Estás leyendo: Magna se quedará con Opel

Público
Público

Magna se quedará con Opel

El ministro Sebastián dice que la fábrica de Figueruelas 'tiene las de ganar'

PÚBLICO

La empresa austrocanadiense de componentes del automóvil Magna llegó este viernes a un principio de acuerdo para hacerse con Opel, la filial europea de General Motors. Aunque los términos del acuerdo no se desvelaron, se cree que Magna, que pugnaba con la italiana Fiat en el proceso de compra, mejoró su oferta inicial y accedió a financiar al fabricante germano con 300 millones de euros adicionales. Fiat, por el contrario, se negó a realizar ese esfuerzo y su consejero delegado, Sergio Marchionne, declinó asistir a una reunión en Berlín, tras declararse 'perplejo' por las nuevas exigencias para comprar Opel. La conclusión del acuerdo estaba pendiente del visto bueno definitivo del Gobierno alemán y de la propia General Motors, que se encuentra al borde de la bancarrota.

El principio de acuerdo se alcanzó mientras en Bruselas los ministros de Industria de la Unión Europea se reunían para tratar de coordinar sus políticas ante la situación de Opel. El titular español, Miguel Sebastián, salió aliviado de la reunión. 'Tenemos las de ganar, Figueruelas es la más competitiva', dijo. Se refería así a la planta española de Opel, cuyo futuro había sido visto con preocupación durante el proceso de adjudicación del fabricante alemán.

Durante la reunión, los ministros de Industria con centros de producción de Opel en sus respectivos países, en un intento de no quedar en un segundo plano, propusieron que el crédito puente que dará sustento a una nueva sociedad transitoria que vehiculará el traspaso a la nueva propietaria sea de titularidad conjunta. Hasta el momento, Alemania se ha comprometido a aportar 1.500 millones. La decisión última sobre Opel corresponde a General Motors y el Gobierno de EEUU, pero el papel de Berlín es fundamental, en tanto que principal avalista de los créditos que precisará la filial europea.

'Hemos propuesto que el crédito sea europeo. Sólo servirá para dar liquidez temporal, sin transcendencia en la toma de decisiones sobre las plantas o sobre el empleo', aseguró Sebastián al término de la reunión.

El encuentro sirvió para que la Comisión Europea reclamara información sobre qué ayudas están ofreciendo a GM cada país, para que no actúen en interés propio. 'Están vigilantes para que se mantengan las reglas del juego y que no haya unos países por encima de otros', explicó Sebastián, que se mostró muy confiado: 'El Gobierno alemán no va a estar dirigiendo el futuro de Opel, sino que lo hará el inversor. Ahí tenemos las de ganar, porque Figueruelas es la más competitiva'. Aunque la planta zaragozana tiene sólo 7.500 de los 55.000 empleados de Opel en Europa concentra más del 25% de la producción total.

El grupo Magna es el tercer mayor fabricante de componentes para automóvil del mundo, después de la japonesa Denso y la alemana Robert Bosch. Magna Internacional, con sede social en Ontario (Canadá), es una compañía austríaco-canadiense que tiene una plantilla de 74.000 personas, las cuales están repartidas en 25 países.

Produce en Estados Unidos sistemas electrónicos, componentes, módulos y unidades de ensamblaje para vehículos motorizados y entre sus clientes se cuentan las principales marcas de EEUU y Canadá. En Europa, en la ciudad austríaca de Graz, Magna se ha especialzado en la construcción de vehículos de tracción a las cuatro ruedas para grandes compañías como Mercedes-Benz, Chrysler, Saab o BMW.

En 2008, la factoría de Graz entregó 125.000 vehículos terminads. En ese ejercicio, la multinacional alcanzó una facturación de 24.000 millones de dólares y un beneficio neto de 71 millones de dólares, poco más de un 10% de lo conseguido un año anterior, cuando alcanzó los 663 millones de dólares.

Su origen se remonta a 1957, cuando Frank Stronach, un austríaco emigrado a Canadá, abrió una tienda de productos automovilísticos llamada Multimatic. Stronach es el culpable del éxito de su compañía, y un personaje público muy conocido en Austria desde que volviera a dicho país después de su aventura en Canadá.

Aficionado al fútbol y a la hípica, ha patrocinado con generosidad ambos deportes. Durante años ha sido el máximo patrocinador del Austria de Viena, y entre 1999 y 2005 presidió la Bundesliga austríaca.

 

Más noticias