Público
Público

Mis problemas con Amélie Poulain

Yann Tiersen confiesa los dilemas que tuvo y tiene que lidiar a causa del filme. El próximo miércoles inicia gira española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si tuviéramos que elegir una fotografía para ilustrar el término sambenito en una enciclopedia, pocas tan efectivas como una del músico francés Yann Tiersen con Audrey Tatou, protagonista de Amélie, subida a su chepa. Por culpa de la película de marras, a Tiersen le cayó el sambenito de cálido y entrañable trovador capaz de endulzar cualquier fantasía en celuloide con sus canciones. Y él, mientras tanto, obsesionado con el rock atmosférico y las capas de ruido.

El problema es que aquellas contagiosas tonadas que encandilaron al mundo pertenecían a los primeros discos de Tiersen, publicados un lustro antes de la película. 'No voy a decir que no me alegré del éxito', comenta el músico, 'porque conseguí una audiencia masiva para esas canciones. El inconveniente es que mucha gente me relaciona sólo con esa película, y no se dan cuenta de que mi música es mucho más amplia y variada'.

Cuentan que en uno de sus conciertos un espectador se preguntaba cuándo iba a terminar 'ese telonero pesado que mete tanto ruido con su guitarra eléctrica', sin darse cuenta de que se trataba del propio Tiersen. Que no digan que no estaban avisados los que acudan a verle la próxima semana en nuestro país: el 18 en Barcelona (Razzmatazz), el 19 en Madrid (La Riviera) y el 21 en Santiago de Compostela (Fontes do Sar). Pero quietos, no corran a revender sus entradas: varias canciones de Amélie siempre caen.

Para medio planeta, Amélie fue un maravilloso cuento de hadas. Pero para Tiersen, la historia tuvo varios episodios de terror. 'Cedí las canciones sin poner ningún impedimento, porque encajaban muy bien en la historia. Pero a la hora de publicar la banda sonora, el director quiso cambiar los títulos de las canciones. Yo me opuse rotundamente, porque los títulos originales estaban relacionados con algo totalmente diferente a lo que ocurría en la película y no quería que ese significado se perdiera. El álbum estuvo a punto de no publicarse'.

Dos años en el horno

Evidentemente, Yann Tiersen volvería a ceder sus canciones para la película. La aventura engordó su nombre y ahora se puede permitir una holgada vida de músico para hacer todas las diabluras sonoras que se le pasen por la cabeza. La última se llama Dust lane y la tiene guardada en un cajón. Se trata de un disco de ocho canciones grabado la pasada primavera y que todavía no ha publicado porque rompió con su anterior sello y ahora está decidiendo con quién lo publica (ofertas no le faltan, claro). 'En lugar de sentarme a esperar, es más interesante salir de gira', dice el músico francés.

Quien se acerque a sus conciertos escuchará Dust lane, un disco que ha horneado durante dos años. 'En primer lugar, grabé algunas ideas básicas, para después deconstruir las canciones, introduciendo sonidos electrónicos y capas de ruido. He trabajado mucho las partes vocales, los coros. Es un disco bastante atmosférico, no hay pausas entre las ocho canciones, que son bastante largas. Es como un viaje', adelanta.

Los rumores apuntaban a que se trataba de un disco sobre la guerra. Al desvelar que una canción se llama Palestine, el puzzle parecía cobrar sentido, pero él prefiere no ceñirse a un solo significado: 'Más que canciones sobre la guerra, el disco está influenciado por esta época que vivimos, tan agresiva en todos los sentidos'. Contra la violencia, más ruido.

 

 

Más noticias en Política y Sociedad