Público
Público

Palau de les Arts consigue con Plácido Domingo La Valquiria más internacional

EFE

El Palau de les Arts ha conseguido poner en escena La Valquiria más internacional, ya que la segunda ópera de la Tetralogía del Anillo del Nibelungo de Richard Wagner, representada esta noche en el coliseo valenciano, ha podido también ser contemplada en directo en espacios abiertos de otras ocho ciudades europeas.

La intervención del tenor Plácido Domingo en el papel de Siegmund ha dado a esta segunda representación de La Valquiria caracteres de gran estreno, con importantes personalidades políticas en los palcos principales, entre ellos el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

El lleno del Palau de les Arts Reina Sofía (unos 1.200 espectadores) ha congregado menos espectadores que los cuatro mil que, según fuentes de la Generalitat, han llenado la plaza de la Virgen para seguir en directo, a través de una pantalla gigante y un sofisticado sistema de sonido, las andanzas de dioses, héroes y valquirias como Siegmund, Votan, Brunilde, Sieglinde y Fricka.

Al igual que en Valencia, la ópera pudo ser seguida en directo por aficionados de ciudades europeas tan distantes como Bruselas, Manchester, Liverpool, Bristol, Swansea, Imola, Rávena y Sofía, en una iniciativa promovida por la Generalitat para celebrar el Año europeo de la Creatividad y la Innovación.

Plácido Domingo y Eva-María Westbroek protagonizaron un primer acto memorable en los papeles de Siegmund y Sieglinde, los hermanos que se reencuentran y se enamoran mientras persiguen la espada Notung con la que esperan conseguir el anillo del Nibelungo.

Con un dominio de la modulación y un perfecto fraseo, el tenor Plácido Domingo entusiasmó al público por la calidez y firmeza de su voz, en un alarde de condiciones a sus 68 años. La soprano Eva María Westbroek también cosechó calurosos aplausos por su conmovedora Sieglinde.

En el segundo y tercer acto brilló con luz propia la soprano americana Jennifer Wilson, una Brunilde que evolucionó de la ternura a la actitud valerosa con voz potente y llena de matices, y el bajo-barítono Juha Uusitalo, en un inquebrantable Votan.

Junto a ellos tuvieron también una destacada intervención el bajo Matti Salminen (que sustituyó a última hora al indispuesto Stephen Miling en el papel de Hunding) y la contralto Anna Larson, como Fricka, la diosa del matrimonio.

Zubin Mehta demostró una vez mas su maestría al frente de la Orquesta de la Comunitat Valenciana, eficaz y brillante en su actuación, que subió al completo al escenario al final de la obra para corresponder al entusiasmo del público.

El montaje escénico diseñado por Carlus Padrissa (La Fura dels Baus) mantuvo la combinación de elementos audiovisuales y uso de máquinas al servicio de la "obra total" concebida por Wagner, con mención especial para la estructura móvil y la roca con el anillo de fuego del tercer acto.

La segunda edición del Festival del Mediterrani, que empezó el pasado 30 de mayo en el Palau de les Arts de Valencia, encara la recta final después de haber puesto en escena, por primera vez en España, una producción propia de "El anillo del Nibelungo".

El coliseo valenciano ha programado dos ciclos completos de la tetralogía wagneriana, de los que únicamente quedan por representar "Sigfrido" (27 de junio) y "El Ocaso de los Dioses" (30 de junio).

Más noticias de Política y Sociedad