Público
Público

Fútbol y autoayuda

TODOS LOS ESTRENOS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Director: Ken LoachGénero: comediaReparto: Eric Cantona, Steve Evets, Stephanie BishopDuración: 119 minutos

Hay quien sostiene que entre los numerosos crímenes perfectos cometidos por el capitalismo está el haber psiquiatrizado el malestar laboral de eso que una vez se llamó el proletariado. Ya saben: el culpable de que estés agotado, irritado o tengas la moral por los suelos, no está en el consejo de administración de la empresa sino, ay, dentro de tu cabeza. Y en lugar de leer ‘El capital', harás mejor en emplear tu tiempo empollándote un título del tipo ‘Cómo superar una depresión de caballo en 20 minutos'. O la lucha de clases convertida en una feria de autoayuda.

En este contexto resulta sorprendente que un cineasta como Ken Loach (Riff-Raff, Tierra y libertad) que se ha dedicado con desigual fortuna a fustigar los engranajes del capitalismo británico, decida construir al protagonista de su nuevo filme, un cartero de Manchester, no desde su relación con el trabajo, sino desde su inestabilidad emocional.

Y, para complicarlo todo un poco más, decidir que su terapeuta sea el ex futbolista francés del Manchester United Eric Cantona, que se aparece como por ensalmo cada vez que el cartero se fuma un canuto. Sin embargo, la ambigüedad política que resulta de, por un lado, contar una historia de superación personal (a la americana) y, al mismo tiempo, tomarse todo el proceso terapéutico del protagonista a pitorreo, se resuelve de un modo demoledor al final, cuando Loach decide, en una escena de un macarrismo vigorizante, que el único modo de curar el maltrecho yo individual del cartero sea recurriendo a la solidaridad del ‘Nosotros' colectivo.

Esta vez, el ‘Nosotros’ al que apela Ken Loach (1936) para salir del atolladero social es más futbolístico que obrero, lo que convierte a ‘Buscando a Eric’ en su filme políticamente más extravagante. Es posible que ya no se pueda recurrir a Karl Marx o al Estado para escapar de la miseria cotidiana y la explotación laboral, parece querer decir el cineasta británico, pero siempre nos quedará Eric Cantona armado con un bate de béisbol. Algo es algo, amigos, algo es algo.

 

 

Más noticias en Política y Sociedad