Juan, descendientes y asociaciones memorialistas se resisten a su pérdida y han decidido ejercer toda la presión necesaria para salvar los restos de Villa Chaboya y la futura casa museo del ex cónsul Otto Engelhardt.