Público
Público

El Estado controlará Bankia

La medida, que supondrá la reconversión de las ayudas del FROB en acciones del Estado, se ha planteado en una reunion extraordinaria del consejo de administración de la matriz de la entidad financiera. Supondrá la nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya es oficial. El Estado tendrá el control de la cuarta entidad financiera del país, Bankia. 

Culmina así un día de absoluto vértigo. Comenzó con la toma de posesión de José Ignacio Goirigolzarri como nuevo presidente de Bankia tras la dimisión, el lunes, de Rodrigo Rato. A primera hora de la tarde, atronaron los rumores de una inminente nacionalización de la matriz, Banco Financiero y de Ahorros (BFA). La bolsa mientras se despeñaba de nuevo por las dudas de la robustez del sistema financiero y la antigua caja perdía más de 600 millones de euros de su valor tras tres jornadas de caídas

Al final, los rumores se confirmaron. Goirigolzarri propuso esta tarde, durante la reunión del consejo de administración de BFA, que pediría que el préstamo de dinero público de 4.465 millones de euros se convierta en acciones, al no poder devolver las ayudas. Una propuesta que el consejo votó por unanimidad y que automáticamente comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores [ver aquí].

Después, el Ministerio de Economía ratificó la operación: esos 4.465 millones que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) inyectó el 28 de diciembre de 2010 en BFA en forma de participaciones preferentes pasarán a ser acciones ordinarias en poder del Estado. Y añadió: 'El FROB será titular indirecto de un 45% del capital de Bankia. Es decir, adquirirá su control'. Una afirmación clave, que sirvió para desvelar que el Gobierno nacionaliza el 100% de la matriz BFA, porque considera 'improbable, a la vista de la situación de la entidad y de su grupo, que la recompra de las participaciones preferentes pueda llevarse a cabo dentro del plazo de cinco años'. BFA es el banco resultante de la fusión de Caja Madrid y Bancaja y otras cinco cajas pequeñas (La Caja de Canarias, Caixa Laietana y las cajas de Ávila, Segovia y La Rioja–. No cotiza y es la entidad que agrupa los activos tóxicos del grupo. O sea, que es su banco malo. La matriz es el accionista mayoritario de Bankia –tiene algo más del 45% de los títulos–, la entidad que gestiona el negocio puramente bancario.

Por tanto, que el Estado asuma ahora el 100% de BFA implica que también toma el control de Bankia a través del FROB. No obstante, la toma del control no supone su conversión en un banco público, ya que la dirección seguirá dependiendo de un gestor privado, el propio Goirigolzarri. En la actualidad Bankia dispone de diez millones de clientes y de 400.000 accionistas.

En su comunicado, el Ministerio de Economía y Competitividad aclara que la entrada de capital 'no supone la intervención' de la entidad, y se considera 'un primer paso necesario para garantizar la solvencia y la tranquilidad de los depositantes'. Al tiempo, dice el Gobierno que servirá para 'disipar las dudas de los mercados sobre las necesidades de capital' de Bankia. El Ejecutivo precisa, por último, que aportará 'el capital que sea estrictamente necesario para realizar los saneamientos precisos'. La conversión de las participaciones preferentes en acciones ordinarias deberá ser autorizada por el Banco de España y las instituciones comunitarias. El organismo supervisor también deberá aprobar los planes de reestructuración y viabilidad, así como de mejora del gobierno corporativo, que presente el equipo de Goirigolzarri. En un comunicado, en el que también se confirmó la operación, el Banco de España recalcó que BFA-Bankia es 'una entidad solvente que sigue funcionando con absoluta normalidad'.

El Gobierno aprobará la segunda reforma de la banca en tres meses

El Gobierno ya había dejado claro que estaba dispuesto a la adopción de medidas 'inminentes' para atajar los problemas de Bankia. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se refirió esta tarde a este asunto en la rueda de prensa que ofreció en Oporto al término de la XXV cumbre hispano-portuguesa y señaló, sin citar expresamente a Bankia, que el Ejecutivo adoptará el viernes, o incluso antes, medidas que servirán para solucionar los problemas de los bancos. Rajoy no quiso entonces hacer comentarios ante la posibilidad de que el Gobierno decida una nacionalización de la matriz de Bankia. 

Las fuentes del Gobierno consultadas por Efe añadieron que las medidas que el Ejecutivo prevé aprobar el próximo viernes en el Consejo de Ministros no tienen sólo en su punto de mira a Bankia, sino a todo el sector financiero para garantizar el sistema. Respecto a su contenido, se remitieron a las palabras de Rajoy: se va a pedir a las entidades que valoren adecuadamente sus activos inmobiliarios para que se ajusten a precios de mercado. Será la segunda reforma del sistema bancario hecha por el Ejecutivo del PP en apenas tres meses

La nacionalización del 100% de BFA tiene como resultado directo que el Estado, a través del FROB, será el titular indirecto del 45% del capital de Bankia. Será su accionista mayoritario, como bien deja claro Economía en su comunicado. Pero esa nacionalización tendrá un efecto indeseado para las siete cajas de ahorros que lo fundaron hace dos años, entre ellas Caja Madrid y Bancaja, que verán reducida prácticamente a cero su participación.

En 2010, Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja aprobaron integrarse bajo la fórmula del Sistema Institucional de Protección (SIP), con la que se creó BFA -matriz de Bankia-, que comenzó a operar el 1 de enero de 2011. Hasta ahora, Caja Madrid era la entidad que mayor peso tenía en BFA, el 52,06%; seguida de Bancaja, con el 37,7 %; La Caja de Canarias, el 2,45%; Caja Ávila, el 2,33%; Caixa Laietana, el 2,11%; Caja Segovia, el 2,01% y Caja Rioja, el 1,34%. Una vez que el Estado controle la entidad, todas las cajas perderán su peso en el banco, lo que pondrá en peligro su obra social.E

En los últimos días, algunos líderes regionales habían pedido a los nuevos gestores de Bankia que las medidas que fueran a adoptar no perjudicasen la labor de las cajas accionistas. El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, mostró su confianza de que el peso de Bancaja en el grupo 'sea el mismo' si finalmente se aprobaban ayudas públicas para la entidad, lo que no será posible.

Aunque Economía cree que la entrada del Estado reducirá casi a cero la participación de las cajas, estas entidades podrían mantener una participación residual, inferior al 5%, e insuficiente para mantener su obra social, salvo que encuentren otras vías de financiación diferentes al dividendo de Bankia. La participación final de las cajas en BFA, en cualquier caso, dependerá de la valoración final que realice un auditor designado por el FROB y otro nombrado por la propia BFA. Si la diferencia entre las dos valoraciones de lo que vale BFA es inferior al 10%, se tomará como buena la media de las dos, y si la discrepancia es superior, se buscará un tercer experto, informa Efe.