Público
Público

El Gobierno de Aguirre trucó adjudicaciones

La trama facturó casi tres millones y logró contratos menores y mayores amañados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sumario del caso Gürtel ha derribado de un plumazo la versión oficial del equipo de Esperanza Aguirre, según la cual toda la culpa de las adjudicaciones de la Comunidad a empresas de la trama corresponde a Alberto López Viejo, consejero de Deportes hasta que dimitió en febrero, poco antes de ser imputado.

Los documentos que obran en la causa demuestran no sólo que la trama facturó a la Comunidad casi tres millones de euros entre 2004 y 2007 sino que consejerías por completo ajenas a López Viejo, entonces viceconsejero de Presidencia, otorgaron contratos a empresas de la red corrupta. El truco más utilizado, como ya adelantó Público en febrero, era el de los contratos menores (de cuantía inferior a 12.000 euros), que no requerían concurso.

Pero ese no fue el único ardid empleado para beneficiar a la trama. En diciembre de 2008, dos meses antes de que el juez Garzón reventara la prolífica red de negocios sucios que operaba con Administraciones públicas del PP, Diseño Asimétrico SL obtuvo, de la Consejería de Inmigración y por 69.020 euros, el contrato para organizar el stand de ese departamento en la feria Integramadrid. Los documentos recabados por los jueces constatan que la Consejería de Inmigración optó por el procedimiento negociado sin publicidad, fórmula que evita el concurso. Hubo tres firmas invitadas a participar.

'Casi todo lo que hacía' Servimadrid era para la Comunidad

Y las tres pertenecían al grupo de Correa: Easy Concept Comunicación, Servimadrid Integral y Diseño Asimétrico. Easy Concept y Servimadrid Integral, una de las habitualmente premiadas por el Gobierno de Aguirre, declinaron por escrito la invitación. Ganó su gemela Diseño Asimétrico. El nombre del máximo responsable del departamento, el consejero Javier Fernández-Lasquetty, figura en la orden por la que se hace firme la adjudicación.

Las tres sociedades citadas fueron las que, siguiendo el reparto de papeles asignado por los cerebros de la red, operaron habitualmente con la Comunidad de Madrid. La propia Isabel Jordán, una de las primeras imputadas en el caso, admitió el 6 de febrero ante la Policía que 'casi todo lo que hacía' Servimadrid era para la Comunidad.

La imputada corroboró que las consejerías de Presidencia y Cultura (a las que estaba ligado López Viejo) eran las que más trabajo reportaban al holding. Las empresas de la trama también contrataron con los departamentos de Educación y Mujer.

Más noticias en Política y Sociedad