Público
Público

Un juez de Tarragona imputa a un votante del 1-O por coger la porra y empujar a un antidisturbios

El manifestante también denunció a varios agentes de la Policía Nacional por golpearle, pero el mismo juez que ahora le imputa por un posible atentado a la autoridad archivó la denuncia.  

Intervención policial del 1 de octubre en Catalunya. / EFE
Intervención policial del 1 de octubre en Catalunya. / EFE

EFE

Un juez de Tarragona ha citado como investigado por atentado a la autoridad a un votante del 1-O, que denunció a varios agentes de la Policía Nacional por golpearle, aunque el caso acabó archivado, acusado de coger la porra y empujar hacia la "masa hostil" a un antidisturbios.

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, el titular del juzgado de instrucción número 2 de Tarragona admite la denuncia, interpuesta por el sindicato policial Jupol por un delito de atentado a la autoridad, y subsidiariamente de resistencia grave, y cita al activista para tomarle declaración como investigado el próximo 29 de octubre.

A raíz de la actuación de la Policía Nacional el 1-O de 2017 ante el centro de votación del Instituto de Educación Secundaria de Tarragona, situado en la plaza Imperial Tarraco, uno de los independentistas concentrados denunció que una furgoneta policial le golpeó y que posteriormente entre cuatro y cinco agentes antidisturbios le propinaron varios porrazos, causándole diversas lesiones.

Sin embargo, el juez de Tarragona que investigó el caso, el mismo que ahora ha imputado al votante, lo acabó archivando, al concluir que el hombre no recibió ningún golpe por parte de la furgoneta policial y que, pese a que los agentes utilizaron sus porras, éste obvió que hubiese agarrado previamente la defensa de uno de ellos, "como se aprecia con absoluta claridad" en los fotogramas analizados.

De hecho, el juez resaltó, al archivar el caso, que los agentes hicieron un uso "legítimo" de la fuerza, ya que "resultó necesaria" para que el denunciante soltase la porra del policía, sin que le produjeran lesiones de consideración, y también para que dejase de agarrar al agente, a quien tiró hacia la masa de votantes, con el riesgo que ello suponía para todas las personas que estaban en la zona.

"Lo que se acredita a la vista de lo actuado es que el denunciante agarró la defensa de uno de los agentes, que se encontraban escoltando un convoy de vehículos policiales que abandonaban la plaza, que marchaban en paralelo a la masa de personas congregadas en esa zona de la plaza, y que forcejeó con el agente y que allí acudieron otros agentes que le auxiliaron con la finalidad de que el denunciante soltase la defensa", subrayó el juez.

A raíz de esta resolución judicial, los servicios jurídicos del sindicato policial Jupol, representado por el abogado Javier Aranda, del despacho Aranda, Melgar & Tàsies, han denunciado ahora al activista, a quien acusan de intentar arrebatar "por la fuerza y con gran insistencia" la porra del antidisturbios y de empujarlo hacia la "masa hostil".

Según la denuncia, el acusado intentó arrebatar la porra al policía sin que se aprecie en las imágenes que exista "causa alguna" para hacerlo, siendo tal acción "especialmente grave". "En el marco de una actuación de orden público, se intentó desarmar o intimidar a un policía e introducirlo en una masa hostil", lo que supone, según la denuncia, un hecho de "extrema gravedad" que "no debería quedar impune".

Antes de interrogar al investigado, el juez ha citado para el 23 de octubre próximo como testigos a varios de los agentes de la Policía que actuaron ese día en el dispositivo para evitar el 1-O en Tarragona.

Más noticias de Política y Sociedad