Estás leyendo: Caramelo con sal

Público
Público

Caramelo con sal

La tienda de moda Caramelo inicia los trámites para emprender concurso de acreedores.

EUROPA PRESS

La dirección de la empresa textil gallega Caramelo ha comunicado al Juzgado Mercantil de A Coruña la fase previa de negociación con los acreedores, para cumplir las obligaciones legales "derivadas de la crítica situación financiera que sufre la compañía", al amparo del artículo 5.3 de la Ley Concursal.

Según indicaron fuentes próximas a Caramelo, la comunicación se formalizó ayer ante la "crítica" situación financiera de la compañía, con unas pérdidas acumuladas de 51,9 millones de euros en tres años.

En este escenario, la dirección de Caramelo ve "imposible" reflotar la firma con la actual estructura de costes por lo que ha presentado la comunicación al juez de que ya ha iniciado las negociaciones con los acreedores.

Según indica Caramelo, una vez terminado este proceso, la empresa, "haya o no alcanzado las adhesiones necesarias para la admisión a trámite de la propuesta anticipada de convenio, deberá solicitar la declaración de concurso".

La dirección de la firma textil lamentó "tener que llegar a esta situación" ya que, precisó, si bien "se podría contar con un último esfuerzo inversor" para llevar a cabo el plan de negocio que reflotase al Grupo Caramelo, considera que la "única forma" de recuperar la competitividad y "salvar" la empresa y a sus empleados es realizando "un reajuste en todas las áreas de coste", cumpliendo así "con el plan de viabilidad".

Caramelo insiste en que la firma atraviesa ahora mismo una situación "insostenible" que obliga a ejecutar "de inmediato" todas las medidas propuestas en el plan de viabilidad, ya que "el retraso o la no consideración de alguna de ellas imposibilitaría la continuidad de la empresa y la llevaría al cierre".

Más noticias de Política y Sociedad