Público
Público

Las esquiadoras son propensas a lesionarse la rodilla no dominante

Reuters

Por Kerry Grens

Las mujeres son más propensasque los hombres a lesionarse una rodilla mientras esquían y unnuevo estudio demuestra que corren el doble de riesgo delesionarse la pierna no dominante, que a menudo es la izquierda.

El estudio no pudo explicar esas diferencias, pero el doctorRobert Johnson, especialista en medicina deportiva de laFacultad de Medicina de la University of Vermont, consideró quepodrían atribuirse "a una variada cantidad de causas".

"La anatomía, los patrones de fuerza, los músculos, lapelvis más ancha... todo suma. No es un solo factor", dijoJohnson, que no participó del estudio.

El equipo de Gerhard Ruedl, de la Universidad de Innsbruck,en Austria, reunió información sobre unos 200 esquiadoresamateur que se habían lesionado el ligamento cruzado anterior(LCA) mientras esquiaban en Austria.

Los hombres eran casi tan propensos a haberse lesionado larodilla izquierda como la derecha, aunque el 87 por ciento eradiestro. La mayoría (el 91 por ciento) de las mujeres tambiéneran diestras, pero dos veces más mujeres que hombres selesionaron el LCA de la rodilla izquierda.

La habilidad para esquiar y la aptitud física no influyeronen el sitio de la lesión, lo que llevó a los autores a concluirque el sexo del esquiador explica las diferencias.

Ruedl comentó que la asimetría corporal asociada con lafuerza y la propiocepción es mayor en las mujeres que en loshombres. La propiocepción es el sentido que le informa alorganismo la posición del cuerpo, en este caso la rodilla.

"Estudios previos habían demostrado que la fuerza y lapropiocepción están más desarrollados en la pierna dominante queen la no dominante", indicó Ruedl.

Eso podría aumentar la vulnerabilidad femenina al estréssobre la rodilla no dominante durante los giros al esquiar.

"Durante un giro cerrado, la presión más alta está sobre elfilo interno del esquí (externo). Nuestros resultados demuestranque la mayoría de los esquiadores se lesionaron el LCA duranteun giro a la derecha, cuando la pierna izquierda (en la mayoría,la no dominante) queda en posición externa", explicó el autor.

El equipo escribe en American Journal of Sports Medicine quecuatro de cada 10.000 visitas a un centro de esquí terminan conun desgarro del LCA.

Por lo tanto, Ruedl recomienda que los esquiadores refuercenla musculatura y el equilibrio de la pierna no dominante paracompensar las diferencias entre ambas piernas.

Johnson se manifestó escéptico sobre el entrenamientofocalizado para reducir las lesiones de LCA en las esquiadoras ycomentó que no hay estudios que demuestren que entrenar losmúsculos de una pierna podría prevenir las lesiones en un girodurante un descenso.

FUENTE: American Journal of Sports Medicine, online 16 demarzo del 2012

Más noticias