Público
Público

David Ferrer se acostumbra a ganar a Rafael Nadal

EFE

En un partido agotador, de tensión y garra, el español David Ferrer sumó su segunda victoria consecutiva sobre su compatriota Rafael Nadal, y ya con dos triunfos en el Grupo Dorado de la Copa Masters de Shanghai, acaricia las semifinales.

Un día después de que el número uno del mundo, el suizo Roger Federer, cayera ante el chileno Fernando González, también lo hizo el número dos, Nadal, ante un poderoso Ferrer cuyas piernas fueron hoy todavía más aceradas.

Ferrer venció a Nadal por 4-6, 6-4 y 6-3 en dos horas y 40 minutos, el encuentro más largo del torneo por el momento, y tras superar al serbio Novak Djokovic en la jornada del domingo, posee ya dos victorias en esta primera fase, pero no tiene aseguradas aún las semifinales, aunque está muy cerca.

Al de Jávea le queda aún jugar con el francés Richard Gasquet, que podía sumar un triunfo más para añadir al que logró hoy contra Djokovic, por 6-4 y 6-2. Para Nadal la situación es similar, pues tiene una victoria, la lograda en el primer partido contra Gasquet, y le resta enfrentarse con el serbio, por lo que podría incluso darse un triple empate. Para clasificarse ambos españoles, necesitan ganar sus próximos partidos, esa es la clave

Ferrer se dejó caer en la pista extenuado por el esfuerzo, pero también por la alegría de su victoria. Está aquí en la Copa Masters precisamente por su gran actuación en el Abierto de Estados Unidos, donde ganó a Nadal en octavos para luego alcanzar las semifinales. Aquellos puntos han sido vitales para asegurarse una situación ventajosa para viajar a la cita china, que se afianzó aún más con su victoria en el torneo de Tokio.

Pero en Flushing Meadows, Ferrer aprendió a ganar a Nadal, contra el que llevaba hasta entonces cuatro derrotas consecutivas. En el cemento americano triunfó por 6-7 (3), 6-4, 7-6 (4) y 6-2, también en un partido de gran exigencia física, la misma que hoy exhibió en el estadio Qi Zhong donde exprimió tres sets plenos de carreras y sobresaltos que el público agradeció efusivamente.

El partido fue una locura de rupturas, once en total, y Nadal debió ganar más fácilmente el primer set cuando incluso dispuso de dos bolas para situarse con 5-1. Ganó por 6-4, pero ahí comenzó a calentar motores el de Xavea que cuando cedió este parcial descargó su ira golpeando su asiento con la raqueta.

Ferrer se activó de inmediato y aunque los mejores puntos llegaron de la mano de Nadal, la constancia y la solidez estuvieron del lado del de Xavea, siempre en enfado permanente consigo mismo, centrado en un triunfo, que sabía difícil.

La distancia que Ferrer puso por medio en el tercer set (5-1) fue un reflejo del estado físico de uno y otro. Mientras que Ferrer llega rodado, y entero, Nadal parece con más dudas y con menos frescura, pero apoyado siempre con su garra natural, la misma con la que salvó una bola de partido en el octavo juego, aunque luego no pudo controlar la siguiente.

Antes, el francés Richard Gasquet logró su primera victoria en el Grupo Dorado al vencer a Novak Djokovic por 6-4 y 6-2, en un duelo en el que quedó demostrado que el de Belgrado ha llegado a la cita de Shanghai con las fuerzas justas.

"Desafortunadamente, y de nuevo, no he podido jugar a mi nivel", admitió Djokovic, "y estoy frustrado por ello", añadió. "No me siento bien, ni físicamente ni mentalmente y no pudo mostrar confianza sobre la pista. No encuentro ninguna solución".

Ganador de cinco torneos este año, y finalista del Abierto de Estados Unidos, Djokovic ha ganado 68 partidos y ha perdido 16, un esfuerzo que le está pasando factura en el esprint final del año.

En un duelo entre dos de los cuatro jugadores que este año debutan en la Copa Masters, Gasquet se mostró con mayor ambición y liquidó al finalista en Flushing Meadows en 85 minutos.

Djokovic encajaba así su segunda derrota en la Copa Masters, que le deja fuera de las semifinales. El de Belgrado había caído en la jornada del domingo ante el español David Ferrer, por 6-4 y 6-4.

Gasquet, con mucha más ambición y buen juego que su rival, logró su primera victoria ante el serbio, con el que había perdido antes en el Masters Series de Madrid 2006 y en Estoril 2007. Incluso en la época en la que ambos disputaban challengers, "Nole" lograba imponerse al jugador de Beziers en Cherburgo (Francia) en 2005.

"El ha jugado muy bien, es un jugador de mucho talento y ha jugado muy inteligentemente", dijo Djokovic, quien cometió 27 errores no forzados y vio roto su saque en cinco ocasiones.

Más noticias