Público
Público

El acusado del tiroteo de Tucson comparece ante el juez

El joven de 22 años que disparó contra la congresista Gabriel Giffords está acusado de asesinato e intento de asesinato

PÚBLICO.ES/AGENCIAS

"No está diciendo una palabra". El presunto responsable por la matanza de Tucson, Jared Lee Loughner, se niega a "colaborar". Según explica el sheriff del condado de Pima, Clarence Dupnik, la autoridades consideran que actuó solo.

Loughner se presenta en el tribunal junto a la abogada defensora Judy Clarke, que tendrá un trabajo complicado por delante ya que la policía halló un sobre en la casa del joven en la que confesaba haber planeado el asesinato de Giffords por adelantado.

El tiroteo ha alimentado el debate sobre lo incendiario del debate político en los últimos años en EEUU y ha puesto en el ojo del huracán principalmente al Tea Party.

Según recoge EFE, el columnista y escritor Joe Klein, autor del libro 'Primary Colors', fue uno de los que ayer criticó el lenguaje combativo que han lanzado personalidades como el comentarista político Glenn Beck, uno de los defensores del movimiento que lidera la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin.

"Glenn Beck trafica con las teorías conspirativas más locas y ridículas. Cuando te encuentras con figuras promoviendo puntos de vista como éste, eso hace que la temperatura se eleve", dijo en una entrevista con la CNN.

Otros expertos culpan al Tea Party de haber introducido en el debate político términos violentos o militares. Palin, ex candidata republicana a la vicepresidencia de EEUU, hizo famoso su lema "No te retires, vuelve a la carga", para movilizar al votante conservador en las últimas elecciones legislativas. Palin precisamente había puesto a la congresista Gabrielle Giffords, gravemente herida en el atentado, en su "punto de mira" durante las últimas elecciones, en un mapa en el que se veían varios "objetivos" a batir.

El oponente republicano de Giffords, basó su campaña en un lema tan peculiar como "Ayuda a quitar a Gabrielle Giffords de su puesto" e invita a sus seguidores a "disparar un rifle automático M16 con Jesse Kelly".

Desde que Barack Obama llegara a la presidencia del Gobierno, los servicios secretos vienen advirtiendo sobre un creciente movimiento extremista en EEUU. El presidente estadounidense ha convocado para hoy un minuto de silencio por las víctimas del ataque.

Más noticias de Política y Sociedad