Estás leyendo: Dinero caro en Brasil

Público
Público

Dinero caro en Brasil

El Banco Central acaba de subirlos un cuarto de punto, hasta el 12%, lo que le consolida como el país con intereses más altos del G-20

NAZARET CASTRO

Brasil sigue apostando por unos altos tipos de interés. El Banco Central acaba de subirlos un cuarto de punto, hasta el 12%, lo que le consolida como el país con intereses más altos del G-20. En el ránking de las 40 mayores economías, ocupa la primera posición muy por delante de Turquía, cuya tasa real (descontada la inflación) es del 2,2%, casi tres veces menor que la de Brasil (6,2%). La subida, tercera consecutiva, es polémica.

Contribuye a la entrada de dólares en el país y, con ello, revaloriza al real respecto al dólar, lo que merma la competitividad de la industria. El Ejecutivo de Dilma Rousseff prioriza controlar la inflación, que ha llegado al 6,44% acumulado anual. Cree que sólo en 2012 volverá a cumplir la meta del 4,5%.

A causa de la fortaleza del real, el año pasado las importaciones de productos manufacturados crecieron un 45%, especialmente en sectores como la maquinaria industrial, siderurgia y textil. Los exportadores de productos manufacturados son los más afectados: según la patronal de São Paulo, las importaciones de estos productos supusieron el 54% de la expansión del consumo entre 2008 y 2010.

La nueva subida, hasta el 12%, perjudicará a las exportaciones

Los empresarios alertan del peligro de desindustrialización del país, cada vez más orientado a la exportación de materias primas. La soja, el hierro o la carne no han perdido competitividad: el mercado internacional necesita esos productos primarios, aunque sean más caros, y ello en parte explica el alza de precios de las commodities de los últimos años, que afecta intensamente también al mercado interno: el precio de los alimentos subió el último año muy por encima de la inflación, más de un 10%. La exportación de materias primas, junto a la entrada de capitales, está compensando la balanza comercial.

Con todo, las perspectivas siguen siendo buenas para la mayor economía de América Latina, tras los hallazgos de petróleo y la próxima celebración del Mundial de Fútbol (2014) y las Olimpiadas (2016). Con reservas internacionales de más del 13% del PIB y una deuda externa del 12,1%, podría hacer frente a un ataque especulativo contra su moneda.

Más noticias de Política y Sociedad