Público
Público

EEUU pide mejorar la gestión de transgénicos

PÚBLICO

Los agricultores de EEUU que han optado por los cultivos transgénicos han obtenido importantes beneficios económicos y medioambientales, según el primer estudio del efecto de los organismos modificados genéticamente en las explotaciones agrarias del país. El informe, elaborado por un organismo gubernamental, el Consejo Nacional de Investigación de EEUU, subraya que la biotecnología ha recortado en muchos casos los costes de producción, ha disminuido los problemas con las plagas de insectos, ha reducido el uso de pesticidas y ha aumentado las cosechas. Sin embargo, los autores, procedentes de varias universidades de EEUU, precisan que "la tecnología requiere una gestión adecuada para seguir siendo efectiva".

El 80% de la soja, el maíz y el algodón de EEUU es transgénico, modificado en muchos casos para ser resistente al glifosato, un producto contra las malas hierbas comercializado por la multinacional Monsanto bajo el nombre de Roundup. La exposición continua a este herbicida ha generado, según el estudio, nueve especies de hierbajos resistentes al glifosato en EEUU desde que comenzaron los cultivos transgénicos, en 1996. Los científicos piden más dinero para investigar las resistencias y el uso combinado de otros herbicidas para eliminarlas.