Público
Público

Cerco a la homofobia laboral

Admitida a trámite una querella contra una empresa por injurias a dos gays

 

P. CORTINA / J. BENAVENTE

La decisión de una jueza de Barcelona de admitir a trámite la querella de dos homosexuales contra la empresa en la que trabajaban, por presuntos delitos de injurias homófobas y revelación de secretos, puede marcar un antes y después en la lucha contra la discriminación laboral por razón de orientación sexual. Se trata de la primera querella criminal presentada en España en la que un juez aprecia indicios de delito, lo que dará paso a un proceso judicial.

Los denunciantes, dos varones homosexuales que trabajaban en la multinacional austríaca de logística y transportes Gartner KG, empezaron a recibir presuntamente un trato degradante por parte de un directivo en junio. Según su abogado, David Aineto, cuando el directivo "descubrió" la orientación sexual de los dos trabajadores, de manera fortuita, empezó a apartarlos de algunas tareas, a lanzarles improperios y a ponerles en apuros en el trabajo.

Transcurrido un mes en estas incómodas circunstancias, ambos acudieron al gabinete donde trabaja Aineto para denunciar la situación. Y lo hicieron con una prueba sólida: un correo electrónico escrito por el directivo a la central de Austria en el que se refiere a ellos como "enfermos mentales" y solicita "deshacerse" de sus servicios cuanto antes.

Es este documento, el correo electrónico impreso que encontraron olvidado en una impresora del trabajo, lo que lleva al abogado Aineto a considerar que hay una "base sólida" para acusar a la empresa.

El abogado cree que la prueba tendrá validez en el juicio, puesto que el directivo la olvidó "en un lugar público", y por lo tanto ya no puede considerarse un documento privado.

La petición de despedido era además innecesaria, ya que por entonces uno de los demandantes pidió la baja por depresión, y fue despedido, y el otro inició un proceso judicial para rescindir su contrato.

Sin embargo, el directivo austríaco negó las acusaciones y defendió su inocencia con la siguiente afirmación: "Si fuera homófobo, no habría aguantado 10 años en Barcelona", según declaró a EFE.

Desde distintas asociaciones de defensa de los derechos de los homosexuales destacaban ayer la importancia de este caso. Pase lo que pase con la querella, el caso "sentará un precedente", señaló Lluís Parera, miembro del Col·lectiu Gai de Barcelona. Más allá fue el Front dAlliberament Gai de Catalunya (FAGC), que anunció que se presentará como acusación popular en el caso y no descarta organizar movilizaciones ante la sede de la empresa.

Un portavoz de la entidad denunciada explicó ayer que han alertado al fiscal antihomofobia en Catalunya, Miguel Ángel Aguilar, para que estudie el caso y tome medidas.

 

Más noticias de Política y Sociedad