Público
Público

Los obispos dan la puntilla a Jiménez Losantos en la Cope

La Conferencia Episcopal apoya a la dirección de la cadena frente al locutor

JESÚS BASTANTE

La Conferencia Episcopal marcó este viernes a Federico Jiménez Losantos el camino de salida de la Cope. Lo hizo a su manera, sin citar expresamente al locutor y tratando de mostrarse lo más elegante posible en una despedida que, a buen seguro, no será pacífica por parte del todavía director de La Mañana.

En un breve comunicado, leído por el secretario, Martínez Camino, el Episcopado reconoce que el presidente de Cope, Alfonso Coronel de Palma, "ha presentado a la Plenaria un informe sobre los acuerdos adoptados en las semanas pasadas por el Consejo de Administración y por la Dirección de la Compañía". En concreto, se trata de cuatro decisiones: que Losantos no continuará al frente de La Mañana el año próximo; que la emisora no tiene previsto realizar un ERE, como machaconamente insisten tanto Losantos como CésarVidal; que se recurrirá el concurso de licencias de la Comunidad de Madrid, y que la Conferencia Episcopal no se desprenderá de la propiedad de Cope.

¿Y cuál es la opinión de los obispos sobre dichos acuerdos?, preguntaron los medios al portavoz episcopal. La lacónica respuesta fue leída por Camino: "La dirección de Cope, a quien corresponde la responsabilidad de la toma de decisiones en la empresa, cuenta con la confianza de la Conferencia Episcopal como accionista mayoritaria". Pocas palabras, pero suficientes para dar la puntilla al locutor.

Mientras tanto, Losantos como Vidal, continúan buscando salidas para el futuro. Así, en el programa de Jesús Quintero, Ratones coloraos, César Vidal admitió que una opción es la frecuencia que Esperanza Aguirre concedió a Unidad Liberal Radio (creada por Losantos y Pedro J. Ramírez). "Si finalmente echan a Federico y yo me voy con él, [esa frecuencia] sería uno de los palos del sombrajo desde el que seguiríamos gritando a la libertad a los cuatro vientos", reconoció.

Más noticias de Política y Sociedad