Público
Público

La demencia avanzada es una enfermedad terminal

Reuters

Por Megan Brooks

La demencia avanzada es unaenfermedad terminal y debería considerarse como tal, advirtióun estudio.

Las infecciones y los problemas alimentarios son frecuentesy, a menudo, señalan los estadios finales de la vida en esospacientes. Desafortunadamente, muchos de esos pacientes condemencia avanzada reciben intervenciones médicas molestas y conbeneficios cuestionables en el final de la vida.

Lo que necesitan realmente es internación y atención de"confort", publicó en The New England Journal of Medicine elequipo de la doctora Susan L. Mitchell, de Hebrew Senior LifeInstitute for Aging Research, en Boston.

"La demencia es una de las principales causas de muerte enEstados Unidos; afecta a unos 5 millones de estadounidenses, loque se triplicaría para el 2050. Sorpresivamente, poco se sabesobre cómo mueren las personas con demencia", dijo Mitchell aReuters Health.

El equipo estudió a 323 personas con demencia avanzada en22 centros de internación en Boston.

"Esos pacientes desarrollaron un deterioro de la memoriatan grave que no podían reconocer a sus familiares, hablabanmenos de seis palabras, estaban atados a la cama, dependíantotalmente de terceros y sufrían de incontinencia", explicóMitchell.

En 18 meses, murió más de la mitad (55 por ciento).

Asimismo, el 53 por ciento tuvo fiebre por lo menos unavez; el 41 por ciento, neumonía, y el 86 por ciento, trastornosalimentarios. También fueron comunes "los síntomas de estrés",como dificultad para respirar o dolor.

Muy pocos de esos pacientes desarrollaron "problemascentinelas", como un accidente cerebrovascular o un infarto.

La mayoría murió por infecciones, problemas alimentarios uotras enfermedades asociadas con la demencia, detalló en uneditorial sobre el estudio el doctor Greg A. Sachs, de IndianaUniversity Center for Aging Research, en Indianápolis, y quienno participó en el estudio.

Durante los 90 días previos a la muerte, casi el 41 porciento de los pacientes internados con demencia avanzadarecibió por lo menos una intervención "molesta", como laintubación para la alimentación.

Pero cuando los familiares tomaban consciencia del malpronóstico, los pacientes dejaban de recibir esasintervenciones durante los últimos días de vida.

Los familiares, dijo Mitchell, tienen que saber qué esperarpara el ser amado con demencia avanzada y que el pronóstico es"malo" para organizar los cuidados adecuados.

Esos pacientes, agregó, necesitan "más acceso" a losservicios de un centro de internación especializado.

Sachs coincidió. Los médicos, los familiares y el personalde salud en esos centros "deben reconocer y tratar la demenciaavanzada como una enfermedad terminal que demanda cuidadospaliativos", escribió el editorialista.

Los cuidados paliativos o "de confort" apuntan a aliviarlos síntomas, como el dolor o la dificultad para respirar, y noestá orientada a curar una enfermedad o retrasar su avance.

FUENTE: The New England Journal of Medicine, 15 de octubredel 2009.

Más noticias de Política y Sociedad