Público
Público

Golpe a la red que suministra bombas a los comandos de ETA

Detenidos en Francia uno de los responsables del aparato militar de la banda, Iurgi Mendinueta, y su subalterno, Joanes Larretxea

PEDRO ÁGUEDA

La Guardia Civil y la Policía francesa ahondaron hoy en la profunda herida que sufre el aparato de suministro de armas y explosivos de ETA con la detención de uno de sus máximos responsables, Iurgi Mendinueta Mintegi, y su subalterno Joanes Larretxea Mendiola.

Los arrestos se produjeron cuando ambos accedían a uno de los zulos de la banda, donde se encontraron explosivos, armas y un troquel para fabricar placas falsas de matrículas francesas.

Según la versión oficial, los terroristas fueron detectados la noche del sábado, cuando agentes destacados en el sur de Francia se percataron de que el Peugeot 307 gris en el que viajaban llevaba una matrícula que, en realidad, pertenecía a otro vehículo. A primera hora de la mañana fueron detenidos junto al escondite, ubicado en el término municipal de Rivière, en el sureste francés, armados con sendas pistolas y en posesión de documentación falsa española y francesa.

Al registrar el coche, los miembros de la Subdirección Antiterrorista de la Policía Judicial francesa encontraron material informático, una cantidad de explosivo aún por determinar y placas de matrícula vírgenes, que podrían haberse convertido en falsificadas con el uso del troquel.

Las Fuerzas de Seguridad sitúan a Iurgi Mendinueta y Joanes Larretxea en el aparato militar de ETA, concretamente en tareas de abastecimiento de armas y explosivos a los comandos de la organización terrorista. Este subaparato, al que los terroristas denominan ELOSA, es el más golpeado por las operaciones policiales de los últimos tiempos. El pasado 4 de julio fue detenida su máxima responsable hasta ese momento, Itziar Plaza, junto a otros dos terroristas de la banda.

Su sustituto, Aitzol Etxaburu, duró un mes y medio en el cargo. Pero la importancia de la operación en la que fue detenido, también junto a otros dos etarras, radicó sobre todo en el desmantelamiento de una amplia red de zulos, escondidos casi a todos en el sureste francés, donde la organización terrorista guardaba una tonelada de explosivo, así como un arsenal de armas. En total, las Fuerzas de Seguridad francesas y españolas han encontrado 22 zulos de ETA en lo que va de año.

Las detenciones de Mendinueta y Larretxea se producen 24 horas después del arresto en el otro extremo del sur de Francia de Ibai Sueskun. El paso de las horas ha permitido conocer con más detalle el suceso que condujo al arresto del presunto miembro de ETA. Al parecer, Ibai Sueskun, de 24 años, llegó al pueblo alrededor de las nueve de la mañana preguntando por el camino que debía tomar para alcanzar España a pie. Dos horas más tarde regresó sangrando por una mano.

Los vecinos alertaron al servicio de emergencias y a la Gendarmería, que detuvo a Sueskun y lo trasladó a un hospital cercano. El joven admitió su pertenencia a ETA y declaró que se había disparado accidentalmente mientras limpiaba el arma. La herida resultó ser leve y los investigadores no descartan que él mismo se produjera la lesión como excusa para entregarse. Llevaba tan sólo un año huido y había sido jefe de Segi en Navarra.

Asimismo, en la tarde de este domingo finalizó el rastreo por parte de la Guardia Civil del paraje alicantino donde el sábado fue descubierto accidentalmente un bidón con 10 kilos de explosivo perteneciente a ETA, sin que hayan aparecido nuevos escondites (ver vídeo).

El laboratorio de Criminalística del Instituto Armado analizará el estado en el que se encuentran los diez kilos de la sustancia hallada, amonal o amosal, para determinar el tiempo que llevaba escondido allí.

Los investigadores sospechan que el zulo puede estar relacionado con los atentados cometidos, con bombas lapa, el pasado agosto en Mallorca y que costaron la vida a dos guardias civiles.

Más noticias