Público
Público

'Cuéntame', desautorizado para rodar el 23-F en el Congreso

La Mesa de la Cámara impide que se grabe en los interiores acogiéndose a que se trata de un criterio fijado desde hace años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nueva temporada de Cuéntame recreará la noche del golpe de Estado del 23-F, pero no con todo detalle. La Mesa de la Cámara del Congreso ha negado el acceso a la productora de la serie para grabar, acogiéndose a que es un criterio fijado desde hace muchos años el que aconseja no ceder el espacio para rodajes, según informan fuentes parlamentarias.

Posiblemente, Ganga Producciones pensaba que le podría ayudar una excepción: el permiso que se concedió al cineasta Chema de la Peña para rodar su película sobre el golpe militar capitaneado por el teniente coronel Tejero, estrenada el año pasado, coincidiendo con el trigésimo aniversario de los hechos.

Pero la Mesa ha sido implacable, aquello fue, efectivamente, una excepción, y, según dicen, la autorización llegó después de insistentes requerimientos a la Mesa, que finalmente reconsideró su negativa para autorizar un rodaje que tuvo lugar en verano, con la Cámara cerrada, y bajo condiciones muy estrictas.

En la teleserie, contarán la historia a través de Tony (Pablo Rivero), el hijo del protagonista Antonio Alcántara (Imanol Arias), que es periodista y estará cubriendo el hemiciclo cuando aparezca Tejero pegando tiros. Muchos periodistas se toparon con esa realidad. Los periodistas expulsados del Congreso se refugiaron en el Palace, al igual que los que intentaban seguir de cerca los acontecimientos, como acredita una famosa foto, en blanco y negro, donde se ve a los periodistas leyendo afanosamente el diario El País sentados en las escaleras del hotel.

Aquella madrugada conocida como 'noche de los transistores', con toda España pendiente de la radio para saber cómo acababa la intentona, es la que intentó recrearse en los alrededores ayer, al menos por las cercanías del Congreso de los Diputados. Allí, el que pasase pudo llevarse un buen susto al ver la zona tomada por guardias civiles y vehículos del instituto armado del año 1981.

Este jueves lo relataba en los pasillos de la Cámara Baja algún trabajador que la pasada noche salió un poco más tarde de lo habitual y se topó con los jeep verdiblancos de la Guardia Civil y varios agentes del cuerpo apostados a las puertas del hotel Palace, a escasos metros del Congreso, al otro lado de la Plaza de las Cortes.

Además del atrezzo propio del comienzo de los años ochenta eran perceptible grandes focos que iluminaban el área para el rodaje, especialmente la plaza, ahora muy cambiada respecto a hace 31 años, y la Carrera de San Jerónimo, lo que creó gran expectación entre muchos turistas y viandantes que pasaban por la zona.

Las crónicas cuentan con detalle cómo en el 23-F el Palace se convirtió en el cuartel general del director de la Guardia Civil, el general Aramburu Topete, y del jefe de la Policía Nacional, José Antonio Sáenz de Santamaría, quienes intentaban poner fin al asalto al Congreso comandado por el teniente coronel Tejero.