Público
Público

Aprobada la extradición de Al Kassar a EEUU por tratar de suministrar armas a las FARC

EFE

La Audiencia Nacional ha aprobado la entrega en extradición a Estados Unidos (EEUU) del sirio Monzer Al Kassar por conspiración para asesinar a ciudadanos, agentes y funcionarios estadounidenses mediante el suministro de misiles antiaéreos y armas a una organización terrorista, las FARC.

No obstante, la sección cuarta de la Sala de lo Penal acepta extraditar a Al Kassar, en prisión tras su detención en junio en Madrid, con la condición de que no sea ejecutado si es condenado a muerte por los cinco cargos de los que se le acusa -cuatro de conspiración para el asesinato y el tráfico de armas y otro de blanqueo de capitales-, y que si la condena es de cadena perpetua ésta no sea "indefectiblemente" de por vida.

Además, contra el auto de la sección cuarta, que cuenta con un voto en contra de la magistrada Teresa Palacios, cabe recurso ante el Pleno de la Sala de lo Penal y la entrega debe contar además con el visto bueno del Consejo de Ministros.

Para motivar la extradición la resolución recuerda que Al Kassar ha sido traficante de armas internacional desde principios de los años 70 y por tanto "ha sido una fuente de suministro de armas y equipo militar para facciones armadas que se dedican a librar conflictos violentos por todas las partes del mundo" y señala, concretamente, Nicaragua, Brasil, Chipre, Bosnia, Croacia, Somalia, Irán e Irak.

Algunas de estas facciones, prosigue el auto, "han sido organizaciones terroristas (...) cuyos objetivos han incluido atentar contra los bienes de Estados Unidos y los ciudadanos de este país".

Respecto a los cargos concretos que se le imputan, la demanda de extradición mantiene que desde febrero de 2006 y hasta mayo de 2007, Al Kassar, alías "Abu Munawar" o "El Taous", y otros dos acusados, Tareq Mousa y Luis Felipe Moreno, acordaron suministrar a las FARC armas que tenían un valor de millones de dólares (entre seis y ocho millones) para que pudieran matar a ciudadanos de EEUU en Colombia", así como a agentes y funcionarios estadounidenses.

En cuanto a la acusación de conspiración para obtener y usar misiles antiaéreos, la demanda señala que Al Kassar y los demás acusados acordaron "adquirir y exportar sistemas de misil tierra-aire para que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) pudieran efectuar atentados contra helicópteros de Estados Unidos en Colombia".

Además la organización de Al Kassar, según las autoridades estadounidenses, acordó "suministrar a las FARC armas que tenían valor de millones de dólares para que las pudiesen usar para proteger sus actividades comerciales de tráfico de cocaína y para atentar contra los intereses de EEUU en Colombia, a sabiendas de que las habían dedicado a actividades terroristas".

En la vista de extradición, que se celebró el pasado día 4, Al Kassar se negó a ser entregado a Estados Unidos porque, según él, no tendría garantía de un juicio justo "por ser árabe" y porque los cargos contra él han sido construidos sobre la base de "un delito provocado".

Respecto a esto último, la Audiencia Nacional considera que en este caso los agentes infiltrados de la DEA con los que trató sobre la venta de armas no tenían intención de provocar un delito "sino poner al descubierto los canales por los que ya venía fluyendo el tráfico de armas".

Al Kassar también sostuvo que estas acusaciones eran fruto de una "venganza política" del presidente de EEUU, alegación que según el tribunal no ha sido justificada por su defensa.

Más noticias de Política y Sociedad