Público
Público

La orquesta sinfónica de Guardiola

Análisis de los mejores jugadores de la final

J. M.

Por encima de todos los jugadores, Pep Guardiola. Es su obra, su gran aportación a la humanidad. Un equipo lleno de calidad, crecido de carácter, comprometido con el buen gusto, con el ataque y también con la defensa. Ambicioso e inconformista. Y dueño también de pequeños y decisivos detalles tácticos. Ayer insistió en la posición de Messi como falso 9 y la idea fue una bendición para el centro del campo. Sus retoques en la alineación para compensar las bajas, funcionaron.

Messi
El mejor del mundo

Si la final ofrecía un combate individual, lo ganó Messi. Se medían Cristiano contra Messi.El argentino fue esta vez sobre todo un fino centrocampista. Se asoció con Xavi e Iniesta como si fuera uno de ellos. También jugó a lo que sabe, a la velocidad y al desborde, y obligó a los ingleses a prestarle mucha atención. Su gol de cabeza, suspendido en el aire como los grandes rematadores y girando el cuello en el momento oportuno, es el broche a una temporada redonda.

Cristiano
Ocho minutos

Sembró el terror en el arranque. Presionó en la primera jugada y metió el miedo en el cuerpo al Barça. Gozó de tres ocasiones consecutivas, que silbaron el gol. Provocó la primera tarjeta del partido. Luego desapareció.

Iniesta
El primer fogonazo

Un pellizco de los suyos sacó al Barcelona de su letargo. Cuando el balón pasó por sus botas, su equipo se sintió más protegido y el rival más amenazado. Tocó sobre todo para conservar la pelota, pero fue el más incisivo cuando se lo propuso.

Etoo
Un recorte letal

Al camerunés le tocó otra vez posicionarse en favor del equipo. Alejarse del centro del ataque y trabajar en el costado derecho, exigido además por la velocidad de Evra. Su sacrificio encontró la recompensa del gol, en el que su habilidad tuvo mucho más que ver que su simple olfato de delantero. El recorte a Vidic retrató al que pasaba por ser el mejor defensa del continente. El remate posterior descubrió a un Van der Sar muy blando.

Xavi
El jefe

La final bailó al ritmo que quiso Xavi, como siempre. A partir del gol, fue el encargado de organizar todas las combinaciones del equipo. No falla un pase. La pelota le adora. Se empleó con astucia y efectividad en los asuntos defensivos. Regaló la tranquilidad con un pase medido a la cabeza de Messi.

Busquets
El joven veterano

Soportó con oficio sobrado, pese a su juventud, la posición que garantiza el equilibrio. Más impreciso que sus compañeros de línea, pero igualmente enorme. Y al final le tocó sufrir la entrada más ruin del partido. Se la propinó Scholes con los tacos por delante.

Touré
Central de ocasión

Le tocó jugar fuera de sitio, de central, para remediar los agujeros con los que partía el equipo. Comenzó con aprietos, Anderson le sacó una falta y los colores con un túnel, pero se repuso sin consecuencias. Nadie le intimidó más.

Piqué
El más feliz

Que boti si quiere. Es un recién llegado y parece que lleva toda la vida en el centro de la defensa. Ganó otra vez la Champions (el año pasado estaba en el Manchester), pero esta vez con peso y honores.

Más noticias