Público
Público

Las cadenas de televisión se hacen fuertes en Internet

A medida que la banda ancha se extiende, los operadores prestan una atención creciente a la audiencia de la Red

ANTONIO G. GIL-GARCÍA

Televisión y televisor han formado, desde hace 50 años, un binomio cerrado y excluyente; no se podía entender la una sin el otro. Sin embargo, de la mano del progreso tecnológico y el avance de Internet, hace varios años que ese vínculo exclusivo empezó a resquebrajarse, y hoy la televisión existe ya al margen del televisor, que se ha visto obligado a ceder su papel de pantalla única para dar entrada a otros soportes: el ordenador y el móvil.

Mientras que en el caso del móvil la revolución aún está por llegar, la televisión por Internet, ya sea a través de los portales de las cadenas generalistas, los canales que emiten sólo por la Red o los portales de vídeos, suma ya audiencias millonarias, lo que ha provocado una carrera entre los operadores por hacerse un hueco en este nuevo mercado que, por ahora, parece ser de los pocos que resiste a la crisis. De hecho, según datos presentados recientemente en Madrid en un encuentro sobre televisión on-line organizado por Televeo, el 70% de los jóvenes españoles se ha descargado contenido audiovisual alguna vez y un 40% ven vídeos en la Red. Además, una tercera parte de los sitios con más usuarios en Internet se corresponden con portales de cadenas de televisión, según la última oleada del Estudio General de Medios.

"Los contenidos tienen que estar ahí donde haya una persona interesada en verlos"

Por otro lado, según la mayoría de los expertos consultados, esta nueva forma de ver la televisión crea un nuevo tipo de telespectador o telenauta, en palabras de Mikel Lejarza, director general de Televisión de Antena 3 que elude el papel prescriptor de la televisión tradicional para ver lo que quiere, cuando y donde quiere. "Los contenidos tienen que estar ahí donde haya una persona interesada en verlos", señala Paco Sierra, director de Contenidos Multimedia de Antena 3, que ha hecho una fuerte apuesta por integrar los tres soportes a través del concepto 3.0, que supone que todos los programas deben estar disponibles en las tres pantallas en cualquier momento y desde cualquier lugar. "Las nuevas generaciones tienen claro que televisión no equivale a ver la señal por el televisor, sino también por el ordenador y el móvil", agrega Sierra, que cree que los tres soportes son complementarios y perdurarán: "La fuerza del televisor es tremenda, pero el desarrollo del ancho de banda permite ya ver la televisión con la misma calidad".

En este sentido, la directora de Medios Interactivos de CRTVE, Rosalía Lloret, considera que una vez que mejore el ancho de banda, el aparato donde se vea la televisión "va a ser lo de menos". A su juicio, va a haber más bien dos actitudes distintas de acceder a los contenidos, la de estar "tirado en el sofá sin muchas ganas de interactuar", que se corresponde con la forma tradicional de ver la televisión, y una actitud más activa, de "espalda recta", basada en la participación y la búsqueda de información complementaria.

"El ancho de banda se está incrementando y en tres años podríamos llegar a los 100 megas"

Por este motivo, las principales cadenas generalistas se han lanzado no sólo a ofrecer contenidos extra e información complementaria como entrevistas, fotos o encuentros digitales, sino que también se han decantado por el uso de redes sociales como Facebook para que los aficionados a un programa puedan intercambiar opiniones. "Ya no basta con colgar el vídeo sin más", señala Lloret.

En la misma línea, el director multimedia de La Sexta, Alfredo Peña, defiende que el éxito de la televisión por Internet depende de la oferta de contenidos a la carta y la calidad de la imagen (Lasexta.com ya ofrece sus vídeos en calidad estándar y alta definición), pero también de la capacidad de interactuar con la audiencia web. "Ya hay secciones de programas que ya se inspiran en los comentarios que envía la gente", señala.

Por otro lado, considera que ha llegado el momento de hacer una medición de audiencias más precisa, contando con Internet, como ya ha empezado a ocurrir en Estados Unidos.

Sobre la publicidad, Ana Bueno, directora de Telecinco.es, advierte que la televisión por Internet "tiene que ser rentable" y, en este sentido, destaca que hay formatos, como las series, que son "muy demandados por los anunciantes" porque permiten llegar a un público muy concreto. En cuanto a los anuncios, aún siendo menos agresivos que en la televisión convencional, pueden convertirse en un "arma de doble filo" si su frecuencia es demasiado alta. Lo que está claro, en su opinión, es que la audiencia de la Red complementa a la de la cadena convencional, no la "canibaliza".

Pero también están empezando a proliferar portales de televisión por Internet ajenos al modelo de las cadenas generalistas. Es el caso de Televeo, que ofrece 80 canales y cuyo presidente, Ricardo García, tiene claro que el nuevo modelo no ha hecho más que despegar. "El ancho de banda se está incrementando y en tres o cuatro años podríamos llegar a los 100 megas, como en Japón", indica García, que cree, en cualquier caso, que "el problema de la calidad de la imagen ya está superado".