Público
Público

Los callejeros aún rinden homenaje al franquismo

Madrid y Valencia son las principales urbes que incumplen la ley de memoria histórica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid recuerda a diario la victoria, la liberación y la paz en tres de sus calles.El objetivo de estos nombres no es motivar a los viandantes, sino homenajear a la victoria de las tropas franquistas, la liberación de Madrid de los rojos y la paz conmemorada 25 años después del fin de la Guerra Civil. Madrid, junto a Valencia, es la principal ciudad entre las que incumplen la Ley de la Memoria Histórica, que prohíbe la exaltación de la dictadura en los callejeros.

El artículo 15 de esta ley marca el camino a seguir: 'Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura'.

El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá (PP), no han cumplido con la ley pese a las reiteradas peticiones de la oposición.

La semana pasada, en cambio, dieron el paso las corporaciones municipales de Zaragoza y de Sevilla, ambas socialistas. La polémica que suscitó la decisión del regidor aragonés, Juan Alberto Belloch, de dedicar una calle al fundador del Opus Dei, eclipsó el cambio de nombre de 43 calles que llevaban motivos franquistas.

El Ayuntamiento de Sevilla aprobó el viernes pasado las primeras 19 modificaciones, con la abstención del PP. A principios de 2008, el grupo municipal de IU elaboró un borrador con 64 avenidas, calles y plazas vinculadas a Franco. Finalmente, la comisión técnica rebajó la lista a 47. Otro borrador de IU, en Madrid, exige el cambio de 196 lugares públicos. Algunos casos son delicados, como el del colegio Ramiro de Maeztu, escritor de reconocido prestigio y fusilado por las tropas republicanas en Aravaca, en 1936.

El cambio de calles también ha sido impulsado por alcaldes conservadores, como Miguel Zerolo (PP) en Santa Cruz de Tenerife. Eso sí, a regañadientes y con polémica, cambió la calle del General Goded por la del Perdón, pero no recuperó su nombre previo: la Igualdad.

En Valencia, víctimas y verdugos conviven en cada calle. El doctor Juan Peset, fusilado por el poder franquista en 1941, nombra un hospital a la vez que su delator, el falangista Marco Merenciano, es homenajeado en una calle. El Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica denuncia que hay todavía 57 personajes franquistas.

Barcelona, por su parte, democratiza desde 1979 un callejero donde aún quedan calles franquistas. En 2008 hasta ocho vías cambiaron de nombre, como la de Albarracín, que recordaba una victoria de las tropas franquistas, dedicada hoy a Ourense.

Sevilla: Saramago sustituye a un general franquista. El ayuntamiento andaluz ha optado por el premio Nobel José Saramago, la actriz Maria Galiana o la escritora Dulce Chacón para borrar del callejero a los militares destacados en el franquismo.

Santander: un informe en un cajón. El ayuntamiento cántabro tiene en un cajón un informe de 2001 que identifica 40 calles franquistas. El alcalde incluirá esta tarea en una subcomisión que dependerá de la Consejería de Cultura.

A Coruña caídos de la división azul. Un clásico en la nomenclatura del callejero franquista de A Coruña, es el homenaje que se mantiene a los soldados voluntarios que fueron a la II Guerra Mundial.

Barcelona: el Ejército y la virgen. La calle del Tercio Mare de Déu de Montserrat, una unidad militar franquista, ha pasado este año a ser un homenaje a la Virgen.

Más noticias en Política y Sociedad