Público
Público

La hipótesis de un atentado se desvanece

Esta madrugada un agente era tiroteado en Leitza (Navarra). En un primer momento se apuntó a ETA, pero esa teoría pierde fuerza para la Policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un Guardia Civil resultó herido en la madrugada de este domingo como consecuencia de un presunto tiroteo frente a la casa cuartel de la localidad navarra de Leitza.

En un primer momento se apuntó a un presunto atentado de ETA, pero las últimas pesquisas policiales se apartan de esa dirección.

Según fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por Público, la munición con la que habría sido herido el agente sería la utilizada por la Guardia Civil. Por otro lado el agente, que según las primeras informaciones habría recibido impactos de bala también en su chaleco anti-balas, no presenta los moratones propios de estos casos.

A primeras horas de esta mañana la Guardia Civil ha encontrado a unos 100 metros de la casa cuartel lo que parece tratarse de un dispositivo de tubos lanzaderas de los que se utilizan para impulsar granadas. No obtante las fuentes consultadas por Público aseguran que los tubos encontrados no serían de las mismas características de los utilizados por la banda terrorista en otros casos y no servirían para ese cometido.

El suceso se habría producido alrededor de las 03:30 horas de este domingo cuando el agente se percató de movimientos fuera de la casa cuartel y al ir a identificar a los sospechosos se produjo el tiroteo.

En un primer momento, y según la propia declaración del afectado, sus heridas habían sido provocadas por uno o varios individuos armados, presuntamente miembros de la banda terrorista.

Los autores de los disparos trataban de colocar un explosivo cuando fueron sorprendidos

El guardia civil ha sido intervenido quirúrgicamente de una fractura en el brazo en la Clínica Universitaria de Navarra de Pamplona, aunque su vida no corre peligro, según informó la Delegación del Gobierno. Las mismas fuentes no quisieron precisar si las heridas causadas en el brazo fueron provocadas por un impacto de bala.

'En principio se confirma que solamente se aprecia una fractura del cúbito izquierdo, el tratamiento es con inmovilización externa, antibióticos, ahora está en recuperación y pasará a la planta y en principio el estado es favorable y la evolución será positiva', dijo a los periodistas el director médico del Hospital de Navarra, Ignacio Yurs.

La Guardia Civil está rastreando con perros el monte cercano a la casa cuartel de la localidad navarra de Leitza buscando a los sospechosos.

El lugar de los hechos, la casa cuartel, ha sido también acordonada por los agentes, que han establecido una zona de seguridad a unos veinte metros de distancia del edificio.

Más noticias en Política y Sociedad