Público
Público

El PP proponer sancionar a Cobo y Costa con un año de suspensión de militancia

El vicealcalde de Madrid criticó a Aguirre y el ex secretario general del PP valenciano se mostró reacio a abandonar su cargo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido Popular, por medio del Comité Nacional de Derechos y Garantías, ha propuesta suspender de militancia, durante un año, al vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y al ex secretario general del partido en la Comunidad valenciana, Ricardo Costa.

Ambos, que están suspendidos cautelamente de militancia desde hace tres meses, disponen de 15 días para presentar sus alegaciones y lograr la  rebaja del castigo.

Una vez que venza el plazo, el Comité Nacional de Derechos y Garantías se volverá a reunir y los instructores de ambos expedientes dictamiarán, a tenor de las alegaciones que ambos hayan formulado, qué sanción definitiva se les impone, que, por lo que indican las fuentes consultadas, será de un año o de menor duración.

La suspensión de militancia de Cobo no afectará a ninguno de los cargos que ostenta en el Ayuntamiento de la capital: vicealcalde de Madrid y portavoz del PP. Eso sí, ya no podrá participar ni votar en los órganos internos del partido, como es el caso del Comité Ejecutivo Nacional, del que forma parte.

Ricardo Costa que recurrirá la sanción, fue el primero en recibir esta sanción cautelar, el pasado 29 de octubre, por su 'actitud' después de realizar unas declaraciones en las que se atribuía aún la condición de secretario general cuando ya había cesado de su cargo por orden de Génova, tras unas informaciones que mostraban su cercanía a uno de los cabecillas del trama Gürtel, Álvaro Pérez El Bigotes.

'Creo que, como militante, como secretario general, es importante que la dirección nacional ratifique la gestión del partido en estos años, ratifique mi gestión como secretario general y también ponga en valor mi honradez como militante, como ciudadano y como secretario general', dijo entonces al tiempo que reclamaba ser escuchado por Génova lo antes posible después de haber cesado en el cargo.

Finalmente, Ricardo Costa (en la foto inferior) fue escuchado durante una hora por el Comité de Derechos y Garantías el pasado 19 de noviembre, tras lo cual colaboradores suyos afirmaron que se sentía 'bien, contento y tranquilo'.

Precisamente el mismo día que el Comité de Garantías del PP suspendió a Costa de militancia citó también a Manuel Cobo para el día 4 de noviembre. El motivo: unas declaraciones que realizó durante una entrevista a el diario El País en las que cargaba contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre . 'Es de vómito lo que personas cercanas a Aguirre hacen con Rato', 'Nunca vi tanta hipocresía', fueron algunas de sus afirmaciones.

Esta entrevista y la ratificación posterior de sus palabras por parte de Cobo, provocó que el Comité de Garantías del PP de Madrid pidiera la apertura de un expediente disciplinario a Manuel Cobo.

Petición que fue atendida por Fernández Mañueco quien, no sólo citó al vicealcalde para el 4 de noviembre, sino que también pidió la comparecencia de la presidenta del Comité Regional, Cristina Cifuentes para que 'si lo consideraba oportuno, explicara los fundamentos de su iniciativa'.

Ese día, el 4 de noviembre, el Comité de Garantías escuchó al vicealcalde y acordó suspenderle de militancia 'con carácter cautelar', mientras se tramita el expediente disciplinario y 'sin que tal medida prejuzgue el resultado de este, ni suponga vulneración de la presunción de inocencia', añadía el comunicado en el que se anunciaba la decisión.

Ricardo Costa: 'Creo que, como militante, como secretario general, es importante que la dirección nacional ratifique la gestión del partido en estos años, ratifique mi gestión como secretario general y también ponga en valor mi honradez como militante, como ciudadano y como secretario general', dijo entonces al tiempo que reclamaba ser escuchado por Génova lo antes posible después de haber cesado en el cargo'.

El paso adelante dado por el vicealcalde...

- Soy afortunado al tener cierta independencia y sé que es mucho en estos tiempos. Aunque intentaron encontrarme algo que me hiciera dependiente de ellos, a través de esa gestapillo que montaron y espiándome como espiaban a Alfredo Prada. Pero estaban equivocados, porque aunque hubieran encontrado algo con que chantajearme, me hubiera dado igual, porque siempre diría lo mismo, a mí no me han gamoneado ni me van a gamonear nunca (por Sergio Gamón, alto cargo del Gobierno de Aguirre que montó la trama de espionaje político en la Comunidad de Madrid).

Defensa de Rato para presidir Cajamadrid...

- Los que no han dado a mi partido más que malas noticias y rumores de las peores cosas no pueden poner en este espectáculo de la miseria humana a Rodrigo Rato Figaredo. Es de vómito y más si viene de aquellas personas cercanas, hoy, a Esperanza Aguirre, presidenta de mi partido en Madrid, que deben a Rodrigo todo lo que son. Si tuvieran un gramo de vergüenza deberían decir todo lo que digo yo y más.

Sobre el 'poder real' en el PP...

- Pero la dirección nacional decide, repito, decide, entre otras muchas cosas, quién es la candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, y decide, repito, entre otras muchas cosas, toda la lista a la Asamblea de Madrid. Como lo hace también con la lista al Ayuntamiento. ¿Sobre qué espacio geográfico puede decidir la dirección nacional de mi partido? ¿Sobre asuntos que ocurran en Marte o sobre los que ocurran en Saturno? Pues no, decide sobre asuntos tan importantes como éste, que ocurren en España.

Sobre el 'liberalismo' de Aguirre...

- Una cosa es ser liberal y otra muy distinta decirlo. Nunca he oído a nadie decir más veces que a Aguirre 'soy liberal'. Hola, soy Esperanza Aguirre, soy liberal. Siempre lo dice, soy liberal (...) Y cualquiera que vea Telemadrid hoy y los que la veían antes comparen cuándo había más pluralidad.

En el PP, con la sinceridad por delante...

- Da igual lo que se diga en público, hemos llegado a la mayor hipocresía. Hay gente que todos los días hace un discurso en público, y en los confidenciales, en las comidas y, ¡ojo!, en las visitas que hacen a Rajoy, los mismos que hacen un discurso en público, ya no dicen lo mismo en privado.

Las consecuencias de la entrevista...

- A los socialistas les pido que no usen torticeramente alguna parte de esta entrevista y que repitan lo que digo de Zapatero. A los otros, a los sin escrúpulos, si reaccionan como lo han hecho en ocasiones anteriores, no contraargumentarán, sacarán la brigada acorazada y buscarán, como se hacía en el fascismo y el comunismo, algo de mí, de Gallardón o de mi familia que sea difamatorio o injurioso. Buscarán, porque ya lo hicieron antes, algún 'trapo sucio', alguna foto mía con Zapatero, o de alguien con alguna señora o señor que piensen que compromete... Lo que sea para desacreditar a las personas, no las ideas. Pero da igual, busquen lo que busquen no conseguirán cambiar la veracidad de una sola coma de lo que he dicho.

Más noticias en Política y Sociedad