Público
Público

"La atracción homosexual es intrínsecamente mala"

El obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, afirma que no quiso ofender con sus palabras pero tampoco “silenciar la verdad”.

PÚBLICO.ES

El obispo de Alcalá, Juan Reig Pla, ha vuelto a la carga. En una entrevista concedida al portal digital Religión en Libertad , Reig Pla ha intentado matizar su polémico discurso del pasado viernes santo. El resultado, sin embargo, dista mucho de su objetivo: “Las personas con atracción sexual hacia personas del mismo sexo, aunque en sí no sea pecado, constituye sin embargo una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral”, ha afirmado el obispo.

El pasado 5 de abril, Reig Pla se dirigió "a aquellas personas que, llevadas por tantas ideologías, acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana, piensan ya desde niño que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo, se corrompen y se prostituyen, o van a clubs de hombres. Os aseguro que encuentran el infierno".

Estas afirmaciones causaron un alud de críticas desde sectores sociales y políticos. Incluso la mayor parte de consejeros de RTVE escribieron una carta protesta a la Conferencia Episcopal exigiendo que declaraciones como esta no se volvieran a repetir. Ahora, tres semanas después de aquel discurso, el obispo ha intentado volver a explicar su postura aclarando que “no quiso ofender” pero tampoco “silenciar la verdad”.

El obispo ha señalado que se refería "a la llamada 'ideología de género' y sus sucesivas mutaciones", cuyo principal postulado es "negar la diferencia sexual entre varón y mujer, y afirmar que la configuración de la identidad sexual masculina y femenina es un producto de la cultura, una decisión personal construida en función de los deseos y apetencias subjetivas".

"Realmente, lo que se pretende es 'deconstruir' la antropología humana propuesta por la naturaleza de la persona y el pensamiento coherente con la misma”. Esta “deconstrucción” de la antropología heterosexual humana estaría amparada y justificada, según el obispo por los principios de “tolerancia” y no discriminación”, así como, por una gran cantidad de leyes “inocuas” y “lobbies muy poderosos”.

"A muchos niños, jóvenes y adultos -cada vez más- se les invita a poner en cuestión su identidad sexual, y con el tiempo se les exhorta a 'verificar y comprobar' cuáles son sus 'preferencias sexuales'". "Algunos caen en la trampa", cuyas consecuencias "para muchas personas, son sufrimiento y destrucción, coloquialmente un 'infierno' en sus vidas", reitera en la entrevista.

Respecto a quienes le acusaron de ser homófobo, el obispo apunta que, según la RAE, la homofobia es la “aversión obsesiva hacia las personas homosexuales”, mientras que su postura y la de la Iglesia es acoger a “todos los que, en esta situación (homosexualidad), se acercan solicitando ayuda”. Asimismo, Reig Pla finalizó la entrevista afirmando “amar y perdonar” a todos los que criticaron su discurso el pasado viernes santo.

Por último, el obispo asegura haber recibido muchos correos electrónicos de personas atraídas por otras del mismo sexo contando su experiencia de sufrimiento cuando llevaban "el llamado estilo de vida gay". Además, señala que ha recibido desde el pasado 5 de abril el apoyo de obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos de España y del mundo, así como de importantes instituciones eclesiales y civiles.