Público
Público

El Gobierno concederá la residencia a los extranjeros que compren una casa por más de 160.000 euros

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz asegura que objetivo de esta medida sería reducir el 'stock' de pisos. El cambio normativo "se pondrá en marcha dentro de unas semanas". Mariano Rajoy, afirm

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno pone a la venta los permisos de residencia y, además, a un precio concreto. El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz anunció este martes que el Ejecutivo concederá el permiso de residencia en España a extranjeros que adquieran una vivienda cuyo precio sea superior a 160.000 euros.

'En unas semanas se va a poner en marcha una reforma del Decreto de extranjería para conceder permisos de residencia en España a extranjeros que adquieran una vivienda a partir de un nivel de precio. El objetivo es reactivar la demanda exterior y contribuir a reducir el 'stock' de oferta de viviendas', dijo García-Legaz en su intervención en 'El Agora' de El Economista. García-Legaz añadió que este cambio normativo también se ha llevado a cabo en Irlanda y Portugal y está siendo valorado por los gobiernos de otros países europeos.

El secretario de Estado apuntó a los 160.000 euros como el límite de precio de los pisos que se fijaría en esta medida, un importe que estima 'equilibrado'. 'No se puede poner un límite de precio más bajo, porque generaría una demanda masiva de permisos de residencia. Un precio inferior podría servir de excusa para obtener la residencia', apuntó García-Legaz al respecto.

En los seis primeros meses del año 82.711 extranjeros obtuvieron su tarjeta de residencia. La cifra se amplía a 189.536 personas que obtuvieron su permiso entre el 30 de junio de 2011 y el 30 de junio de 2012.  Con esta nueva medida el número crecerá, aunque ni siquiera García-Legaz fue capaz de dar una cifra concreta. 

'Qué tratamiento van a tener los inmigrantes sin papeles', se pregunta Toxo 

En cuanto a los destinatarios, Gargía-Legaz considera que los mercados ruso o chino son en los que se detecta 'una demanda importante de vivienda en España'. Según indicó, se trata una iniciativa en la que trabajan desde la pasada primavera los ministerios de Empleo, Fomento, Interior y Asuntos Exteriores, y cuyo objetivo sería reducir el 'stock' de pisos que existe en España, donde actualmente 'no se ve mucha capacidad de compra por la falta de crédito'.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó poco después que la decisión aún no está tomada, aunque dio a entender que sí, que finalmente se aprobará. 'No hay una decisión tomada por parte del Gobierno', dijo el presidente, informa Ana Pardo de Vera.

En la rueda de prensa con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, el jefe del Ejecutivo informó de la intención del Gobierno de sacar del stock de viviendas a la venta el mayor número posible de ellas para 'reactivar' un sector muy perjudicado por la crisis. Aunque, aclaró, que su deseo es normalizar la actividad del mismo, no cometer los excesos pasados que provocaron la burbuja inmobiliaria y su posterior reventón.

Fuentes del Gobierno señalaron que la forma de proponer la medida por parte de García-Legaz ha sido 'precipitada y en términos poco claros', ya que puede dar la sensación de que en España, la residencia en el país pasa a ser una cuestión de dinero y discriminatoria en función de la renta de los inmigrantes.

Para justificar la decisión, García-Legaz aseguró que hay 'muchísima' demanda del sector inmobiliario fuera de España y puntualizó que el mercado de viviendas español ofrece una situación 'muy atractiva' ante la caída considerable que ha tenido en los precios. Tambien valoró la competitividad de este sector por su proximidad al resto de países europeos y la estabilidad política y jurídica que ofrece a los extranjeros. 

García-Legaz explicó que el cambio en la ley de Extranjería 'se pondría en marcha en unas semanas'. Según explicó, mañana martes habrá una reunión con los ministerios implicados para tratar este cambio normativo

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ya avanzó el pasado 14 de noviembre en el Congreso de los Diputados que el Gobierno está acelerando los permisos de residencia para extranjeros que adquieren propiedades inmobiliarias en España.

Las reacciones no se hicieron esperar. Desde el PSOE la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, se mostró cauta este lunes sobre la intención del Gobierno porque no la ve 'ni siquiera verosímil'. Según Valenciano, si lo que se pretende es mover el 'stock' de viviendas disponibles, hay medidas mucho más 'rigurosas'. 

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo manifestó su 'sorpresa' por la propuesta del Gobierno y la calificó de 'rara'.

'Suena a novedoso, pero raro', señaló Toxo, quien aseguró desconocer si 'va asociado solo a permiso de residencia o también a permisos de trabajo' y si es así, se preguntó, 'qué tratamiento van a tener los inmigrantes sin papeles'. En este sentido, incidió en si la pretensión del Gobierno es que el nivel de renta sea 'lo que determina si una persona es sujeto de derechos que a otros con otro nivel de renta no se le dan'.

UGT: 'La propuesta es descabellada, injusta e impresentable'

Toxo dijo que esperara a tener toda la información 'antes de deslizarme por una pendiente de comentarios que al final puedan resultar menos constructivos de lo que me gustaría'.

No obstante, pidió al Ejecutivo que reflexione y busque soluciones 'al conjunto de las personas que estando en nuestro país necesitan de un tratamiento'. 'Es raro, raro', concluyó el secretario general de CCOO.

Por su parte, UGT calificó la propuesta de 'descabellada, injusta e impresentable'. 

'La normativa de extranjería rige la vida de personas extranjeras no comunitarias en España, su entrada, su permanencia, su trabajo… Pero parece que ahora el Gobierno español va a cambiar unilateralmente el criterio y los requisitos para permitir la entrada de trabajadores y trabajadoras en España y poner al servicio de los mercados el Reglamento de la Ley de Extranjería, creando además una segmentación y una ruptura intolerable entre los extranjeros que quieran venir a España; solo aceptamos ciudadanos ricos', informó UGT a través de un comunicado.

Más noticias en Política y Sociedad