Público
Público

La muerte de Michael Jackson fue un homicidio

Las autoridades han determinado que el cantante murió por una intoxicación de Propofol

ANTONIO LAFUENTE

Las sospechas se han confirmado. El cantante y bailarín estadounidense Michael Jackson murió víctima de una intoxicación provocada por la mezcla de distintos medicamentos suministrados por su médico personal, Conrad Murray. La autopsia califica lo ocurrido de "homicidio", si bien al cierre de esta edición las autoridades judiciales de la ciudad de Los Ángeles (EEUU) aún no habían acusado formalmente al doctor.

"Fármacos como el Propofol y el lorazepam son los principales medicamentos responsables de la muerte de Michael Jackson", confirmó el forense encargado del caso. La afirmación se basa en un extracto de la autopsia practicada al artista, en la que se incluyen como factores del fallecimiento la interacción de otros fármacos que tienen como principio básico benzodiazepina, un compuesto para tratar el insomnio y la ansiedad.

Según las pruebas toxicológicas, en el cuerpo de Jackson había restos de fármacos como midazolam, diazepam (Valium), lidocaína (un anéstesico tópico) y efredina (usada par contrarrestar la hipotensión provocada por la
anestesia).

Tras conocerse la conclusión de los forenses, el abogado de Murray, Edward Chernoff, exigió a las autoridades que publiquen la autopsia completa. Chernoff censuró que se haya revelado solamente un fragmento de la autopsia y del informe toxicológico y explicó que para defender a su cliente necesita saber qué niveles de los distintos medicamentos se hallaron. En su opinión, la difusión de una parte en la que se afirma que fue el Propofol el causante de la muerte es una falsedad.

El popular cantante falleció el pasado 25 de junio en su domicilio de Los Ángeles y desde el primer momento las autoridades investigaron la implicación de su doctor personal, que le acompañó durante sus últimas horas.

El médico reconoció haber administrado Propofol y otras sustancias para ayudar a conciliar el sueño a Jackson, que en aquellos días realizaba duros ensayos para regresar a la escena, con una serie de 50 conciertos en Londres.

Según un informe policial publicado por el rotativo Los Angeles Times el pasado lunes, Murray admitió que había estado tratando a Jackson de insomnio durante las seis semanas anteriores a su muerte, empleando para ello diferentes medicamentos.

En el relato del informe se da cuenta detallada de cómo el médico empezó el tratamiento con una dosis de Propofol de 50 miligramos, aunque la fue reduciendo para evitar que el cantante pudiera hacerse adicto a ese anestésico. A medida que redujo el Propofol, fue añadiendo sedantes como el lorazepam y el midazolam.
Según la versión policial, Murray habría retirado del todo el Propofol al artista dos días antes de su muerte. El mismo día del fallecimiento le habría administrado un valium a la 1.30 de la madrugada, para ayudarle a conciliar el sueño.

Como Jackson seguía desvelado, su médico optó por suministrarle, primero, lorazepam, y luego, hacia las 3.00 de la mañana, midazolam. Pero tampoco así consiguió que el artista durmiera. Finalmente, a las 10.30 de la mañana, el médico le habría inyectado 25 miligramos de Propofol.

El complejo cóctel farmacológico fue letal en el cuerpo de Jackson

El complejo cóctel farmacológico fue letal en el cuerpo de Jackson. La Policía concluye que Murray le provocó la muerte.

El médico negó el pasado martes la versión policial a través de su abogado, que afirmó que los hechos tal y como fueron relatados por los investigadores no se ajustaban a la realidad y que el informe policial tenía muchas suposiciones.

El informe completo de la autopsia y el informe toxicológico se mantendrán, de momento, bajo secreto, a petición del Departamento de Policía y de la Oficina del fiscal del distrito, según han comunicado los forenses.

Más noticias de Política y Sociedad